Críticas a la opinión del SWP de Estados Unidos sobre Cuba

Por Peng Shuzhi, dirigente de la IV Internacional en China (1982)

Peng Shuzi se unió al Partido Comunista Chino en 1923, y terminó siendo elegido para el Buró Político del PCCh en 1925. Se opuso a las desastrosas políticas de Stalin y la III Internacional para China, y se unió a Chen Duxiue, el fundador del PCCh convirtiéndose  en partidarios de León Trotsky y la Oposición de Izquierda. Pasó 5 años en una prisión de Guomintang (nacionalista chino) y fue liberado en 1937. Se mantuvo en clandestinidad contra Guomintang y el PCCh por un lado, y la ocupación japonesa por el otro. Cuando Mao y el PCCh lanzaron la represión a los trotskistas huyó a Hong Kong, fue corresponsal de la Cuarta Internacional informando la represión a los trotskistas chinos durante el período 1951-1953, cuando las fuerzas de Mao destruyeron todas las organizaciones de trabajadores independientes bajo la cobertura del asalto estadounidense a la península de Corea. 

La evolución histórica de la visión de la Internacional sobre la cuestión de Cuba

En 1959, la revolución cubana obtuvo la victoria. En 1960, la Internacional tuvo una respuesta oficial a esta pregunta. Las primeras respuestas vinieron del SWP de EE. UU., Lo cual fue muy natural. Estados Unidos y Cuba son vecinos y están estrechamente relacionados. En ese momento, el SWP delegó a Hansen y Dobbs para visitar Cuba. Posteriormente, Hansen escribió un folleto. En ese momento, tenían grandes esperanzas, si no "ilusiones", para Cuba, y apoyaban totalmente la revolución cubana. 

El apoyo fue correcto, pero no habían analizado seria y profundamente la naturaleza del régimen recién nacido. Y así, en 1963, Hansen y Dobbs escribieron un documento que aprobó el método de la revolución cubana: la estrategia de guerra de guerrillas de sitiar las ciudades. Consideraron que esta nueva estrategia era correcta y practicable,

En 1961, se produjeron diferencias sobre la cuestión cubana entre el SWP de Estados Unidos y la Liga Laborista Socialista de Inglaterra. Por parte del SWP, la resolución en apoyo a Cuba redactada por Hansen consideraba que el régimen cubano había excluido a los representantes burgueses y confiscado las propiedades de la burguesía, y así había tomado el camino de un estado obrero. La Liga Socialista del Trabajo, dirigida por Healy, se opuso fundamentalmente a este punto de vista y consideró que en Cuba se trataba simplemente de un poder dual; la naturaleza del estado no había cambiado y no había progresado hasta convertirse en un estado obrero.

Ante esta situación, escribí un documento titulado "La cuestión de la revolución cubana" en el que consideraba que como Cuba había excluido a la burguesía del régimen, y había confiscado y nacionalizado las propiedades de la burguesía, podría calificarse de obrera. Estado en sus relaciones de propiedad. En este punto, apoyé al SWP y critiqué la opinión de la Socialist Labor League como errónea. 

El régimen cubano no tenía un poder dual, sino el poder único de Castro. Al mismo tiempo, pedí cautela a los compañeros porque Cuba era un país insular muy pequeño y atrasado, y sin la ayuda de otros países, especialmente la ayuda de las revoluciones en los países latinoamericanos, estaría bajo un gran aislamiento y peligro y sería difícil de sostener. Por lo tanto,

Poco después, dado que el Comité Internacional iba a reunirse para discutir la cuestión cubana, escribí un borrador para su discusión. Fue en julio de 1961. El borrador fue prudente y objetivo. Señalé que la revolución cubana era una revolución independiente del estalinismo y luego había tomado el camino de la revolución permanente; fue un evento muy importante en el hemisferio occidental y debemos apoyar esta revolución. Y particularmente recordé a los camaradas que Cuba, para sobrevivir, había recibido el apoyo de la burocracia soviética. Debemos ver esto dialécticamente: tenía su dualidad. 

De acuerdo con el sistema de propiedad de la Revolución de Octubre, ciertamente era natural que la Unión Soviética apoyara a Cuba, por lo que pudimos ver que el sistema de propiedad de la Revolución de Octubre todavía estaba ejerciendo su impacto. Sin el apoyo de la Unión Soviética, era imposible que Cuba pudiera sostenerse. Estados Unidos lo bloqueó y propuso que los países latinoamericanos lo bloquearan; la Unión Soviética compró el único producto de Cuba, el azúcar, y le proporcionó material y municiones. 

Se puede ver que era absolutamente necesario que Cuba aceptara la ayuda de la Unión Soviética. Pero, por otro lado, la Unión Soviética ya no era la Unión Soviética de la era de Lenin cuando se dedicó desinteresadamente al internacionalismo proletario; había degenerado durante mucho tiempo. Dirigida por la política de "socialismo en un país" de Stalin, la ayuda que la Unión Soviética, que estaba bajo una dictadura burocrática, daba a otros países debía cambiarse por un precio. 

Así, el apoyo de la Unión Soviética a Cuba al menos traería la ideología estalinista de la Unión Soviética a Cuba; en otras palabras, Cuba iba a ser estalinizada. Tal situación no solo era posible, sino que también era inevitable. Si Cuba estaba estalinizada, entonces no podría tener grandes perspectivas. Entonces, propuse que la Cuarta Internacional y, en particular, las organizaciones trotskistas en América, convoquen una conferencia estadounidense especial para discutir el apoyo a la revolución cubana. 

Nuestra organización era materialmente débil y no podía brindar ninguna ayuda material, y solo podíamos ayudarla en la ideología y esperar que se pudiera establecer un partido marxista dentro de Cuba. Al mismo tiempo, las obras más importantes de Trotsky iban a ser traducidas al español y enviadas a Cuba, e incluso sería mejor si se publicara una publicación en español para influir en las masas cubanas. 


