es

         Ucrania: La Hora de               los Partisanos             

                                          Imagen de una partisana ucraniana. Diario ABC de España del 14 de mayo del 2022


Por La Marx Internacional

"...esa es la dialéctica de la historia que revela la bancarrota del sistema capitalista a muchos pueblos bajo la forma de opresión nacional... es reconocer el carácter explosivo del movimiento popular nacional en la actual Europa. Independientemente de la actual conciencia del movimiento, objetivamente, abre el camino a la revolución proletaria" "La cuestión nacional en Europa" Jean Van Heijenoort, secretario de Leon Trotsky, 1942)


Los trabajadores, y el pueblo de Ucrania están llevando adelante una revolución armada en su lucha por la Liberación Nacional. Buscan quitarse de encima el yugo de la bota de la dictadura de la oligarquía capitalista de Putin. Entre marzo, abril y mayo del 2022, este proceso revolucionario obtuvo grandes triunfos al derrotar el intento de las tropas de Putin de tomar las principales ciudades de su país. Lograron defender la capital de Ucrania, Kiev, y avanzaron liberando Summy, Chernihiv, y Jarkiv, obligando a las tropas de Putin a retroceder, e intentar consolidar su dominio de la región ucraniana del Donbas, donde actúan como un ejército de ocupación desde el año 2014. Desde La Marx Internacional estamos junto a los trabajadores, y el pueblo de Ucrania!

Las noticias de los últimos días son los impactantes avances, y triunfos del pueblo ucraniano. Primero, el ataque del 9 de agosto a la base aérea de las tropas de Putin en Saki en la Crimea ocupada, con el logro de casi 20 aviones de combate destruidos, 60 soldados muertos, y 100 heridos. Ésta es la mayor pérdida en un solo día de aviones militares desde la Segunda Guerra Mundial. 

Y el del 10 de agosto del 2022, el ataque al aerórodromo de Zyabrivka en Bielorrusia, país vecino a Ucrania, en una instalación destinada a las tropas de Putin. Ambos ataques no fueron hechos por el ejercito regular de Ucrania, ni fueron el producto de "fallas de seguridad" como lo afirma el alto mando de Putin. Éstos ataques muestran el hecho mas importante para los Marxistas: La acción de los partisanos. El ataque del 9 de agosto a la base aérea de Saki en la Crimea ocupada, fue llevado a cabo por los partisanos ucranianos. Y el ataque del 10 de agosto del 2022 al aerórodromo de Zyabrivka en Bielorrusia, fue llevado a cabo por los partisanos bielorrusos. 


En inglés, español y portugues carta de la fuerza aérea de Ucrania a los partisanos bielorrusos en agradecimiento por la acción heroica llevada a cabo el 10 de agosto en el aeropuerto de Zyabrivka, en la revista ucraniana Focus


Tras las derrotas sufridas por Putin entre marzo, abril y mayo del 2022, se abrió una segunda etapa de la guerra caracterizada por la resistencia armada contra la ocupación. Ésta guerra no se trata ya de rechazar la irrupción e invasión de las tropas de Putin en las principales ciudades del país, sino de la expulsión de un ejército de ocupación que lleva 6 años usurpando y agrediendo el Donbás, y las zonas ocupadas de Ucrania. La revolución que lleva adelante el pueblo ucraniano por su liberación nacional ha entrado en una nueva fase: La Hora de los Partisanos.


Una ola de ataques, atentados, emboscadas, y armamento organizado por las masas


Los partisanos son guerrilleros por la libertad: Campesinos, mujeres, obreros, jóvenes que empuñan las armas luchando por liberar su tierra, y familias que retoman la tradición europea de los partisanos franceses, italianos y yugoeslavos contra la ocupación fascista. Los partisanos ucranianos organizan atentados, emboscadas, vigilancia, e inteligencia, y han convertido a Melitopol, ciudad ocupada por la tropas de Putin, en la capital partisana del país, y símbolo de la resistencia con miles de combatientes. 

La mayoría integran las Fuerzas de Defensa Territorial cerca de 200.000 combatientes. Cuando Putin invadió el Donbas y Crimea en el 2014, Ucrania no tenía prácticamente ejército, y lo que existía era una junta de comandantes que obedecía a la oligarquía de Putin. Hubo que comenzar a construir un ejército independentista, y dado el paupérrimo estado del ejército regular, se construyeron unidades de organizaciones voluntarias que se les llamó "Batallones de Defensa Territorial" (BDT) a los que no tardaría en sumarse la "Autodefensa Territorial".

Toda esta actividad de los combatientes, y partisanos ucranianos, permitió grandes avances en la lucha por la liberación del país. Éstos avances del pueblo ucraniano son llevados a cabo con un alto costo de miles de vidas humanas, mujeres, niños, millones de desplazados, y destrucción de infraestructura vital, debido al brutal ataque fascista de la oligarquía capitalista encabezada por Putin. 

Pero estos triunfos del pueblo ucraniano han sido posibles, porque cuentan con el apoyo de una movilización de masas en todo el mundo, con epicentro en Europa. Cada partisano tiene millones detrás, amigos, familiares, vecinos que equipan y suministran toda clase de apoyo lo que ha convertido al partisanado ucraniano en una organización de resistencia de masas. Esto ha permitido que los actos de sabotaje de la resistencia ucraniana sean cada vez más numerosos, con la ciudad y nudo ferroviario de Melitopol como centro de la acción guerrillera de los partisanos ucranianos. 

Mapa de la actividad partisana en Ucrania. Se extiende a cada vez mayor número de ciudades, regiones y Oblasts del país


Los partisanos han extendido su área de actividad a las ciudades de Donetsk, Luhansk, Jersón, Izyum, etc. Por ejemplo en Enerhodar, ciudad tomada por las tropas de Putin, el colaborador Dimitri Savluchenko, jefe del departamento de juventud, familia y deporte de la administración civil-militar prorrusa de Jersón, se subió a su coche, y voló por los aires en un atentado de coche- bomba. Los partisanos atacaron a otros colaboradores como Vitalii Gura asesinado en Nova Kajovka, o Vladimir Saldo, otra colaborador de Putin de la ciudad de Jerson. Con los atentados, los partisanos se cobraron venganza de los colaboradores, y envian un mensaje a todos los colaboradores de Putin en Ucrania.

 

Los partisanos siembran el terror en las tropas de Putin


Los ataques partisanos han logrado crear una sensación de inseguridad continua a las tropas de Putin, una percepción de que no controlan el territorio y de que la guerra se extiende hacia su retaguardia. La insurgencia partisana permite a las fuerzas ucranianas lanzar ataques mortales en territorio controlado por Putin, incluso en áreas donde es peligroso y, a veces, imposible comprometer tropas. Esta actividad no está completamente bajo control del ejército de Ucrania, y sorprende a los analistas de la OTAN que equivocan muchas veces sus estimaciones sobre la marcha de la guerra.

Las actividades de resistencia no comenzaron con la invasión de Putin en febrero del 2022. Estos actos de sabotaje llevan activos desde la ocupación de Putin del Donbas del 2014. En aquel momento triunfó de la revolución conocida como el Euromaidán, que terminó con la dictadura pro Putin de Yanukovich. Para derrotar esa revolución, Putin en represalia invadió el Donbas, con la excusa de que eran territorios de mayoría rusa, y allí comenzó el desarrollo de la actividad partisana. Pero todo este proceso cambió cualitativamente a partir de la invasión de Putin en febrero del 2022.

A partir de allí se produjo una extensión, crecimiento, y fortalecimiento de la resistencia partisana, que se ha afianzado y ampliado por el rechazo de millones a la invasión, lo que ha permitido el surgimiento de miles de combatientes que luchan contra el invasor. Y a esta extensión de masas de la actividad partisana se suma el carácter internacionalista de los partisanos con combatientes de hasta 55 países diferentes, dentro de la llamada Legión Internacional.

La actividad de los partisanos se concentra en los centros de abastecimiento, vías de transporte, nudos de suministros, y almacenes de armamentos de las tropas de Putin. Por ejemplo, en la región de Zaporizhzhia, entre el 23 y 24 de julio volaron una vía férrea a 30 km de Melitopol, lo que bloqueó el suministro a las tropas de Putin. Los invasores lanzan propuestas de efectuar referéndums falsos para determinar la anexión de las zonas ocupadas a la Federación Rusa. Pero tras el anuncio de dicho referéndums, arden los depósitos de armas, se intensifican, lo atentados, y las manifestaciones en las calles, organizadas por los partisanos apoyados en la población local, que deben ser reprimidas por la autoridades ocupantes con gas pimienta, y disparos al aire. 

Mapas del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) vinculado al Pentágono, que lleva un recuento diario de los acontecimientos en Ucrania. A la izquierda, el mapa del 13 de abril del 2022 no registra actividad partisana. El 14 de abril del 2022 registra por primera vez actividad partisana, guerrillera, marcada con color azul en el área de Melitopol, debajo la descripción dice "Reported Ukranian Partisan Warfare" ("Actividad Partisana de Guerra Informada" ) 


En estos lugares los partisanos colocan carteles pidiendo la cabeza de los colaboradores de Putin, acompañado de una oleada de atentados con coche bomba, que asolan no solamente los territorios ocupados sino también sabotajes dentro de Rusia, y Bielorrusia, con incendios, explosiones en instalaciones militares, y cadenas de suministros de las provincias fronterizas.


Los gobiernos imperialistas, y el gobierno de Zelensky contra el pueblo ucraniano


Las acciones de la resistencia partisana desmoralizan a las tropas de ocupación, pero también abren una crisis entre los gobiernos capitalistas acerca de hasta donde debe llegar la guerra. Mientras las tropas de Putin estuvieron a la puertas de Kiev, y existía el riesgo de que Putin ocupara Ucrania, los gobiernos imperialistas de EE.UU, y Europa acordaron evitar que Putin tomara el control del país.

La contrarrevolución actuó bajo la presión del repudio de las masas de sus países ante la masacre perpetrada por Putin, a pocos kilómetos de las grandes capitales europeas. La OTAN toleró la resistencia ucraniana proveyendo limitadamente de armas al ejército ucraniano, a fin de balancear relativamente las fuerzas, y evitar la caída de Kiev. Pero apenas alejado el peligro inmediato de la ocupación de Kiev, los gobiernos imperialistas comenzaron a ver con temor que el avance de las tropas ucranianas provoque una derrota que desestabilice al régimen de la oligarquía capitalista de Putin. 

Ningún gobierno capitalista está a favor de la caída de Putin. Los gobiernos imperialistas de la OTAN no hicieron nada durante los años en que Putin invadía el Donbas, agredía a Ucrania, y provocaba millones de desplazados. Mas bien fueron cómplices de la agresión de Putin contra Ucrania convocando inútiles acuerdos y cumbres de paz con Putin que nunca respetó ningun acuerdo, algo que los gobiernos imperialistas ya saben de memoria. 