Chen Duxiue fundador del Partido Comunista de China y Peng Shuzhi en su juventud, ambos se unieron a León Trotsky para construir la Oposición de Izquierda Internacional


Pero la convención se opuso a mi resolución, y en particular a Bander y Healy; el primero llegó a decir que Castro era otro Bastista, el Chiang Kai-shek de Cuba. También envié este borrador a Pierre Frank, y quise decir que esperaba que el Secretariado Internacional y el Comité Internacional discutieran conjuntamente la cuestión cubana y ayudaran a la revolución cubana. Pero no había recibido ninguna respuesta de Frank.

Luego vi el documento de los pablistas (Secretariado Internacional) que apoyaba la revolución cubana. Para apoyar la revolución cubana, abogué fuertemente por la unificación y cooperación del SI y el CI. En la convención de unificación de junio de 1963, aunque no hubo una discusión en particular sobre Cuba, todos coincidieron en que Cuba ya era un estado obrero. La diferencia de opinión sobre la naturaleza del Estado cubano fue una de las razones por las que los healistas y los lambertistas no participaron en la convención de unificación. (Vea mi artículo "¿Dónde está llevando Healy a la Liga Socialista del Trabajo?")

Entonces surgió una nueva pregunta. Castro convocó una conferencia latinoamericana en La Habana y pidió el empleo de la estrategia de guerra de guerrillas en América Latina. Castro dijo que los países latinoamericanos sólo podrían liberarse empleando la estrategia de guerra de guerrillas. Bajo su llamamiento abierto, la juventud latinoamericana aspiraba con entusiasmo a Cuba y su estrategia de guerra de guerrillas. 

Después de que Castro enfatizó la determinación de la guerra de guerrillas, las guerras de guerrillas surgieron en América Latina: en Bolivia, Colombia, Venezuela, Argentina. Esta situación incluso tuvo su impacto en la IV Internacional y especialmente en algunos cuadros destacados en Europa como Livio Maitan y Mandel. En febrero de 1968, Maitan redactó una resolución para ser presentada al Comité Ejecutivo Internacional (CEI) para su discusión, y fue adoptada por la reunión del CEI, lo que significó que el CEI aceptó la estrategia de guerra de guerrillas, es decir, aceptó el llamamiento de Castro. 

En la reunión, solo yo emití un voto de oposición, por lo que mi objeción fue en vano. Aunque la resolución era solo un borrador, reflejaba el impacto de la estrategia de guerra de guerrillas en algunos líderes de la Cuarta Internacional. En tales circunstancias, tuve que luchar. En primer lugar, solicité a los líderes del SWP que consideraran esta cuestión con prudencia; de lo contrario, la Cuarta Internacional abandonaría el programa del trotskismo y emprendería el camino de la degeneración. 

Además, también escribí "Regreso al camino del trotskismo" y este documento influyó en algunos trotskistas en Estados Unidos y en otros países. Finalmente, en el Congreso Mundial de 1969, se produjeron serias diferencias sobre la cuestión de la guerra de guerrillas en América Latina, y se formaron dos facciones, es decir, la posterior Tendencia de la Mayoría Internacional y la Fracción leninista-trotskista.

En "Regreso al camino del trotskismo", había un subtítulo llamado "¿Castrismo o trotskismo?" Señalé enfáticamente que bajo la influencia de Castro, algunos cuadros de la Cuarta Internacional habían tomado el camino de la estrategia de guerra de guerrillas. Las diferencias permanecieron y en el Congreso Mundial de 1974, la Tendencia de la Mayoría aún conservaba sus puntos de vista.

Aquí debo señalar enfáticamente que: al principio, el SWP apoyó la estrategia de guerra de guerrillas, pero luego aceptó mi persuasión y se opuso a la guerra de guerrillas. Hansen escribió un artículo criticando el proyecto de resolución sobre la revolución cubana, que estaba muy cerca de mis puntos de vista. Este punto de vista se mantuvo hasta la unificación de las dos facciones en 1977. 

A partir de entonces no hubo mucha diferencia sobre la cuestión cubana porque la Tendencia de la Mayoría Internacional abandonó totalmente la estrategia de guerra de guerrillas y admitió sus errores. Pero la pregunta se planteó en nuevas circunstancias. Desde 1975 hasta 1978, cuando Vietnam invadió Camboya, debido al apoyo de Cuba a Vietnam (Cuba estaba del lado de Moscú y China del lado de Camboya), el papel revolucionario de Cuba se estaba exagerando.

Cuando Mary-Alice Waters escribió artículos para criticar la cuestión de Vietnam y Camboya, se apartó de posiciones anteriores y trató de adornar Vietnam por todos los medios. En el pasado, cuando la sección francesa apoyó a Vietnam y adornó al Partido Comunista de Vietnam, el SWP, junto con nosotros, se opuso a la opinión de los camaradas franceses. Ahora, la sección francesa había cambiado su posición anterior, pero se había convertido en el SWP que apoyaba particularmente a Vietnam. Anteriormente, dimos nuestro apoyo crítico a Vietnam. Desde la invasión vietnamita de Camboya, el SWP no solo no criticó a Vietnam, sino que lo adornó. Sus opiniones sobre Camboya también eran diferentes a las nuestras.

Nuestra opinión es: bajo el gobierno de Pol Pot, Camboya era muy contradictoria. Por un lado, había confiscado las propiedades de la burguesía y establecido relaciones de propiedad socialistas; en este punto básico, era un estado obrero. Pero, por otro lado, dado que Pol Pot era el más estúpido y brutal entre los burócratas estalinistas y un carnicero que mató a más de un millón de personas, su régimen era una dictadura extremadamente brutal y fea profundamente odiada por el pueblo camboyano. 