Pero los gobiernos de la OTAN ven con espanto el proceso de armamento popular que se desarrolla en Ucrania, y se está extendiendo a Finlandia, Georgia, Bielorrusia, y otras repúblicas de la zona, donde los pueblos temen la agresión de Putin. Ningún gobierno capitalista está a favor del armamento, y entrenamiento popular, ni de la autoorganización armada de las masas. El desarrollo de estos procesos implica inevitablemente el surgimiento y desarrollo del poder dual, en el cual el estado burgués comienza a tener frente a sí una organización de las masas que no puede controlar, y que incluso, impone su propio poder en sus áreas de actuación, y en aspectos de la política del país. 

Los partisanos entrenando en Ucrania. Las mujeres son combatientes y encabezan brigadas. Fotos del artículo "La Hora de los Partisanos" del diario ABC de España y propias de ucranianos


Esta es la razón por la cual la evolución y desarrollo del movimiento partisano en Ucrania es visto con desconfianza por el gobierno capitalista de Ucrania encabezado por Zelensky, y por los gobiernos imperialistas europeos. Y es también la razón que llevó al gobierno capitalista de Zelensky a introducir la ley marcial en el país, los trabajadores y los sindicatos no pueden, por ley, organizar marchas de protesta. El gobierno burgués de Zelensky actúa quitando a las masas el derecho a la movilización masiva de protesta, una medida que acaba de ser prorrogada por 90 días. 

Pero peor aún, el gobierno burgués de Zelensky impulsó la aprobación por el Parlamento ucraniano el 19 de julio de proyectos de Ley que atacan los derechos laborales de los trabajadores ucranianos. Zelensky impulsó la aprobación de la Ley 5161 que introduce los contratos de "cero horas", y la Ley 5371, que impone la abolición efectiva de importantes derechos laborales y protecciones que salvaguardan a los trabajadores contra las acciones arbitrarias de los empresarios. Todo esta ofensiva del gobierno capitalista de Ucrania contra las masas se da justo en medio de una guerra, cuando estos casos de abusos patronales se hacen más frecuentes. 

Previo a la invasión de Putin, una oleada de huelgas impidió al gobierno de Zelensky aprobar este paquete legislativo antiobrero, pero ahora en medio de los llamados a la "Unidad Nacional" Zelensky aprovecha para colocar estas leyes del "régimen simplificado" que significan despidos arbitrarios, horas extras por motivos espurios, o ignorar los convenios colectivos en cuanto al pago de los salarios. También pondrá en peligro las posibilidades de sindicalizarse, y defender sus derechos a través de los sindicatos.

Es tan grave el ataque del gobierno de Zelensky que viola incluso disposiciones sociales mínimas del Acuerdo de Asociación Europea, ni cumple los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). No cumple una serie de normas mínimas consagradas en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, ni la Carta Social Europea, y otros reglamentos de la Unión Europea. 

Y también viola las normas estipuladas por los Convenios de la OIT nº 132, nº 135, nº 158, e incluso el Convenio fundacional nº 1 (1919), sobre la limitación de la jornada laboral en las empresas industriales a 8 horas diarias y 48 horas semanales. Si bien toda esta legislación es sancionada por instituciones capitalistas que de ninguna manera los Marxistas defendemos, es importante denunciar que son conquistas obreras conseguida con la lucha de millones de obreros europeos. Ni siquiera las disposiciones de Zelensky se ubican en el marco de una Unión Europea, a la que él dice querer integrar. 

Es decir, mientras el pueblo ucraniano en las calles, y en el campo de batalla defiende la independencia de Ucrania, su gobierno se dedicó a atacar sus derechos más elementales. En paralelo, los gobiernos imperialistas, sobre todo de Macron, y Scholz presidentes de los gobiernos de Francia, y Alemania, tras la derrota sufrida por Putin entre los meses de marzo, abril, y mayo del 2022, comenzaron a plantear que había que dar fin a la guerra, y solucionar todo por via diplomática. 

Durante los meses de mayo, y Junio presionaron para un armisticio, y el fin de las hostilidades. El 4 de mayo desde el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Macron eligió este marco para plantear que hay que llegar a una acuerdo por vía diplomática y "No hay que humillar a Rusia". La línea de "No humillar a Rusia". implica un arreglo diplomático que significa que Ucrania resigna el Donbas, a cambio de lo cual Rusia cesa sus ataques sobre Ucrania. Un "acuerdo" para darle una victoria mínima a Putin que le permitiera una salida elegante del pantano militar en el que está inmerso su régimen de oligarcas capitalistas. 


Arriba: The Guardian publica las declaraciones de Macron "Rusia no debe ser humillada en Ucrania". Abajo: En inglés, en portugues y en español, el Papa plantea en Twitter "Todos somos culpables" con el hashtag: "Paz para Ucrania"


Junto a la línea de los gobiernos imperialistas, el Vaticano sumó la consigna "Todos somos culpables" con el objetivo de limpiar a la dictadura de Putin de sus crímenes de guerra. Pero la línea de "No humillar a Rusia" es inaceptable para el pueblo ucraniano, que después de tantas muertes, destrucción y sufrimiento, de ninguna manera va a aceptar entregar en la mesa de negociación lo logrado con tanta lucha y esfuerzo. 

También para Zelensky es imposible aceptar ese acuerdo, sabiendo que el pueblo va a rechazarlos en medio de un descontento creciente hacia su gobierno, y los de la OTAN por la falta de armas, el cercenamiento a las conquistas, y libertades. En línea con esta política de presionar para obtener un acuerdo de paz, durante los meses de mayo y junio, la OTAN dejó de suministrar armas a Ucrania Pero eso no pudo evitar que las tropas ucranianas culminaran su avance y tomaran Jarkiv, la 2da ciudad de ucrania el 13 de mayo, un triunfo resonante.


Se fortalece la contraofensiva partisana


Tras la derrotas de marzo, abril, y mayo las fuerzas de Putin quedaron muy destruidas y debilitadas sin capacidad de sostener todo el territorio ocupado que significa una larga línea de miles de kilómetros. Putin concentró sus fuerzas en el Donbas ucraniano que comprende dos provincias o estados, el Oblast de Donetsk, y el Oblast de Luhansk. Allí el alto mando de Putin concentró tropas regulares, los mercenarios de las milicias de las "repúblicas autoproclamadas" de Donetsk y Lugansk, los mercenarios chechenos y los mercenarios del Grupo Wagner quienes lanzaron brutales contra los bastiones de resistencia.

Putin concentró el grueso de sus tropas en el Donbás, dejando en el sur y el norte unidades de retaguardia, sin el armamento ni la destreza de los batallones de élite. Pero quedaron sus tropas en una situación tal de debilidad que sólo pudo tomar el Oblast de Luhansk. El Oblast de Donetsk es aún un objetivo que no pudo lograr, y mientras Putin concentraba las tropas en el Donbas, la resistencia ucraniana aprovechó la falta de tropas de Putin en el sur, y el norte para rodear y lanzar la contraofensiva en esas regiones. 

A pesar del boicot de armas de la OTAN, la resistencia creció, se hizo mas extensa, y activa. Jugado a su suerte, y sin recursos en las manos, los combatientes ucranianos salieron a defender con los medios que disponían. En mayo desde la estratégica ciudad ferroviaria de Melitopol que es un puente terrestre hacia Crimea, se produjeron al ataque a un tren blindado destruido y ataques con granadas a un puesto de mando el 18 de mayo; el ataque a las vías del tren y una estación de radar voladas el 22 de mayo; un mitin pro Ucrania el 29 de mayo, y la voladura de la casa de un colaborador el 30 de mayo. 

En junio se lanzó el proyecto de "Luhansk partisano" para fortalecer la resistencia a los intentos de los ocupantes de consolidar el control del Óblast de Luhansk. En la zona sur del país, las tropas de Ucrania liberaron la Isla de las Serpientes en junio del 2022, y se encuentran ya a las puertas de Jersón, la única ciudad grande que aún queda en manos de las tropas de Putin, amenazando con liberar toda la zona sur del Ucrania


LA SITUACIÓN DE LA GUERRA EN AGOSTO DEL 2022 

En color los territorios ocupados por Putin, que ataca Donestk y Luhansk, pero hasta hoy solo controla Luhansk. Las contraofensivas de Ucrania amenazan liberar el norte tras tomar Jarkiv (Kharkiv), y amenza liberar el sur, a las puertas de Jersón (Kherson)


Los partisanos por falta de armas debieron aguzar la inventiva. Debieron a recurrir a toda clase de soluciones alternativas, y de improvisación de armamento de todo tipo, ensamblando partes de material capturado al ejército invasor, combinando piezas, apelando a la creatividad de todo tipo. Avanzaron en crear sistemas, apoyados en la capacidad de una clase obrera disciplinada, entrenada, y de alto nivel que encuentra en sus filas ingenieros, técnicos, y especialistas en informática. Desde los primeros y primitivos cocteles molotov, la resistencia partisana llevó adelante toda clase de instalaciones clandestinas, y ataques con proyectiles. 

Las avanzadas de exploradores comenzaron a animarse cada vez mas tras las líneas enemigas, el ataque a las tropas de Putin en Chkalove ocurrió cerca de un área de combate activo en el sur de Ucrania, y también en el sur, el denominado Ejército Partisano de Berdyansk, lanzó una amplia campaña de propaganda en Telegram, con mensajes a la lucha, consejos sobre formas de resistencia, nombres y direcciones de los colaboradores, con mensajes como este: "Los ocupantes rusos y sus colaboradores, ¿creen que han establecido el control sobre Berdyansk? No tienen idea de la trampa para ratones en la que se han metido. Nosotros, el Ejército Partisano de Berdyansk, ya estamos aumentando nuestras fuerzas."

Putin llama a los ataques partisanos "actos de terrorismo". Pero ni las persecuciones en los poblados ocupados, ni las acusaciones lanzadas en los medios masivos de comunicación controlados por Putin amedrentan a los combatientes ucranianos. En la explosión que ocurrió cerca de la oficina de Yevgeny Balitsky, un funcionario ucraniano pro-Kremlin en Melitopol, las autoridades pro-Kremlin en la ciudad culparon explícitamente a los partisanos ucranianos y el Comité de Investigación de Rusia, el equivalente a FBI- culpó a los "saboteadores ucranianos".

Los partisanos ucranianos tienen como objetivo los funcionarios de ocupación rusos y a los colaboradores ucranianos. El 24 de junio los partisanos liquidaron al autor del libro "No están allí", el teniente mayor Ilya Mazayev mercenario de "Wagner", que participó en operaciones militares en Siria y Libia. El 3 de agosto liquidaron a la colaboradora Olga "Korsa" Kachura, que dirigía los bombardeos en Donbas. Y el 10 de agosto realizaron un ataque de alta precisión con la ayuda de la artillería en el lugar de concentración de los militantes de Donetsk entre los se encontraba una autoridad criminal, "ex diputado de la DNR" y el dueño del centro de entretenimiento "Bermuda" Yury Krykulenko, apodado "Benya".