Desde un punto de vista dialéctico, la progresividad de las nacionalizaciones de la propiedad no se puede negar y se debe apoyar. Pero su ciego aventurerismo al abolir la moneda y detener todo comercio debe ser criticado; en cuanto a su feo gobierno burocrático, debería ser expuesto y atacado al máximo. Pero el SWP tenía opiniones diferentes. Destacó los crímenes de la dictadura burocrática y negó el hecho de su confiscación de propiedades privadas, por lo que definió a Camboya como un país capitalista. Tal punto de vista es extraño porque un país capitalista sin propiedad privada y sin comercio nunca ha existido en el mundo. Debido a que Cuba apoyó a Vietnam, el SWP también siguió para apoyar a Vietnam.

Lo más importante es: en diciembre de 1979, la Unión Soviética envió tropas para invadir Afganistán; este incidente provocó nuevas diferencias en la IV Internacional. Al principio, el SWP apoyó totalmente el envío de tropas de la Unión Soviética a Afganistán. La mayoría de los trotskistas europeos adoptó una posición diferente, exigiendo que las tropas soviéticas se retiraran de Afganistán. La diferencia también se reflejó en el RML en Hong Kong: Yip Ning apoyó la posición de Estados Unidos y Wu estuvo de acuerdo con la posición europea. Recientemente, la posición del SWP sobre la invasión de Afganistán por las tropas soviéticas ha cambiado y se ha adoptado una actitud más crítica.

¿Es Cuba un estado con la dictadura del proletariado?

Para aclarar esta cuestión, primero se deben discutir algunas cuestiones básicas. En el artículo "Liderazgo proletario en el poder" escrito por M.-A. Waters, se decía que Cuba practicaba la dictadura del proletariado. La razón aducida fue que la política exterior de Cuba era una política de internacionalismo proletario. En la actualidad, el apoyo y la ayuda de Cuba a Nicaragua y El Salvador son hechos. Su anterior apoyo y ayuda a Angola y Etiopía, e incluso el envío de tropas para apoyarlos, también son hechos que reconocemos. Pero, ¿Cómo analizamos y evaluamos estos hechos?

En primer lugar, ¿Cuba es un estado con la dictadura del proletariado? Ésta es la pregunta más básica. Los documentos del SWP implican que Cuba tiene el tipo de dictadura del proletariado como la que estableció Lenin en la época de la Revolución de Octubre. Aunque esta opinión no era explícita, a menudo estaba implícita. Debemos preguntarnos: ¿Cuál es la forma de la dictadura del proletariado?

Dejaremos de lado la Comuna de París y hablaremos simplemente de la Revolución de Octubre. El régimen de la Revolución de Octubre se estableció sobre la base de los soviets obreros, campesinos y militares. Los soviéticos se produjeron mediante elecciones democráticas de trabajadores, campesinos y soldados. Por tanto, el régimen soviético era la dictadura del proletariado respecto a la burguesía, pero más democrático respecto al proletariado. Este tipo de poder político existió solo dos veces en la historia: la primera vez fue la Comuna de París, que fue elegida directamente por los miembros de la Comuna de París, y la segunda fue el régimen soviético después de la Revolución de Octubre, un régimen elegido por el trabajador. masas campesinas y militares.

¿Ha tenido Cuba alguna organización de soviets obreros, campesinos o militares? El primer poder estatal que se estableció cuando las fuerzas guerrilleras de Castro ingresaron a las ciudades desde el campo fue un gobierno en coalición con la burguesía, similar al gobierno establecido en China en 1949. Más tarde, la burguesía fue excluida del régimen, y el mes de julio de Castro. 26 se fusionó con el Partido Comunista de Cuba para formar el Partido Comunista, que es el único que ostenta el poder. 

¿Ha tenido este régimen alguna base de soviets de trabajadores, campesinos y soldados? Absolutamente no. Seguramente los trabajadores tienen organizaciones sindicales y los campesinos tal vez tengan algún tipo de organización (no sé mucho de esto). Pero en general, no se puede negar que Cuba no tiene el tipo de organizaciones de masas que existían en la Unión Soviética. Y entonces,

No hay democracia en absoluto, pero solo hay centralismo en la organización del partido de Castro, como los partidos comunistas en la Unión Soviética, en Europa del Este y en China. Un partido así está absolutamente más allá de la supervisión de las masas. Si se puede decir que Cuba es la dictadura del proletariado, ¡entonces se puede decir que China, Europa del Este e incluso la Unión Soviética son la dictadura del proletariado!

¿Cómo deberíamos evaluar y definir estos llamados estados obreros estalinistas? Se puede decir que la dictadura en Cuba es mejor que la de China o Europa del Este. Es posible y es un hecho que los burócratas de Cuba sean menos arbitrarios o brutales. Sin embargo, sus funcionarios de gobierno son designados por el partido y no elegidos directamente por las masas obreras y campesinas. Castro es el partido. 

No hay centralismo democrático en el Partido Comunista de Cuba, porque está copiado de la Unión Soviética. Las palabras de Castro son supremas. En este punto, no hay diferencia en la naturaleza de Mao Zedong en China. La diferencia es solo eso: el primero es más joven y más vigilante, y el segundo era más confuso y brutal. Y así, los burócratas cubanos son menos brutales o centralizados que los de la Unión Soviética o China, y están más cerca de las masas.

¿Qué tipo de regímenes son Angola y Etiopía que Cuba apoyó?

El principal argumento de Waters fue el internacionalismo de Cuba. Habló principalmente sobre la ayuda de Cuba a Nicaragua, Granada, El Salvador y su anterior envío de tropas para ayudar a Angola y Etiopía. Aquí, haré un análisis de la situación política de Angola y Etiopía en ese momento y la naturaleza de estos regímenes.