En inglés, portugues y español, el "Partisan" un lanza misiles construido por los partisanos con piezas extraidas de material capturado a los invasores provenientes de Siria, ensamblados en una camioneta civil. Debajo: El "Partisan" en acción, imagenes del Twitter de Ukraine Weapons Trucker


Desde hace tiempo ya las tropas de Putin no pueden avanzar mucho en dirección al oeste. En la zona norte, las tropas de Ucrania comenzaron a acercarse peligrosamente a la frontera con Belgorod, en Rusia, ya rodean Izium, que ha sido clave en el frente este como depósito de armas, centro de mando y lugar de descanso para las tropas de Putin. Perder Izium o tener que defenderla supone un tremendo inconveniente para Putin, que perdería un núcleo importantísimo en la zona y sufriría un corte inmediato de comunicaciones y transporte de suministros. 

El avance de la contraofensiva ucraniana en el sur obligó al alto mando invasor a trasladar tropas desde el frente del Donbás al de Jersón. La contraofensiva ucraniana está amenazando liberar a Crimea, y a Odesa con salida al Mar Negro. En Jerson los ataques al puente Antonovski, y la voladura de todos los puentes de acceso ha permitido aislar completamente a las tropas de Putin, que están quedando sin suministros.

Lo que iba a ser un paseo militar se ha convertido en una pesadilla para el alto mando de Putin, que contabiliza un desastre militar con 35.000 soldados muertos y otros 100.000 heridos. Pero este desastre militar se agrava día a día, en la medida en que la actividad de sabotajes, ataques, y atentados se multiplica e intensifica en las zonas ocupadas. El último y  mas impactante, la destrucción completa del cuartel general de los mercenarios Wagner, la empresa privada de Putin el 15 de agosto en Luhansk.


Los pueblos de Ucrania, y Bielorrusia retoman la tradición revolucionaria europea


Cuando los partisanos de Ucrania salen a enfrentar con las armas en la mano al ejército de ocupación retoman una tradición europea de hace 80 años. Cuando los ejércitos nazis y fascistas ocuparon Europa los partisanos yugoeslavos, franceses, italianos, rusos, llevaron adelante todo tipo de acciones para derrotar la maquinaria bélica de Hitler. La herencia de los partisanos europeos en su lucha contra los nazis está siendo llevado adelante hoy por los partisanos ucranianos, que retoman la tradición revolucionaria europea.

Cuando las partisanos llevan adelante los atentados a las vías férreas, se inspirados en las enseñanzas de Tengiz Shavgulidze, el creador de la "cuña Shavgulidze" inventada por un partisano georgiano en 1942. Un simple artefacto que se coloca en uno de los rieles del tren para hacerlo descarrilar. Al llegar a la cuña, la rueda delantera del convoy se desplaza por el plano inclinado y queda fuera de las vías. 

Arriba: Los partisanos en Francia, Yugoeslavia, e Italia, Abajo: Mensaje de los partisanos de Berdyansk


Es un mecanismo tan simple, y efectivo que no se necesitan explosivos. Tan útil que lo utilizó la resistencia ucraniana contra un tren de los invasores en Melitopol. Y fue el arma utilizada por los partisanos ferroviarios bielorrusos que detuvieron el abastecimiento de las columnas del Alto Mando de Putin, cuando éste intentó tomar Kyiv en febrero del 2022. Tengiz pudo suplir con su "cuña" la falta de dinamita, y materiales necesarios para llevar adelante la resistencia, del mismo modo como los partisanos recurren hoy en Ucrania a toda clase de inventos, y técnicas para suplir la falta de armamento, y materiales.

En definitiva, los partisanos ucranianos no brotan de la nada, surgen como expresión de una larga tradición europea como lo explica La Marx México en el trabajo "La Guerra de Putin puede ser derrotada": 

"El fenómeno partisano, entendido como guerrilla que se enfrenta a un ejército invasor o a un gobierno ilegítimo, surgió al calor de la Segunda Guerra Mundial, tuvo muchas expresiones, desde los maquis en Francia, las guerrillas anti franquistas en España, así como en Albania que lucharon contra la ocupación italiana entre 1939 y 1943, los partisanos en Yugoslavia en lucha contra las Potencias del Eje en los Balcanes, los partisanos italianos en lucha contra Benito Mussolini, los partisanos alemanes en lucha contra Hitler, en donde se encontraban desde sindicalistas, hasta judíos perseguidos por los nazis, sin dejar de mencionar al Ejército Rojo, que jugó un papel decisivo en la derrota del fascismo en Alemania"


La OTAN vuelve a entregar armas a Ucrania


Para fines de junio del 2022, el repudio de las masas europeas a los ataques genocidas de Putin, los ruegos de Zelensky, y la burguesía ucraniana, sumado al crecimiento de la resistencia partisana, obligaron a los líderes de la OTAN a cambiar su política. Luego de casi 2 meses de presionar por el "acuerdo de paz", y la política de "No Humillar" a Putin, cambiaron su política a volver a proveer de armas a Ucrania.


La política del imperialismo de dejar de proveer de armas a Ucrania durante prácticamente 2 meses le dio un respiro parcial para Putin, a sus ataques genocidas, y fascistas. A los fascistas, y genocidas como Putin no se les puede dar ni un minuto de tiempo, porque es tiempo que utilizará para destruir vidas, y familias. La política de la OTAN en los meses de mayo y junio muestra que los gobiernos imperialistas son el principal peligro del pueblo ucraniano. Muestra que el gobierno capitalista de Zelensky miente cuando dice que la OTAN es el principal amigo del pueblo.

La OTAN no está contra Putin, lo apoyó durante décadas, y los sostuvo siempre. Pero la presión de las masas de los países europeos, el crecimiento de los partisanos en Ucrania, y la extensión de este fenómeno a los países del este, es la única razón por la cual la OTAN provee con cuentagotas de armas a Ucrania. El cambio de política de los gobiernos imperialistas tiene que ver esencialmente con el objetivo de controlar las acciones en el teatro de guerra, y que el desarrollo de la misma esté bajo las decisiones de los gobiernos imperialistas, no de las masas.