Cuba envió tropas para ayudar a Angola por completo en relación con la Unión Soviética. Después de la revolución de Portugal, la Unión Soviética apoyó a un grupo en Angola, el MPLA y China apoyó a otro grupo (había tres grupos en ese momento). Más tarde, China retiró su apoyo y esos grupos se volvieron hacia el imperialismo, buscando ayuda en Zaire y Sudáfrica; y así ocurrió la guerra civil. 

Cuba envió tropas a Angola con el apoyo de la Unión Soviética; el envío de tropas cubanas a Angola y Etiopía no habría sido posible sin las armas y el apoyo material y financiero de la Unión Soviética. Sin embargo, tal acción tuvo su significado progresista e incluso revolucionario, porque esos grupos habían degenerado y se habían vuelto abiertamente al campo imperialista, y libraron una guerra civil en Angola con la ayuda del imperialismo. 

Si la Unión Soviética y Cuba no hubieran apoyado a Angola, muy probablemente habría sido dividida por Sudáfrica y Zaire, y habría caído bajo el control del imperialismo estadounidense, lo que habría sido muy malo. Hace mucho tiempo que digo que, a pesar de que Cuba envió tropas a Angola con el apoyo de la Unión Soviética, la acción tuvo su importancia progresiva y debería ser apoyada. En ese momento, fue el SWP el que no estuvo de acuerdo con el envío de tropas de Cuba a Angola.

Sin embargo, los gobernantes angoleños que Cuba apoya no son socialistas sino nacionalistas. Han librado una lucha para deshacerse del dominio de Portugal y, con el apoyo de Cuba, están libres del dominio del imperialismo pero son hostiles a los elementos socialistas de izquierda y están dispuestos a reprimir a estos últimos. Esa capa dominante es el mayor obstáculo para las perspectivas socialistas de Angola. 

Por lo tanto, esta capa gobernante teme un cambio en el sistema de propiedad y mantiene firmemente el capitalismo. Bajo tal sistema, los movimientos socialistas inevitablemente se desarrollarán - pueden haberse desarrollado ahora - y esta capa gobernante ciertamente suprimirá estos movimientos para mantener la existencia y el desarrollo continuos del sistema de propiedad privada. Si en ese momento las tropas cubanas aún no se han retirado de Angola, estarán en una posición muy avergonzada; si continúan apoyando a la capa gobernante actual, pueden incluso jugar un papel contrarrevolucionario.

En comparación con Angola, Etiopía es mucho más grande, más antigua y civilizada. Este país ha pasado por la oposición de la dictadura monárquica y la expulsión del emperador, que sin duda son progresistas. Los gobernantes actuales son aquellos líderes que se opusieron a la monarquía. Al principio recibieron el apoyo del imperialismo estadounidense, pero luego se dirigieron a la Unión Soviética. No sé muy bien por qué tuvieron ese giro. Quizás sea porque la Unión Soviética les da algunas ventajas. 

La Unión Soviética había ayudado a Egipto a construir presas, le había regalado municiones, había enviado asesores militares para entrenar al ejército egipcio, y con todo esto trató de ganar a Egipto a su lado; el resultado, sin embargo, fue que Sadat expulsó a todo el personal soviético. La Unión Soviética tropezó con los mismos fracasos en Somali y Sudán. Y así, la Unión Soviética hizo todo lo posible para ganar Etiopía. 

Aunque el imperialismo estadounidense en ese momento apoyó a Etiopía, no fue cortés con quienes recibieron su ayuda. Quizás esta sea la razón por la que Etiopía recurrió a la Unión Soviética en busca de ayuda, ya que la Unión Soviética no solo le da municiones y ayuda material a Etiopía, sino que también hace todo lo posible por congraciarse con la capa gobernante del país.

En la parte noreste de Etiopía hay una minoría nacional llamada Eritrea con aproximadamente 3 millones de habitantes. Era una amenaza para el nuevo régimen, por lo que el nuevo gobierno se acercó a la Unión Soviética y le pidió a la Unión Soviética que le dijera a Cuba que enviara tropas para apoyarla: En ese momento en que Etiopía y Somalia tenían enfrentamientos, las tropas cubanas apoyaban a la antigua. 

Los gobernantes de Etiopía son peores que los de Angola. Antes eran oficiales militares de la monarquía y sus vidas han sido muy corruptas. Aunque llevaron a cabo reformas agrarias parciales después de derrocar a la monarquía y distribuyeron las tierras de la familia real anterior y de algunos grandes terratenientes a los campesinos, continuaron preservando el sistema de propiedad privada. 

Para reprimir a unos 3 millones de personas pertenecientes a minorías nacionales, solicitaron el apoyo de las tropas cubanas. Sobre este punto, Cuba no se atrevió a enviar sus ejércitos a atacar a la minoría nacional. Estos gobernantes son hostiles a la juventud, los estudiantes y los izquierdistas. En el futuro, seguramente reprimirán el movimiento de masas como lo hizo Chiang Kai-shek. 

Para Cuba era peor apoyar a Etiopía que a Angola, porque la primera no estaba bajo el ataque de fuerzas reaccionarias apoyadas por el imperialismo, y aún conservaba las relaciones de propiedad privada e incluso reprimía brutalmente a su minoría nacional. Es un régimen muy reaccionario. Castro estaba muy avergonzado por esto y por eso no envió tropas (solo suministró armas) para atacar a esa minoría nacional. los estudiantes y los izquierdistas. 

En el futuro, seguramente reprimirán el movimiento de masas como lo hizo Chiang Kai-shek. Para Cuba era peor apoyar a Etiopía que a Angola, porque la primera no estaba bajo el ataque de fuerzas reaccionarias apoyadas por el imperialismo, y aún conservaba las relaciones de propiedad privada e incluso reprimía brutalmente a su minoría nacional. Es un régimen muy reaccionario. Castro estaba muy avergonzado por esto y por eso no envió tropas (solo suministró armas) para atacar a esa minoría nacional. los estudiantes y los izquierdistas. 

En el futuro, seguramente reprimirán el movimiento de masas como lo hizo Chiang Kai-shek. Para Cuba era peor apoyar a Etiopía que apoyar a Angola, porque la primera no estaba bajo el ataque de fuerzas reaccionarias apoyadas por el imperialismo, y aún conservaba las relaciones de propiedad privada e incluso reprimía brutalmente a su minoría nacional. Es un régimen muy reaccionario. Castro estaba muy avergonzado por esto y por eso no envió tropas (solo suministró armas) para atacar a esa minoría nacional. y aún conservó las relaciones de propiedad privada e incluso reprimió brutalmente a su minoría nacional. Es un régimen muy reaccionario. 

Castro estaba muy avergonzado por esto y por eso no envió tropas (solo suministró armas) para atacar a esa minoría nacional. y aún conservó las relaciones de propiedad privada e incluso reprimió brutalmente a su minoría nacional. Es un régimen muy reaccionario. Castro estaba muy avergonzado por esto y por eso no envió tropas (solo suministró armas) para atacar a esa minoría nacional.

En el pasado, la Unión Soviética también había ayudado a China; dio grandes cantidades de dinero, asesores y municiones para apoyar a Chiang Kai-shek y Wang Ching-wei del Kuomintang, ¡¿y cuáles fueron los resultados ?, ¿Son los gobernantes militares de Etiopía del mismo tipo que Chiang Kai-shek? Es difícil de decir y nadie puede garantizar que no lo sean. Por tanto, conviene aclarar estos supuestos apoyos internacionalistas. 

Los marxistas debemos preguntarnos: ¿a qué tipo de personas se les da el apoyo? ¿Son las masas revolucionarias o la burguesía? Evidentemente, Cuba apoya a la burguesía y no a las masas obreras y campesinas revolucionarias porque es la burguesía la que está en la posición dominante en Etiopía. Existe un gran problema con este tipo de "internacionalismo". Sobre este punto, el artículo de Hansen "El papel de Cuba en África" (Ver Revista de octubre de septiembre de 1978) tenía una vista muy cercana a la nuestra. Pero el SWP ya no menciona este artículo.

Nicaragua y Granada son países pequeños y no pueden jugar un papel importante. Granada solo tiene una población de 100.000 habitantes y Nicaragua solo 2 millones, aunque esta última puede jugar un papel explosivo en los países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Honduras. Estos países durante mucho tiempo bajo el control y la explotación del imperialismo estadounidense, son muy pobres y, por lo tanto, las revoluciones pueden ocurrir fácilmente. 

En Nicaragua, fue porque el régimen títere de Somoza de Estados Unidos fue lastimoso para el pueblo, que se vio obligado a rebelarse, como lo hizo el pueblo cubano en el pasado contra Batista. Por supuesto, debemos hacer todo lo posible para brindar apoyo y ayudar a promover la revolución en estos países a pesar de sus deficiencias. Pero no debemos adornarlos ni exagerarlos, y decir que su impacto puede cambiar la situación mundial.

Decimos que: las revoluciones en estos países serán un golpe para el imperialismo estadounidense y por eso esperamos que estos países se desarrollen hacia el socialismo. Pero debemos entender que estos países están demasiado atrasados, el peso de los trabajadores es muy pequeño y les será difícil construir la dictadura del proletariado; a lo sumo pueden construir regímenes al estilo de Cuba.

Es natural que Cuba apoye la revolución nicaragüense porque está demasiado aislada en América Latina. Por supuesto, necesita la ayuda de revoluciones en otros lugares, y ayudar a estos países significa ayudarse a sí mismo. Cabe recordar que estos países no pueden jugar un papel decisivo en la política de América Latina. Si las revoluciones en estos países pueden continuar desarrollándose, por supuesto pueden tener algún impacto y funcionar en los países latinoamericanos. Pero solo hay varios países de América Latina que pueden influir en toda la situación, como México, Brasil y Argentina. 

Aunque Argentina no es grande en tamaño o población, está industrializada, tiene una organización sindical bastante grande, por lo que su influencia política en América Latina es grande. México tiene 60 millones de habitantes y su industria tiene bastante fundamento. Brasil es aún más grande en tamaño y población (100 millones). Por supuesto, no me refiero a que otros países como Venezuela, Perú, Chile, Bolivia o Colombia no jueguen un papel en sus revoluciones;

Por lo tanto, la Cuarta Internacional debería construir partidos de masas en países latinoamericanos como México, Brasil y Argentina para llevar a la clase trabajadora a realizar revoluciones. Pero la actitud del SWP es la contraria. Debido a la ruptura con la fracción de Nahuel Moreno, el SWP se siente decepcionado con el movimiento trotskista en América Latina, por lo que solo puede ver países como Cuba, Nicaragua y Granada. No tiene una visión y un plan de conjunto para los países latinoamericanos. Se puede concebir que una sección fuerte construida por nosotros en México, Argentina, etc. sea más útil que varias revoluciones nicaragüenses.


Nahuel Moreno enfrentó a la dirección de Pablo y Mandel dentro de la IV Internacional  


Como se mencionó anteriormente, Cuba, debido a su aislamiento en el hemisferio occidental, debe por supuesto apoyar la revolución nicaragüense y hacer todo lo posible para poner a Nicaragua, etc., bajo su influencia como países satélites de Cuba. Pero cuando Cuba apoya a estos países, aún debe mirar la actitud de Moscú. Moscú es muy reacio a este respecto, porque si la Unión Soviética quiere establecer su influencia en Centroamérica, los Estados Unidos inevitablemente intervendrán. Ya ha dado el aviso y llegará a intervenir militarmente; su actitud actual hacia El Salvador es un ejemplo obvio. La actitud de la burocracia moscovita es muy vacilante; solo quiere actuar a través de Cuba.