Finalmente los primeros dias de julio del 2022, Estados Unidos envió los equipos HIMARS para el lanzamiento de misiles. Si bien su alcance es limitado, de solo 80 kms, contar con esta tecnología le permitió a las tropas del ejército ucraniano comenzar a demoler almacenes, centros de abastecimiento, y todas clase de instalaciones de los invasores. También llegó armamento de los demás países de la OTAN, y en muchos casos hicieron negocios vendiéndoselos, ganando dinero a merced de la pobre economía arruinada de Ucrania. 

El mapa muestra la ola de destrucción de depósitos e instalaciones militares de las tropas de Putin en Julio del 2022, una vez que el ejèrcito de Ucrania recibió las armas de la OTAN. Una parte importante de esa ola son también atentados partisanos


Una masa de ataques llovieron sobre las instalaciones del alto mando de Putin, una vez recibidas las armas de la OTAN. Por otro lado, varias de las ofensivas que los tropas de Putin intentaron en el Donestk quedaron esterilizadas por la contraofensiva ucraniana. El envío desesperado de tropas de Putin desde el Donbas hacia Jerson, para evitar la caída de la ciudad en manos de Ucrania, terminó en una verdadera pesadilla para las tropas de Putin. 

Ahora se encuentran completamente aisaldas, y arrinconadas en las margenes de río Dnieper, con la posibilidad de que miles de soldados queden atrapados, sin salida, y abandonados a su suerte. Pero tal como ocurrió entre los meses de mayo y junio del 2022, la política del imperialismo no produjo el efecto que buscaban. La provisión limitada de armas a Ucrania, no terminó con la actividad partisana. Por el contrario, ésta explotó a un nivel sin precedentes. 

La oleada de atentados, coches bomba, explosiones, es ahora mas grande, y violenta que en los meses de mayo, y junio. Las tropas de Putin están ahora sufriendo una oleada de atentados más grande y poderosa que la sufrida en todos los meses anteriores. El propio gobierno de Zelensky reconoce la ola de atentados instando a los ucranianos residentes en territorio ocupado por Rusia a no acercarse a instalaciones militares ni depósitos de munición rusos con éstas declaraciones: "Pido a todo nuestro pueblo en Crimea, en otras regiones en el sur del país, en las zonas ocupadas del Donbás y en la región de Jarkiv que tenga mucho cuidado. Por favor, no se acerquen a las instalaciones militares del ejército ruso y a todos aquellos lugares donde almacenan municiones y equipos, donde tienen sus cuarteles", dijo Zelensky en su habitual mensaje nocturno el 16 de agosto. Pero los partisanos ucranianos, haciendo caso omiso de su presidente, se acercan todos los días a los cuarteles y depósitos de Putin, para volarlos en mil pedazos.


Para la izquierda mundial los partisanos no existen


El 99% de la izquierda mundial no habla de los partisanos. Para los dirigentes de los grupos de izquierda del mundo, los partisanos no existen. Para los dirigentes de la izquierda mundial, lo que ocurre en Ucrania es una guerra entre la OTAN y Putin. Cualquier publicación, de cualquier grupo de izquierda que elijas leer sobre Ucrania va a decir lo mismo, con algunas variaciones, repetirá las mimas charlatanerías, cantinfleadas, palabreríos, y chácharas que repite la "opinión pública" mundial.

Para el 99% de la izquierda mundial la guerra de Ucrania se resume a un juego de intrigas entre las clase dominantes, "imperialismos" en pugna, intereses "geopolíticos", una mesa en la que se sientan Putin, Macron, Biden y Scholz. Las masas, sus luchas, y sufrimientos, no tienen ninguna importanciaSus publicaciones, abundan en pseudos- análisis con frases grandilocuentes que terminan repitiendo las mismas pavadas que dice la prensa capitalista anunciando la marcha hacia la III Guerra Mundial. 

Arriba Izquierda: El cartel callejero dice "Colaboradores, en Jersón los Partisanos lo vemos todo" Derecha: Preparativos de bombas molotov

imágenes que grafican actividad de los partisanos, entre tanto material escogimos arbitrariamente algunos videos que grafican su actividad, el tercero de ellos incluso, en medio del drama de la guerra, con una dosis de humor

Los partisanos muestran su trabajo en el taller de reparación de vehículos capturados y vueltos a poner en servicio para la resistencia 

Los partisanos muestran como capturan y reciclan un tanque capturado al invasor

Los partisanos muestran una limousina que reciclan y transforman en auto policial, seguridad, y ambulancia.


Las publicaciones de todos los grupos de izquierda del mundo tienen un denominador común: No hablan de los partisanos, no registran su existencia, no llaman a apoyarlos, ni los defienden, ni los reivindican a ellos, ni a sus acciones frente a los ataques de la contrarrevolución. Esto es producto de que los análisis de los grupos de izquierda no parten de las necesidades de los mas oprimidos, y explotados. Su mirada de la guerra de Ucrania no es la de los campesinos, obreros, jóvenes, y mujeres ucranianos que sufren los bombardeos a cada hora.

Los campesinos, obreros, jóvenes, y mujeres ucranianos no tienen  tiempo de análisis "geopolíticos".  Saben que cada minuto que pasa cuenta, porque en un pestañear de ojos una bomba de Putin puede poner fin a su familia, amigos, ciudad, y sus propias vidas. Necesitan armas, y necesitan defrenderse, si esas armas vienen de la OTAN, o de cualquier proveniencia serán bienvenidas, pero si esas armas no llegan habrá que defenderse con lo que sea, y como sea.  