Por tanto, se puede decir que el internacionalismo de Cuba está bajo la influencia de la Unión Soviética y lo decide la política exterior de la Unión Soviética. La política exterior básica de la Unión Soviética es: ninguna revolución, especialmente ninguna revolución en los países avanzados. Pero debe hacer algunos movimientos para colocar a Estados Unidos en una posición difícil a fin de aumentar su poder de negociación. Este es el significado de sus actividades en países africanos como Egipto, Somali y Etiopía. Bajo este tipo de control de la Unión Soviética, Cuba no puede tener mucho espacio para actividades.

¿Qué es entonces una política internacionalista? Lenin y Trotsky establecieron la Tercera Internacional y, a través de ella, establecieron partidos comunistas en varios países para ayudar a la revolución. La política de Lenin hacia los países atrasados ​​no era simplemente ayudar a la burguesía, sino hacer que la revolución democrático burguesa pasara a la revolución socialista. Y para los países avanzados, se llevarían a cabo revoluciones socialistas. Estos son muy claros y no necesitan repetición.

¿Cómo está entonces Castro? Destaca la ayuda a los pueblos oprimidos. Es correcto. Lenin había considerado las revoluciones democráticas nacionalistas en los países atrasados ​​como un factor muy importante de la revolución proletaria mundial, porque pueden debilitar al imperialismo, pueden ayudar a las revoluciones proletarias en los países imperialistas y, al mismo tiempo, significa ayudar a los pueblos oprimidos a pasar al socialismo. revoluciones a través de revoluciones democráticas. 

Pero, ¿en qué se basa Castro? Solo admira a la Unión Soviética. Pero la Unión Soviética, bajo el control de la burocracia estalinista, se ha convertido en el país más reaccionario que se opone a la revolución mundial. Hay dos campos reaccionarios principales en el mundo de hoy: uno son los países imperialistas encabezados por Estados Unidos, y el otro son los estados obreros degenerados y deformados encabezados por la Unión Soviética. 

Este último es incluso más brutal que el imperialismo; un ejemplo es Europa del Este bajo su control. No puede haber la victoria final del socialismo sin la eliminación de estas dos fuerzas reaccionarias. Castro dijo que sin la Revolución de Octubre no hay Cuba. Tal dicho es medio correcto. La Revolución de Octubre produjo una nueva relación de propiedad, y esta relación ayuda a Cuba. 

Pero no dijo una palabra sobre la dictadura burocrática. Esta dictadura burocrática es un obstáculo para la revolución mundial y está jugando el papel más reaccionario - sobre esto Castro tampoco ha dicho una palabra. No comprende en absoluto que la Revolución de Octubre ha sido traicionada, que lo que queda de la Revolución de Octubre es sólo la relación de propiedad nacionalizada, pero las propiedades nacionalizadas están totalmente controladas y en poder de la burocracia; es sólo por sus propios intereses que la burocracia ocasionalmente ayuda a algunos países para facilitar su trato con el imperialismo.

Castro abandona por completo este punto porque Cuba necesita el apoyo de la Unión Soviética o de lo contrario no puede sobrevivir. Entonces, quizás se pueda perdonar que Castro no se atreva a decir la verdad sobre la dictadura burocrática de la Unión Soviética. Pero no se puede perdonar si nuestros líderes del SWP tampoco mencionan esto pero, siguiendo a Cuba, también ocultan la verdad sobre la Unión Soviética. Tal acto sería objetivamente una traición al trotskismo porque concede excesivamente a Castro.

Finalmente, tengo tres puntos de resumen:

En primer lugar, el SWP destaca que no existe un sistema burocrático en Cuba.

Nadie niega que hay burócratas en Cuba, y los documentos del SWP también lo admiten. Por supuesto, los burócratas deben distinguirse de la dictadura burocrática. Los burócratas existen inevitablemente en las revoluciones de los países atrasados. Sólo en los países avanzados donde el proletariado constituye la mayoría y los trabajadores tienen un alto nivel cultural, se puede establecer la dictadura más democrática del proletariado, la más democrática para los trabajadores y la dictadura para la burguesía. 

¿Es la situación burocrática en Cuba tan grave que se ha convertido en una dictadura burocrática o en una autocracia? Si se ha desarrollado a un nivel tan dictatorial, entonces se requiere una revolución política para derrocar a la burocracia. Un joven compañero del SWP me escribió y me dijo que pensaba que en Cuba se había producido una casta burocrática dictatorial, que debe ser derrocado por una revolución política. 

Soy muy prudente al considerar esta cuestión. Considero que existe un sistema burocrático en Cuba porque no tiene ninguna organización soviética. Sin la elección democrática del proletariado, el régimen se producirá inevitablemente de manera burocrática. El problema es en qué medida se ha desarrollado este sistema burocrático. En ese momento, le contesté a ese compañero que, no tengo mucha información sobre el desarrollo del sistema burocrático en Cuba, pero es seguro que existe un sistema burocrático en Cuba; sin embargo, no está tan endurecido como los de la Unión Soviética o China, porque el pueblo cubano aún disfruta de cierto grado de democracia. 

Considero que existe un sistema burocrático en Cuba porque no tiene ninguna organización soviética. Sin la elección democrática del proletariado, el régimen se producirá inevitablemente de forma burocrática. El problema es en qué medida se ha desarrollado este sistema burocrático. En ese momento, le respondí a ese compañero que, no tengo mucha información sobre el desarrollo del sistema burocrático en Cuba, pero es seguro que existe un sistema burocrático en Cuba; sin embargo, no está tan endurecido como los de la Unión Soviética o China, porque el pueblo cubano aún disfruta de cierto grado de democracia. Considero que existe un sistema burocrático en Cuba porque no tiene ninguna organización soviética. 