El punto de vista de los dirigentes de los grupos de izquierda mundial, no es el de las masas ucranianas, no es el de los mas oprimidos, sino el típico impresionismo pequeñoburgués mas interesado en la realidad de la "opinión pública", la intelectualidad burguesa, y los medios de comunicación capitalistas. Pero además, los dirigentes de los grupos de izquierda tienen particular interés en ocultar, o hacer silencio sobre los partisanos.

Los partisanos son la expresión viva de que el mundo no va hacia la III Guerra Mundial, sino hacia la revolución socialista. La existencia de los partisanos desmienten todas las tesis de los grupos de izquierda que niegan la existencia de una revolución mundial, y hablan de una guerra entre "imperialismos"Para los militantes de La Marx Internacional existe una oleada mundial de lucha contra el capitalismo, de la cual los partisanos, y el pueblo ucraniano en armas, son sin duda, su vanguardia mas notable. 

La existencia, y la acción de los partisanos, demuele las charlatanerías de los dirigentes de la izquierda mundial, la Internacional Progresista (IP), y su "Teoría del Desacople". La acción del pueblo, activistas que surgen de entre la gente del común, sufrida, oprimida, empujada a un accionar revolucionario, a empuñar las armas por el invasión genocida de Putin, es la acción propia de todos los procesos revolucionarios. 

Seguramente, los partisanos, al igual que las masas ucranianas, en su mayor parte creen en Dios, son religiosos, y se aferran a cualquier ideología o falsa conciencia para poder sobrellevar la horrorosa vida de soportar una invasión. Abandonados por la izquierda mundial, los campesinos, pobres, obreros de Ucrania no han tenido tiempo de formarse o leer demasiado sobre Marxismo, una ciencia que la abrumadora mayoría de ellos desconoce, o asocia con los stalinistas que los han engañado y explotado por décadas. 

Pero los Marxistas estamos, sin duda alguna, del lado de los partisanos, independientemente del estado actual de su conciencia, porque en su acción de armarse y defenderse de la ocupación, abren el camino a la revolución obrera. Y en su defensa, nos enfrentamos a toda la "intelectualidad pseudo Marxista" pequeño burguesa, que desprecia los obreros armados. 

Estamos con los partisanos, y los defendemos sin importar el estado de conciencia de esos obreros, y las masas armadas como lo explicó el secretario de León Trotsky Jean Van Heijenoort: "es reconocer el carácter explosivo del movimiento popular nacional en la actual Europa. Independientemente de la actual conciencia del movimiento, objetivamente, abre el camino a la revolución proletaria".

En inglés, español, y portugués imágenes muestran armamento improvisado por los combatientes ucranianos Arriba: El D-44 un antiguo cañón reciclado para el combate. Debajo: El "Witcher" un lanzamisiles improvisado


Los partisanos de Ucrania, abren el camino a la revolución proletaria como afirma Jean Van Heijenoort. Esos obreros y su movilización independiente junto a las masas, aunque hoy crean en la Iglesia, o en Zelensky, a la vez que combaten al invasor, e incluso, tras su derrota, buscarán defender su derechos al trabajo, al salario, los derechos de los mas oprimidos, las mujeres, los inmigrantes, las sexualidades oprimidas, las víctimas del racismo. Y no dudarán enfrentar a Zelensky, los servidores del pueblo", a cualquier gobierno capitalista, la Iglesia, y a cualquiera que se ponga en su camino. 

Y con esos mismos obreros avanzaremos en construir un partido revolucionario en Ucrania, y el este de Europa, tarea necesaria e impostergable.  Pero no solamente eso. Sin apoyo a los partisanos no es posible construir un partido revolucionario, y tampoco, una internacional. Cuando decimos que es "La Hora de los Partisanos" seguimos el camino de los trotskistas que en la II Guerra Mundial, no dudaron en colocarse del lado de los partisanos. Como lo explica La Marx México:

"...en enero de 1943, los Comités franceses de la Cuarta Internacional, cambian su nombre a Partido Obrero Internacionalista (POI), sección reconocida de la IV Internacional, con Marcel Hic a la cabeza, quien goza de autoridad tanto en el POI como en el Secretariado Europeo de la IV. La dirección del POI, simpatiza con la resistencia maqui, en su órgano de prensa "La Vérité" del 31 de marzo de 1943, se refiere de manera elogiosa a los partisanos (guerrilleros) franceses"

Y junto con Marcel Hic, seguimos los pasos de Jean Moulin, David Rousset, Roland Filiâtre, e Yvan Craipeau, arrestados y asesinados por al alto mando Nazi entre el 21 de junio y el 31 de octubre de 1943. Ellos son nuestros héroes, nuestros mártires trotskistas. Cuando fueron asesinados por los nazis, Hic, Moulin, Rousset, Filiâtre, y Craipeau, habían hecho un acuerdo con el enviado de Charles de Gaulle para construir el Comité de Defensa Nacional, para enfrentar la ocupación Nazi de Francia. ¿Que dirían de ese acuerdo los actuales autodenominados "trotskistas" que se horrorizan de que los partisanos ucranianos reciban armas de la OTAN? 

Ya Natalia Sedova, compañera de León Trotsky desde su exilio en América, y Jean Van Heijenoort, secretario de Leon Trotsky desde Nueva York, sostenían la misma política de Marcel Hic y los camaradas franceses. Pero cuando Hic, y los camaradas fueron asesinados la dirección del gupo francés, y de la IV Internacional quedó descabezada. Quién tomó la dirección de la IV Internacional fue el dirigente belga Michel Pablo, quien impuso una línea opuesta a Hic: Ningún apoyo a los partisanos. Ningún acuerdo para combatir a los nazis.  

Así lo explica La Marx México:

"En enero de 1944 se reunió una conferencia europea de la Cuarta Internacional en la municipalidad de Saint-Germain-la-Poterie, en el departamento de Oise, en el norte de Francia. Duró 6 días y contó con la participación de 15 delegados de Francia, Alemania, Bélgica y Grecia. La conferencia criticó tanto las posiciones del POI sobre la cuestión nacional... adoptando las tesis redactadas por Pablo... las tesis de Pablo renuncian a tomar partido en la resistencia partisana y el movimiento de masas contra el fascismo en Alemania, Italia, Yugoslavia y todos los lugares en donde el fenómeno partisano de combate al fascismo tuvo lugar, es decir, las tesis de Pablo les dan la espalda a las masas europeas.

La popular cantante ucraniana Khrystyna Soloviy, canta el himno de los partisanos italianos de la II Guerra Mundial, "Bella Ciao" adaptando la letra a la realidad de Ucrania 


"Las consecuencias de estas tesis fueron nefastas para la IV Internacional, pues al renunciar a luchar por la dirección militar de la guerra y a tener una influencia de masas, la IV se vio condenada a la marginalidad durante décadas. En cambio, los partidos estalinistas que tomaron partido en el campo partisano, terminaron la guerra con millones de militantes en sus filas, incluso con el poder en Italia tras la caída de Mussolini" (La Marx México, "La Guerra de Putin puede ser derrotada")

La política de Michel Pablo de no apoyar a los partisanos del siglo XX, destruyó a la IV Internacional. Pablo, y sus seguidores fueron quienes plantearon que la III Guerra Mundial "era inminente" lo que transformaría a los partidos stalinistas en organizaciones revolucionarias. El pablismo y esos dirigentes que apoyaron a Pablo, como Ernest Mandel, hundieron  para siempre a la Cuarta Internacional por su negativa a apoyar a los partisanos en la II Guerra Mundial. 

La política de los revisionistas, Michel Pablo, y Ernest Mandel, destruyó la IV Internacional, y la sumergió en la marginalidad y la crisis, hasta su disgregación. Así lo planteó Nahuel Moreno en su última escuela de cuadros de 1985: "... hay que explicar por qué somos todos marginales, después de cincuenta años. Yo empecé a pensar en este problema de la guerra...Pero por qué somos tan poquitos? (los trotskistas).Entonces debe haber algún error de matriz. Y para mí es éste: No fuimos el ala revolucionaria de la lucha contra un régimen monstruoso... que fue el nazismo. No fuimos el ala de un gran movimiento de masas". (Nahuel Moreno Escuela de Cuadros 1985)

¡Vivan los Partisanos! ¡Por el triunfo de los trabajadores y el pueblo de Ucrania!

La izquierda mundial tiene la misma política de Pablo en el siglo XX, es el  Pablismo del siglo XXI. Igual que el pablismo se niega a apoyar a los partisanos del XXI, los partisanos ucranianos. E igual que Pablo se la pasa anunciando la inminente III Guerra Mundial, algo que los pablistas anuncian desde hace 80 años, pero nunca sucede. Los Marxistas sabemos que la III Guerra Mundial ya comenzó, pero no "entre imperialismos" como en la fantasía de los stalinistas, pablistas, y reformistas, sino entre la revolución y la contrarrevolución. 

Y un episodio fundamental de la revolución mundial contra el capitalismo es la revolución ucraniana. Los partisanos son la vanguardia del proceso revolucionario más importante que existe a nivel mundial, y por esa vía son la vanguardia del proceso revolucionario global. Si los partisanos triunfan, será un gran avance para la revolución mundial. Si triunfa Putin, se fortalecerá la contrarrevolución y el imperialismo mundial. 

Si la destrucción de la IV Internacional comenzó con la política de no apoyar a los partisanos del siglo XX, la reconstrucción de la IV comienza con el apoyo a los partisanos del siglo XXI. Es la tarea más importante que tenemos hoy los revolucionarios. Estamos con el pueblo que resiste la invasión con decisión y heroísmo, sin importarle la desigualdad de fuerzas. Estamos con el pueblo ucraniano que defiende sus casas, sus calles, sus familias. Estamos con los partisanos armados en las calles, con sus brazaletes amarillos, apostados en ventanas, en esquinas, hombres de sesenta años, mujeres de cuarenta, obreros, universitarios, futbolistas, peluqueras, mecánicos están dispuestos a morir para defender su tierra. Estamos con quienes quieren sacar del Donbas a Putin, recuperar Crimea, y expulsar al invasor.

No hay otra tarea más importante que ésta. Desde La Marx Internacional llamamos a todos los activistas del mundo, sindicales, democráticos, feministas, de los pueblos originarios, contra el racismo, etc. a unirnos en ésta tarea. Los Partisanos deben saber que las masas del mundo están con ellos. Nosotros debemos decirlo a los cuatro vientos: Los Marxistas estamos con los Partisanos! Vivan los obreros, campesinos, estudiantes armados de Ucrania! 

¡Fuera Putin, y los ocupantes! ¡El Donbas, Crimea, son de Ucrania! 

¡Abajo la OTAN, sus gobiernos imperialistas, y sus acuerdos con Zelensky! 

¡Vivan los partisanos armados, y organizados por salud, trabajo, educación y la defensa de todos sus derechos! Abajo la Ley Marcial y toda la Legislación antiobrera de Zelensky!

¡Por una Ucrania Socialista! ¡

¡Viva la lucha del pueblo Ucraniano, unidos a los pueblos de Rusia, Bielorrusia, contra la oligarquía capitalista de Putin!




Deja un comentario