Sin la elección democrática del proletariado, el régimen se producirá inevitablemente de forma burocrática. El problema es en qué medida se ha desarrollado este sistema burocrático. En ese momento, le respondí a ese compañero que, no tengo mucha información sobre el desarrollo del sistema burocrático en Cuba, pero es seguro que existe un sistema burocrático en Cuba; sin embargo, no está tan endurecido como los de la Unión Soviética o China, porque el pueblo cubano aún disfruta de cierto grado de democracia. El problema es en qué medida se ha desarrollado este sistema burocrático. 

En ese momento, le respondí a ese compañero que, no tengo mucha información sobre el desarrollo del sistema burocrático en Cuba, pero es seguro que existe un sistema burocrático en Cuba; sin embargo, no está tan endurecido como los de la Unión Soviética o China, porque el pueblo cubano aún disfruta de cierto grado de democracia. El problema es en qué medida se ha desarrollado este sistema burocrático. 

En ese momento, le contesté a ese compañero que, no tengo mucha información sobre el desarrollo del sistema burocrático en Cuba, pero es seguro que existe un sistema burocrático en Cuba; sin embargo, no está tan endurecido como los de la Unión Soviética o China, porque el pueblo cubano aún disfruta de cierto grado de democracia. Un artículo de Hansen decía que existe un sistema burocrático en el ejército cubano. Esto es natural porque existe un sistema jerárquico en el ejército que fácilmente da lugar a la burocratización. 

El artículo también menciona a un poeta llamado Padilla que fue arrestado y obligado a arrepentirse. Este hecho debe tenerse en cuenta porque la Unión Soviética y China también oprimen a los disidentes de esta manera, no permitiendo ninguna democracia o libertad, no permitiendo la publicación de ideas o puntos de vista diferentes, incluida la literatura.

Posteriormente, algunos miembros del SWP visitaron Cuba y cuando regresaron informaron que el pueblo cubano tiene libertad de actividades, etc. Creo que esto es posible. Castro no es tan arbitrario como Stalin ni brutal como Mao Zedong. Tiene algo de inteligencia y sabe que Cuba es solo un país pequeño en un aislamiento extremo y las masas no deben estar demasiado oprimidas o de lo contrario Cuba tendrá dificultades para sobrevivir. Y entonces, no estoy de acuerdo con la opinión de que ahora se requiere una revolución política para derrocar al régimen cubano. 

Pero tampoco estoy de acuerdo con la gente que piensa que no existe un sistema burocrático en Cuba. El arresto de ese poeta tiene su significado simbólico. Además, no hay soviet en Cuba ni centralismo democrático en el partido cubano. Para todo el tiempo, solo Castro da discursos; es como un emperador en Cuba, y sus palabras son decretos reales. Esta situación es, obviamente, la manifestación de un sistema burocrático. El SWP adorna demasiado a Cuba y pasa por alto su hecho de burocratismo.

En segundo lugar, el SWP piensa que Cuba está practicando la dictadura del proletariado, practicando el internacionalismo proletario, y no hay un sistema burocrático; es como la era de la Unión Soviética de Lenin. Incluso compara a Castro con Lenin y la revolución cubana con la Revolución de Octubre.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre la revolución cubana y la revolución de octubre?

La Revolución de Octubre se llevó a cabo después de varias décadas de preparativos. Desde la fundación de Plejanov del Grupo de Liberación del Trabajo hasta la posterior creación del Partido Laborista Socialdemócrata, ha habido muchas luchas ideológicas serias, en particular la lucha entre los bolcheviques y los mencheviques y la lucha entre la teoría de la revolución por etapas y la teoría de la revolución permanente. 

Posteriormente, se produjo la guerra mundial y la actitud hacia el imperialismo ruso se convirtió en una lucha decisiva y se desarrolló el marxismo más profundo, representado por Lenin y Trotsky. Y así, la Revolución de Octubre podría llevarse a cabo sin contratiempos basándonos básicamente en las palabras dichas anteriormente. Las decisiones coyunturales se derivaron de bases ideológicas pasadas. Por tanto, la Revolución de Octubre fue una típica revolución proletaria en la que, bajo la dirección del marxismo radical, el proletariado llevó a los campesinos a llevar a cabo una profunda revolución socialista en un gran país. La revolución sacudió al mundo entero y cambió el curso de la historia humana.

¿Cómo fue la revolución cubana? Antes de la revolución, Castro era demócrata e incluso humanitario; nunca había recibido ninguna educación sobre el marxismo. Bajo el impacto de la victoria revolucionaria de 1949 del Partido Comunista de China, llevó a cabo una guerra de guerrillas. En circunstancias particulares, es decir, antes de que Estados Unidos pudiera intervenir, dirigió al ejército guerrillero a tomar el poder político. 

Fue una revolución pequeñoburguesa. Fue solo después de tomar el poder cuando quiso obtener la ayuda de otros países, es decir, de la Unión Soviética, que cooperó con el Partido Comunista y se involucró en un poco de marxismo. Castro es una figura de acción, es decir, en su realización de la guerra de guerrillas. Ahora los líderes del SWP enfatizan que ellos mismos son del tipo de acción, lo que significa enfatizar la guerra de guerrillas. 

No entienden las palabras de Lenin: "Sin teoría revolucionaria, no hay acción revolucionaria". Castro fue originalmente un revolucionario pequeño burgués, es decir, un nacionalista pequeño burgués y un radical democrático. Por suerte obtuvo la victoria debido a la excesiva corrupción de Batista. Pero después de la victoria, todavía cooperó con la burguesía para establecer un gobierno de coalición. 

Fue solo porque la burguesía era una amenaza para él que se vio obligado a excluir a la burguesía del poder político y establecer su propio gobierno. Pero este gobierno no pasó por la elección democrática del proletariado. Por lo tanto, la revolución cubana es totalmente incomparable con la Revolución de Octubre, y comparar a Castro con Lenin es, de hecho, degradar a Lenin. un nacionalista pequeño burgués y un radical democrático. Por suerte obtuvo la victoria debido a la excesiva corrupción de Batista. 

Pero después de la victoria, todavía cooperó con la burguesía para establecer un gobierno de coalición. Fue solo porque la burguesía era una amenaza para él que se vio obligado a excluir a la burguesía del poder político y establecer su propio gobierno. Pero este gobierno no pasó por la elección democrática del proletariado. Por lo tanto, la revolución cubana es totalmente incomparable con la Revolución de Octubre, y comparar a Castro con Lenin es, de hecho, degradar a Lenin. un nacionalista pequeño burgués y un radical democrático. 

Por suerte obtuvo la victoria debido a la excesiva corrupción de Batista. Pero después de la victoria, todavía cooperó con la burguesía para establecer un gobierno de coalición. Fue solo porque la burguesía era una amenaza para él que se vio obligado a excluir a la burguesía del poder político y establecer su propio gobierno. Pero este gobierno no pasó por la elección democrática del proletariado. 

Por lo tanto, la revolución cubana es totalmente incomparable con la Revolución de Octubre, y comparar a Castro con Lenin es, de hecho, degradar a Lenin. Fue solo porque la burguesía era una amenaza para él que se vio obligado a excluir a la burguesía del poder político y establecer su propio gobierno. Pero este gobierno no pasó por la elección democrática del proletariado. 

Cabe señalar que en la década de 1980, una persona que no comprende la Revolución de Octubre, no comprende la degeneración de la Unión Soviética, no comprende la lucha entre Trotsky y Stalin, no puede ser llamado marxista en absoluto, y es simplemente un idiota que sólo puede recitar de manera sencilla citas de Marx y Engels. Castro nunca ha mencionado el nombre de Trotsky, e incluso insultó a los trotskistas en 1963 y denigró a los miembros del SWP como agentes del imperialismo estadounidense.

En tercer lugar, está la cuestión de si Cuba puede liderar la revolución mundial. Ésta es una cuestión central.

Mary-Alice Waters no ha expresado este punto claramente en sus artículos, pero en otras ocasiones escuché al SWP proponer que la Cuarta Internacional debería cooperar con Castro para liderar la revolución mundial. Los artículos de Waters también reflejan el punto de vista de Cuba en el camino de liderar la revolución mundial.

Ésta es una cuestión central y muy grave porque afectará el destino de toda la humanidad.

El trotskismo y la tendencia de Castro son fundamentalmente diferentes. De Castro, solo podemos decir eso porque hasta el día de hoy, él todavía va en una dirección revolucionaria y por eso debemos darle un apoyo crítico. Pero es solo una broma decir que nos uniremos a él para liderar la revolución mundial.

Es porque Castro no tiene en absoluto un programa de revolución mundial; incluso si lo tiene, son solo acciones como ayudar a Angola y Etiopía. No comprende nada en absoluto sobre el programa político de revolución mundial de Trotsky: el Programa de Transición de la Cuarta Internacional. La Unión Soviética se ha degenerado durante medio siglo. La opresión de los trabajadores y campesinos de la Unión Soviética por parte de la burocracia soviética y su aplastamiento del pueblo de Europa del Este es un hecho universalmente conocido. 

Una persona que no dice una palabra sobre este hecho es, si no un idiota o un ciego, encubriendo deliberadamente a la burocracia soviética. Todavía se puede perdonar si Castro encubriera a la burocracia soviética para obtener la ayuda material de la Unión Soviética. Pero para la revolución mundial, la dictadura burocrática de la Unión Soviética no debe ser encubierta en absoluto. 

En la actualidad, hay dos tipos de revoluciones en la revolución mundial: una está llevando a cabo revoluciones socialistas en países capitalistas (incluso en países avanzados y atrasados) y la otra está llevando a cabo revoluciones políticas en estados obreros. Las personas bajo la opresión de dictaduras burocráticas constituyen más de un tercio de la población mundial. 

La realización de estos dos tipos de revoluciones está claramente escrita en el Programa de Transición. ¿Castro aceptará hacer una revolución en la Unión Soviética? ¿Aceptará derrocar el régimen opresivo de la burocracia soviética y establecer el sistema de democracia proletaria en Europa del Este? Es muy difícil, porque esto destruirá fundamentalmente su ayuda de la burocracia de la Unión Soviética. 

¿Se puede concebir que Castro pueda hacerlo? Si nosotros, para concederle a Castro, nos abstenemos de mencionar la revolución política en la Unión Soviética, será fundamentalmente traicionar al trotskismo ya la Cuarta Internacional, y rendirse al estalinismo y ser cautivos del estalinismo. ¿Debemos insistir en los dos tipos de revoluciones en el programa de la Cuarta Internacional? ¿Puede Castro aceptar emprender una revolución para derribar la burocracia en la Unión Soviética? Estas dos preguntas deben ser respondidas por los líderes del SWP.

16 de marzo de 1981

Posdata: Las preguntas envueltas en esta charla no solo son extensas sino también muy realistas, pues las opiniones del SWP han provocado muchas diferencias y en particular han llevado a la formación de dos posiciones contrarias dentro de la Secretaría Unida, y que se manifestó en dos borradores resoluciones sobre Cuba. Esta pregunta merece especial atención y discusión para que uno pueda expresar sus propias ideas.


Deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista!