es

Porque los Marxistas seguimos a Nahuel Moreno

Por La Marx International

Nahuel Moreno es sinónimo de Marxismo, y el Marxismo es sinónimo de Nahuel Moreno. De de no haber sido por la batalla que Nahuel Moreno dió durante 40 años contra el revisionismo, probablemente el Marxismo habría desaparecido. El Marxismo existe gracias a la fundación y desarrollo de una trinchera de protección que organizó Nahuel Moreno por mas de 40 años durante toda la posguerra del siglo XX, un bastión que constituyó una línea formidable de defensa del Marxismo. Nahuel Moreno denominó a esta trinchera "trotskismo ortodoxo", y conformó una corriente política cuya construcción, edificación, y desarrollo lo convirtió en el dirigente trotskista mas importante desde la posguerra a hoy.  Ésta es la razón por la cual los Marxistas seguimos la línea teórico- política que elaboró Nahuel Moreno

Apenas incorporado a la vida militante, y con escasa experiencia Nahuel Moreno comprendió rápidamente que la rama mas moderna y actual del Marxismo, el trotskismo, corría serio peligro de ser destruída y de desaparecer. Nahuel Moreno entendió que el ataque mas grave, y peligroso que estaba recibiendo el trotskismo, y por lo tanto el Marxismo, no provenía de los gobiernos imperialistas, capitalistas, de la policía, los estados burgueses o el stalinismo. Todas esas instituciones vienen trabajando para destruir el Marxismo desde siempre, ya sea con los estados que encarcelan y matan a Marxistas, hasta el Stalinismo que torturó, asesinó, y masacró a miles de trotskistas. Moreno comprendió que si bien el accionar de todas instituciones es `peligroso, el peligro mas grande que amenazaba al Marxismo no provenía de allí, sino de la propia conducción de la IV Internacional.

León Trotsky
León Trotsky

Es decir, Nahuel Moreno comprendió que el mayor peligro para el trotskismo provenía de los propios dirigentes trotskistas. Que los dirigentes trotskistas que se habían colocado al frente de la IV Internacional tras la muerte de León Trotsky, eran revisionistas y estaban destruyendo al trotskismo. Y por lo tanto estaban destruyendo al Marxismo, por lo cual consideró que la tarea mas importante de todas era enfrentar a estos dirigentes trotskistas en defensa del Marxismo, y el trotskismo. Para comprender mejor el rol fundamental de Nahuel Moreno es indispensable comprender que es el revisionismo.

El revisionismo destruye al Marxismo

Desde que nació, el Marxismo es atacado en forma permanente y sistemática por los capitalistas, el imperialismo, sus gobiernos, funcionarios, medios de prensa, Universidades, la Iglesia, etc. porque es la única disciplina científica que cuestiona los intereses de las clases dominantes. Las demás disciplinas científicas como las matemáticas, la física, la biología, la arqueología, la psicología, o la medicina, etc, implican grandes avances para la Humanidad, pero no cuestionan en general ni las ganancias, ni los bienes de las clases capitalistas. La burguesía no ve peligrar su control del poder por los avances de la física, o las matemáticas. Pero se alarma si avanza el Marxismo.

Producto de este ataque permanente que recibe el Marxismo, es que necesita ser permanentemente defendido, sin esa defensa, el Marxismo sería destruido, y desaparecería. Para defender el Marxismo no sólo se trata de proteger sus postulados fundamentales de los ataques, sino además de incorporar nuevos elementos a la teoría que la actualicen porque como toda teoría científica, el Marxismo necesita ser permanentemente actualizado para poder desarrollarse y fortalecerse. La tarea de incorporar nuevos elementos a la teoría Marxista que ratifican, y fortalecen sus bases fundacionales se llama "actualización" del Marxismo.

Pero la incorporación de nuevos elementos que atacan las bases fundacionales del Marxismo para debilitar y destruir al Marxismo se llama "revisionismo". El revisionismo es lo opuesto a la actualización. El ataque que más daño, y mayor confusión provoca al Marxismo son los que llevan adelante los revisionistas porque golpean al Marxismo desde "dentro", actúan "revisando" sus postulados fundamentales. El revisionismo es la corriente política que busca destruir los pilares, bases y cimientos del Marxismo, y actúa desmantelando la teoría Marxista, "en nombre del Marxismo" planteando básicamente 3 cosas que van completamente contra el Marxismo:

1) Que las condiciones para la revolución no están maduras. El capitalismo puede seguir desarrollando las fuerzas productivas por sobre las destructivas, y por lo tanto puede aún jugar algún un rol progresivo para la Humanidad.

2) Que existen sectores de la burguesía y las clases dominantes que pueden cumplir un rol progresivo, y por lo tanto debemos apoyar y defenderlas contra los "sectores reaccionarios", y el "advenimiento de la derecha".

3) Que por lo tanto no es necesario una estrategia, ni una organización revolucionaria. La estrategia y organización reformista es suficiente para "presionar" a que los gobiernos y regímenes capitalistas sigan un rumbo progresivo, contra las tendencias reaccionarias.

Estos 3 postulados del revisionismo conducen inevitablemente a las organizaciones Marxistas a votar, apoyar o integrar coaliciones y gobiernos capitalistas, bajo el argumento de que como las "condiciones no están maduras para la revolución" resulta entonces indispensable apoyar lo mas progresivo, o progresista que pueda dar la burguesía y el capitalismo contra los elementos reaccionarios. El revisionismo abrió una nueva etapa en las organizaciones Marxistas, socialistas o de izquierda en la que comenzaron a apoyar, colaborar o integrarse a gobiernos capitalistas que comenzó a partir de 1899 cuando Alexandre Millerand del Partido Socialista se integró como ministro en el gobierno capitalista de Francia. Tras ello, comenzaron a surgir las  "políticas de conciliación de clases" y los "gobiernos de colaboración de clases", con funcionarios de partidos obreros, o Marxistas apoyando, o integrándose a las coaliciones, y gobiernos capitalistas.

El apoyo, colaboración o integración a gobiernos capitalistas destruye al Marxismo y sus organizaciones, porque desaparecen como alternativa al capitalismo. Tras la muerte de León Trotsky el revisionismo pasó a dominar la dirección de la IV Internacional bajo la dirección del dirigente griego Michel Pablo, y el belga Ernest Mandel, quienes hundieron a la IV Internacional en una profunda crisis, y comenzaron a destruirla llevándola a la actual situación de disgregación, y virtual desaparición en la actualmente se encuentra. Pero el revisionismo no nació con Pablo y Mandel, había nacido mucho antes. Hay 3 olas revisionistas que han impactado sobre el Marxismo y veremos a continuación.

Las 3 "olas" del revisionismo anti- Marxista

El revisionismo ha aparecido a través de la historia mediante 3 grandes "olas". La 1era fue la "socialdemocracia" que encabezaron Bernstein, Bebel, y Kautsky. La socialdemocracia planteó que los países más avanzados de la época "no estaban maduros" para la revolución porque el capitalismo tenía mas "capacidad de adaptación y flexibilidad" debido a la aparición del crédito, los monopolios, cartels, y truts,  y porque la clase obrera estaba en condiciones de hacinamiento, ingreso incierto, insuficiente y mal educada. Plantearon que se podía llegar al socialismo por la vía gradual, por reformas, y por vía electoral, ganando parlamento y bancas.

Kautsky y Bernstein
Kautsky y Bernstein

Esta corriente formulaba un impulso al cooperativismo, y un programa en que la lucha era por reformas progresivas al capitalismo, lo cual sentó las bases del "reformismo". Todo éste planteo tiene mucha fuerza hoy en la izquierda mundial campista, stalinista, y evasionista organizada en la Internacional Progresista. 

Quienes encabezaron la lucha y defensa del Marxismo contra esta 1er ola revisionista fueron en primer lugar el propio Karl Marx en su célebre texto "Crítica al Programa de Gotha", y luego Federico Engels con el trabajo "Crítica al Programa de Erfurt"

Tras la muerte de Marx y Engels la lucha contra el revisionismo fue encabezada por Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo, y Karl Liebneck, quienes enfrentaron a Bernstein, Bebel, y Kautsky y a la mayoría de la dirección del SPD de Alemania, que encabezaban la corriente revisionista mundial.

La 2da "ola revisionista" del Marxismo fue el Stalinismo. Fue la encabezada por Stalin, Radek, y Bujarin, y la burocracia del Partido Comunista de la Unión Soviética quienes plantearon que en los países en desarrollo, o sea en la mayoría del mundo capitalista, las condiciones para la revolución "no estaban "maduras", porque allí el capitalismo debía atravesar una fase histórica de desarrollo de las fuerzas productivas. Para el Stalinismo en esos países la revolución debía ser "en dos etapas", la primera de apoyo a la burguesía en la cual los Marxistas debían unirse a los partidos burgueses en coaliciones, e incluso en el gobierno burgués sumándose junto a la burguesía en los gobiernos del "Frente Popular" .

Josif Stalin y Nikolai Bujarin
Josif Stalin y Nikolai Bujarin

Era una versión de la traición de Milleirand de 1899 con nuevas formas de plantear los mismos argumentos. Producto de que para el stalinismo la lucha por el socialismo mundial no estaba planteada, el stalinismo planteó la "Teoría del Socialismo en un solo país", estrategia para la cual era necesario establecer una "Convivencia Pacífica" con el imperialismo. Quienes encabezaron la lucha y defensa del Marxismo contra esta 2da ola revisionista fueron León Trotsky y el equipo de dirección que emprendió la lucha contra el Stalinismo, hasta que Trotsky fue asesinado por agentes de Stalin en México.

La 3era "ola revisionista" del Marxismo fue el Pablismo y Mandelismo. Fue la encabezada por Michel Pablo, y Ernest Mandel en el movimiento trotskista. Pablo y Mandel plantearon que las condiciones para la revolución "no estaban "maduras" porque el mundo iba camino a la 3era Guerra Mundial. Que surgirían nuevos regímenes fascistas que obligarían al stalinismo a convertirse en una fuerza revolucionaria para enfrentar al fascismo, por lo cual había que unirse al stalinismo haciendo "entrismo" en esas organizaciones. Tras la salida de Michel Pablo, el belga Ernest Mandel tomó el liderazgo de la IV Internacional y formuló una variante de esta teoría planteando que las condiciones para construir el Socialismo "no estaban "maduras" porque el capitalismo estaba desarrollando las fuerzas productivas por sobre las destructivas.  

Ernest Mandel
Ernest Mandel

El mandelismo también proponía unirse a las direcciones traidoras, pero extendía la orientación no sólo al stalinismo sino que incluía también a las direcciones nacionalistas, pequeñoburguesas y guerrilleras que estaban en auge en esas décadas. La orientación de Mandel llevaba a que los grupos trotskistas se disgregaran dentro de las corrientes traidoras stalinistas, pequeñoburguesas y guerrilleras lo cual significaba lisa y llanamente liquidar la IV Internacional.

Quien encabezó la lucha y defensa del Marxismo contra esta 3era ola revisionista fue Nahuel Moreno quien luchó por más de 40 años contra la corriente encabezada por Mandel, el mandelismo. Muchos importantes dirigentes dieron lucha contra el revisionismo, pero solamente Nahuel Moreno fue capaz de construir una corriente internacional con miles de cuadros que dieron una batalla en defensa de los principios del Marxismo revolucionario.

El trostskismo "ortodoxo" o Marxismo "clásico"

Existen corrientes que reivindican a Nahuel Moreno. Éstas corrientes cuando trazan una visión de Moreno lo hacen en forma sumaria, administrativa, realzando los grandes hechos de su trayectoria, colocándolos a todos por igual. Moreno llevó a cabo verdaderas proezas, y hazañas militantes en el siglo XX: Sacó al trotskismo argentino de la marginalidad y de los círculos intelectuales llevándolo a los barrios obreros en los 40's, dirigió una corriente sindical de masas en Argentina enfrentando la dictadura de la "Libertadora" en los 50's, dirigió un poderoso movimiento campesino en el Perú en los 60's, envió brigadistas a participar de la revolución cubana también en los 60's, fundo la extraordinaria brigada Simón Bolívar que intervino en la revolución nicaraguense en los 70's, construyó un poderoso partido de vanguardia en Argentina, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), y uno de los partidos trotkistas mas grandes del mundo en los 80's el Movimiento al Socialismo (MAS). Sufrió cárcel, exilio, y superando todas las adversidades llevó a cabo una profunda y extraordinaria elaboración teórico- política, cuyo desarrollo es una herramienta indispensable para comprender la realidad actual de la lucha de clases mundial.

Para evaluar en forma correcta la contribución de Nahuel Moreno seguimos el método de León Trotsky que consideraba que su mas grande obra política era la fundación de la IV Internacional. Trotsky colocaba esa tarea por encima de la Revolución Rusa o la dirección del Ejército Rojo. Opinaba que haber hecho una pequeña reunión de un puñado de militantes en los suburbios de París, había sido aún más importante que dirigir la Revolución Rusa. Fundar la IV Internacional lo consideró: "la tarea mas importante de su vida militante" en sus propias palabras. Hacía esta evaluación alrededor de una conclusión muy profunda: El Marxismo estaba amenazado de muerte por el revisionismo stalinista, sin la fundación de la IV Internacional el Marxismo corría el riesgo de desaparecer. 

Nahuel Moreno
Nahuel Moreno

Siguiendo el método de Trotsky, evaluamos que la mayor contribución de Nahuel Moreno al Marxismo es la construcción del "trotskismo ortodoxo"El mas grande aporte de Nahuel Moreno es la lucha contra el revisionismo, y la defensa del "Marxismo clásico" contra el revisionismo en medio de una lucha que el mismo reconoció estuvo plagada de errores, de marchas y contramarchas, de avances y retrocesos. Exponer sumariamente los hechos protagonizados por Moreno como lo hacen las corrientes que aún lo reivindican, es una maniobra política para ocultar lo mas importante de su legado.

Los Marxistas seguimos a Nahuel Moreno porque cuando el Marxismo estuvo al borde de la muerte cercado por el revisionismo mandelista, Nahuel Moreno fue quien constituyó una corriente política en su defensa. Es decir, nuestro balance de Nahuel Moreno es completamente diferente, tiene una jerarquía, para nosotros hubo una tarea central de Nahuel Moreno que está por sobre todas las demás: La lucha contra el Revisionismo. 

Ésta tarea constituyó el mas importante legado de su vida militante que supera en gran medida a todas otras grandes tareas emprendidas por Nahuel Moreno como la Brigada Simón Bolívar o la lucha campesina en el Perú. Hay infinidad de dirigentes revolucionarios con la misma entrega militante, y el mismo internacionalismo que Moreno, pero lo que distingue a Moreno de todos los demás es que no dejó una guía para enfrentar y derrotar a los revisionistas. Este balance tiene un carácter funcional, práctico, y actual para afrontar la crisis de la izquierda mundial que se agrava día, a día. 

Es útil hoy mas que nunca dado que el 99% de las corrientes de izquierda son revisionistas y reformistas. Del método de evaluación de las trayectorias de como las de León Trotsky o Nahuel Moreno se desprende una conclusión que se establece como una Ley para la construcción de los partidos revolucionarios: Para considerarse revolucionaria, una organización debe llevar adelante un combate sistemático y permanente al revisionismo. Todo partido u organización que no combate al revisionismo, es una organización reformista.  

A la vez, toda dirección que pretende ser revolucionaria, sólo podrá alcanzar su objetivo sobre la base de la lucha encarnizada, y la denuncia implacable contra el revisionismo, y los oportunistas. Ésta ley se desprende de la experiencia histórica del Marxismo y del rol que ha cumplido el revisionismo a lo largo de la historia. En los últimos 10 años de su vida militante la obra de Nahuel Moreno en la lucha contra el revisionismo alcanzó una unidad teórica, política, y metodológica sólida e indudable, un período que comienza con el trabajo "Un documento escandaloso" donde lleva adelante una polémica con Ernest Mandel, bautizado por la militancia como el "Morenazo", e incluye los trabajos, escuelas, y textos hasta los años 1985- 86. Toda una etapa que es la coronación y síntesis de 40 años de militancia. Veremos ahora paso a paso la batalla de Moreno contra el revisionismo.

La IV Internacional en la II Guerra Mundial

Para comprender la contribución de Nahuel Moreno en la defensa del trotskismo, se hace necesario evaluar que ocurría en la IV Internacional en 1942. En ese año, el mundo estaba en plena 2da Guerra Mundial, y la mayoría de los dirigentes trotskistas debían militar en la clandestinidad, sufrir cárcel, persecución de los nazis, y stalinistas. Bajo esas terribles condiciones se hacía casi imposible construir un equipo de dirección internacional, teniendo en cuenta que León Trotsky el principal dirigente había sido asesinado hacía sólo dos años. La dirección de la Cuarta Internacional había perdido a su principal dirigente y se encontraba dispersa en 3 estamentos: Por un lado Secretariado Internacional de la Cuarta Internacional radicado en Nueva York y dirigido por Jean van Heijenoort, el dirigente trotskista norteamericano secretario de León Trotsky que tenía muchas dificultades para mantener el contacto con las secciones nacionales, particularmente en la Europa ocupada por los nazis. 

Por otro lado había sido creado en enero de 1942 el Secretariado Europeo de la Cuarta Internacional en una conferencia organizada por trotskistas de Francia y Bélgica, en París, que estaba bajo la ocupación de las tropas nazis de Hitler. El principal dirigente de este organismo era el trotskista francés Marcel Hic que al año siguiente fundó en 1943 el Parti Ouvrier Internationaliste (POI), y establecía un militancia clandestina que lograba las conexiones entre el secretariado europeo y el resto de las secciones de la IV Internacional del resto del mundo a través de una librería en el pueblo de Saint- Hilaire du Touvet, propiedad de los padres de Marcel Hic. 

Por otro lado se encontraba el SWP (Socialist Workers Party) de Estados Unidos la sección mas importante de la IV Internacional, pero con la mayoría de su dirección y su principal dirigente James Cannon en prisión por su oposición a la participación de Estados Unidos en la guerra mundial. El epicentro de la lucha mundial de las masas estaba en Europa, allí los pueblos resistían la ocupación y ofensiva de los nazis y fascistas que comenzaron a ocupar los principales países y ciudades de Europa. El nazismo, y el fascismo eran acontecimientos políticos completamente novedosos para los Marxistas de la época que afrontaban hechos peculiares que no se habían visto antes, como por ejemplo ver a ciudades como París, Roma, o Bruselas, capitales de países capitalistas- imperialistas ocupadas por tropas Nazis.

El fenómeno abrió intensos debates en el seno de la IV Internacional ¿Cómo debían definirse los países ocupados por los nazis que sufrían una opresión nacional? ¿Estaba planteado el problema de la opresión nacional en países ocupados por los nazis a pesar de ser países imperialistas como Francia? Para Jean van Heijenoort en Nueva York, así como para Marcel Hic en Francia el centro de la política de la IV Internacional debía ser la lucha contra los regímenes nazis y fascistas que se imponían en Europa y por la expulsión de las tropas Nazis de ocupación. Esta debía ser la demanda central del programa de los trotskistas.

Marcel Hic dirigente del Secretariado Europeo de la Cuarta Internacional en 1942
Marcel Hic dirigente del Secretariado Europeo de la Cuarta Internacional en 1942

Jean van Heijenoort y el Secretariado Internacional radicado en Nueva York, así como el Secretariado Europeo y Marcel Hic tenían plena coincidencia que el centro de la política de la IV Internacional debía ser el problema democrático de la liberación nacional, la lucha por la expulsión de las tropas Nazis de ocupación, combinado con la defensa de las libertades democráticas que suponía la imposición de los regímenes nazis y fascistas, que habían eliminado libertades y derechos elementales. 

Van Heijenoort publicó en la revista Fourth International los trabajos "El Problema Nacional en Europa", y "Las Tareas Revolucionarias Bajo la Bota Nazi" a fines de 1942 donde explicaba que la etapa imperialista del capitalismo agravaba los problemas democráticos de las naciones oprimidas incorporando nuevos problemas a los ya existentes que la burguesía no había logrado resolver. Para éste sector encabezado por Jean Van Heijenoort y Marcel Hic el centro de la orientación de la IV Internacional era apoyar la resistencia de los partisanos, los guerrilleros, y los cuerpos populares armados que enfrentaron la resistencia Nazi. 

La demanda de expulsión de la ocupación Nazi incluía la implementación de todo tipo de tácticas, incluyendo arribar a acuerdos con los sectores burgueses de Francia que estuvieran de acuerdo con expulsar a los Nazis del país. Marcel Hic coordinó la apertura de una oficina de la resistencia en París estableciendo acuerdos con De Gaulle y los sectores burgueses que enfrentaban la ocupación Nazi. Pero la dirección del partido francés, y el secretariado europeo fue descabezada por la Gestapo, la policía política de los Nazis, que capturó a Marcel Hic a Jean Moulin, a David Rousset, a Roland Filiâtre, e Yvan Craipeau, arrestados y asesinados por al alto mando Nazi entre el 21 de junio y el 31 de octubre de 1943  y a gran parte de la dirección del POI quienes terminaron asesinados en los campos de concentración de Hitler.

Jean van Heijenoort dirigente del secretariado internacional de la IV Internacional en Nueva York
Jean van Heijenoort dirigente del secretariado internacional de la IV Internacional en Nueva York

Tras la desaparición de Hic, quien tomó el control del partido fue Michel Pablo el cual junto a otros sectores opinaban que apoyar a la resistencia francesa era una política "socialpatriota", que la ocupación no modificaba el carácter imperialista de Francia, y la resistencia al ocupante no podía hacerse de manera conjunta con la burguesía. Éste sector propuso que el trotskismo deje de apoyar a la resistencia, y no apoye a los partisanos lo cual se aprobó en enero de 1944 en la conferencia que eligió Pablo al frente del Secretariado Europeo. La dirección del SWP de Estados Unidos tenía una visión similar a la de Michel Pablo. 

Pero tanto la posición del SWP como la de Pablo de no apoyar la resistencia de los partisanos europeos contra la ocupación Nazi era una traición a la revolución mundial. Es algo similar a la postura que el 99% de la izquierda mundial tiene frente a los partisanos en la lucha de Liberación Nacional de Ucrania. La aplicación de ésta política de parte de los revisionistas encabezados por Pablo, Mandel y Pierre Frank desató una brutal crisis en la IV Internacional, ya que los trotskistas se retiraron de la resistencia, y esta lucha quedó en mano de los stalinistas que conquistaron el apoyo de masas, y salieron de la 2da Guerra Mundial convertidos en organizaciones de masas. 

La política de Michel Pablo de no apoyar a los Partisanos hizo que la IV Internacional se perdiera la oportunidad de dirigir la revolución mas importante de la historia de la humanidad. Producto de haber encabezado la liberación de los pueblos europeos mediante la derrota del régimen Nazi, el stalinismo surgió de la II Guerra Mundial fortalecido y con prestigio por haber sido parte de la derrota de Hitler. Tras la derrota de Hitler los grupos stalinistas que tomaron partido en el campo partisano, terminaron la guerra con millones de militantes en sus filas, incluso con el poder en Italia tras la caída de Mussolini. 

Pero la IV Internacional producto de la orientación de Pablo, salió de la guerra convertida en una corriente en crisis, completamente marginal, resquebrajada, con pocos militantes, cuyos grupos estaban enfrentados entre sí, y fraccionados internamente. La política de los revisionistas de no apoyar la resistencia partisana hundió a la IV Internacional en una profunda crisis, y le propinó un duro golpe que la condenó a la marginalidad por décadas, por haberse perdido la oportunidad de intervenir, y dirigir el proceso revolucionario más importante que dio la lucha de clases en la historia.

A medida que fue incorporándose a la IV Internacional y tomó conocimiento de éstos hechos, Nahuel Moreno hizo profundas refexiones sobre esta etapa de la IV Internacional. En la última escuela de cuadros de 1985 Moreno planteó: "... hay que explicar por qué somos todos marginales, después de cincuenta años. Yo empecé a pensar en este problema de la guerra ... Pero por qué somos tan poquitos? (los trotskistas). Entonces debe haber algún error de matriz. Y para mí es éste: No fuimos el ala revolucionaria de la lucha contra un régimen monstruoso ... que fue el nazismo. No fuimos el ala de un gran movimiento de masas". (Nahuel Moreno- Escuela de Cuadros 1985). 

Sobre el final de su vida militante Nahuel Moreno desarrolló este balance de la situación de la IV Internacional para explicar la crisis histórica y el rol nefasto y funesto que el revisionismo cumplió desde el principio mismo de la IV Internacional. El revisionismo llevó al trotskismo a sufrir un sufrir un golpe histórico del cual era muy difícil recuperarse. El secretariado internacional encabezado por Jean van Heijenoort radicado en Nueva York, quedó aislado y enfrentado a la dirección del SWP. Los distintas secciones del trotskismo comenzaron a fraccionarse y resquebrajarse, y fue en ésta situación en que se encontraba la IV Internacional, golpeada y copada por una dirección revisionista, cuando llegó Nahuel Moreno a incorporarse a la IV Internacional durante el Segundo Congreso de 1948.

Nahuel Moreno y la crisis de la IV Internacional

Nahuel Moreno asistió al Segundo Congreso de la Cuarta Internacional que tuvo lugar en Paris durante los meses de marzo y abril de 1948. El Congreso contó con la presencia de 50 delegados representando a 22 secciones de 19 países, de los cuáles América Latina fue considerada una sección dentro de la cual Nahuel Moreno participó como delegado simpatizante. Moreno era un joven de 24 años que no conocía los debates que atravesaban la IV Internacional, llegaba de una sección muy pequeña y pobre que debió hacer un enorme esfuerzo económico que incluyó colectas y actividades en barrios obreros para poder reunir el dinero del pasaje a París. Este aislamiento en que estaba sumido el GOM, la pequeña organización fundada por Nahuel Moreno en Argentina, llevó a que Moreno definiera que ellos desarrollaban un "trotskismo bàrbaro" es decir, aislado de la IV Internacional y al margen de los debates y resoluciones fundamentales que cruzaban a la organización. 

La llegada de Nahuel Moreno a la IV Internacional fue fundamental para salir del "trotskismo bàrbaro" y tomar conocimiento de la realidad de la IV Internacional. El Congreso se desarrolló en medio de una crisis profunda producto de la política desastrosa de los revisionistas encabezados por Michel Pablo, Pierre Frank, y Ernest Mandel en la 2da Guerra Mundial que habían lanzado la línea de no apoyar la lucha de los partisanos y la resistencia contra los ejércitos de ocupación nazis. La traición de haberle dado la espalda a la tarea democrática de la liberación nacional de los pueblos golpeó profundamente a todas las secciones de la IV Internacional, y abría crisis en ellas. 

En el SWP de los Estados Unidos surgía una corriente interna minoritaria encabezada liderada por Felix Morrow, Jean van Heijenoort y Albert Goldman que enfrentaba a la mayoría encabezada por Cannon y Hansen. En la sección inglesa se producía una ruptura y una mayoría del partido encabezada por Ted Grant y Jock Haston se conformaba en disidencia con el secretariado internacional encabezado por Pablo. La minoría de la sección inglesa encabezada por Gerry Healy contaba con el apoyo de la mayoría del SWP de Estados Unidos que apoyaba la política de los revisionistas encabezada por Pablo, Frank y Mandel.

La sección francesa se hundía en la crisis, y fracasaba en el intento de captar la ruptura en la juventud de la socialdemocracia francesa con lo cual retrocedía hacia 1949 a 317 militantes. El secretariado internacional encabezado por Pablo, Mandel, y Frank presentó al Congreso un documento que afirmaba que estaba en marcha "la preparación estratégica para una tercera guerra mundial", que "la Europa del Plan Marshall, como la Europa de Versalles y la Europa de Hitler, no será más que una Europa pauperizada e impotente" (Daniel Gaido- "Los orígenes del Pablismo: La Cuarta Internacional en la posguerra y la escisión de 1953" CONICET Digital)

Michel Pablo
Michel Pablo

Es decir el revisionismo de Pablo y Mandel ya planteaba hace casi 80 años los mismos disparates políticos que repite hoy el 99% de la izquierda mundial. Las caracterizaciones que hoy se presentan como "novedad teórica" de que vamos camino a una 3era Guerra mundial, y que vamos camino hacia el fascismo son en realidad los mismos disparates que el revisionismo planteó como plataforma fundacional hace décadas. Para colmo, también le erraban en la perspectiva de la economía mundial ya que pronosticaban "una Europa pauperizada", cuando Europa y el capitalismo se encaminaban hacia el "boom" de posguerra. 

Es decir, el revisionismo había hundido en una profunda crisis a la IV Internacional por su política de no apoyar a los partisanos, y ahora se encaminaba a hundir aún mas a la IV Internacional con nuevos y mas disparatados análisis, que no tenían nada que ver con la realidad.

Nahuel Moreno hizo su debut en el Congreso mundial enfrentando todos estos análisis disparatados de los revisionistas. Apoyó el documento de Jock Haston, y Bill Hunter que enfrentaban los análisis de Pablo y Mandel afirmando que con el Plan Marshall la economía de Europa iba a sufrir una recuperación (ídem- Deuxième Congrès Mondial de la IVe Internationale 1948b, pp. 124-126). Allí también estalló otro debate sobre la caracterización de los países del Este de Europa. Mandel sostenía que eran países capitalistas, mientras que Hoston en nombre de la mayoría de la sección británica y Nahuel Moreno sostenían que eran estados obreros.

Además, Nahuel Moreno en coincidencia con la mayoría de la sección británica planteaba que la IV Internacional debía exigir el retiro de las tropas del ejército rojo de esos países dado que las tropas de Stalin eran tropas de ocupación que amenazaban el derecho a la autodeterminación nacional. Para completar el cuadro de desastre que el revisionismo llevaba a cabo bajo su orientación el Segundo Congreso de la Cuarta Internacional aprobó una resolución presentada por Pierre Frank, que afirmaba que "la Segunda Guerra Mundial ha prácticamente reducido casi a la nada las veleidades de lucha antiimperialista de las burguesías de los países coloniales y semicoloniales" (ídem- Deuxième Congrès Mondial de la IVe Internationale 1948d, p. 246). 

Sabemos que la realidad fue en sentido diametralmente opuesto al documento de Frank: Tras el fin de la segunda guerra mundial la colonias del mundo como Argelia, Indochina, Vietnam, la India, etc. que pertenecían a los antiguos imperios coloniales llevaron a cabo espectaculares revoluciones antiimperialistas que dieron gran impulso a la revolución mundial. Es decir, el revisionismo con sus análisis y pronósticos desastrosos, que eran opuestos a la realidad de la lucha de clases mundial,  llevaba a los militantes de la IV Internacional al desastre. Pero además y como veremos, los análisis del revisionismo buscaban colocar una falsa realidad para justificar su política de capitulación y seguidismo al stalinismo y a todas las direcciones traidoras del movimiento de masas.

El "affaire yugoslavo" del revisionismo

El 28 de junio de 1948, a 2 meses de concluido el Segundo Congreso de la IV Internacional, el stalinismo mundial se rompió. Estalló una crisis entre Stalin dirigente del Partido Comunista de la URSS, y Josip "Tito" Broz, el líder del Partido Comunista de Yugoslavia. Stalin expulsó al Partido Comunista Yugoslavo (PCY), lo acusó de desviación nacionalista, le impuso un bloqueo comercial a Yugoeslavia y llamó a destituir a Josip "Tito" Broz, el líder del Partido Comunista de Yugoslavia. La escisión Tito- Stalin tomó totalmente por sorpresa a la dirección de la Cuarta Internacional que caracterizaba que Yugoslavia era un estado burgués, pero Pablo y Mandel se apresuraron a modificar la caracterización de Yugoeslavia declarándola estado obrero, para brindar su apoyo entusiasta a Tito, y desarrollar una política de sembrar ilusiones en el stalinismo yugoslavo considerándolo "progresivo" en relación al stalinismo de la URSS. 

Tito era un enemigo declarado del trotskismo, y asesino de trotskistas. En 1939 Tito escribió un ensayo titulado "El trotskismo y sus ayudantes", donde afirmaba que el trotskismo realizaba "actividades subversivas" realizando espionaje, sabotajes, actuando en favor de los bandidos fascistas, llamaba a Stalin el "mejor sucesor" de Engels y Lenin. Tito era un miembro del aparato stalinista inescrupuloso y calumniador, un apologeta de Stalin y sus crímenes. El régimen de Tito ejecutó a los trotskistas yugoslavos encabezados por Nikola Popović después de la liberación de Belgrado en 1944. Y era precisamente a éste régimen stalinista a quienes Pablo y Mandel le enviaron una "Carta abierta" con el siguiente llamamiento: "¡Comunistas yugoslavos, unamos nuestros esfuerzos por una nueva Internacional leninista! ¡Por la victoria mundial del socialismo!" (ídem- Secrétariat International de la Quatrième Internationale 1948a, pp. 392-294)

El secretariado internacional encabezado por Pablo, Mandel y Frank envió en 1950 brigadas de jóvenes a Yugoeslavia, entre ellos al dirigente francés Pierre Lambert para trabar acuerdos con el régimen de Tito. Lambert volvió de Yugoeslavia afirmando que encontró una "dictadura del proletariado preparada para enfrentar al stalinismo". También Gerry Healy dirigente de la minoría de la sección inglesa, organizó una delegación de brigadas de jóvenes que viajaron para apoyar a Yugoslavia. El alineamiento de Pablo, Mandel, Frank, Healy, y Lambert con el stalinismo yugoeslavo provocó la reacción de repudio de los militantes y dirigentes de la IV Internacional, que rechazaron esta vergonzosa capitulación de los revisionistas al stalinismo Yugoeslavo, lo cual provocó una nueva crisis profunda en la IV Internacional.

Ted Grant
Ted Grant

Ted Grant, y Jock Haston y la mayoría de los militantes trotskistas ingleses habían intentado una reunificación con la dirección de IV Internacional que controlaba la fracción minoritaria de Gerry Healy en Gran Bretaña. La fracción mayoritaria y minoritaria de la sección británica se habían unificado en 1949, pero una vez producida la fusión bajo la dirección de Healy, comenzó un proceso de expulsión de todos los disidentes. Tanto Roy Tearse, como Jimmy Deane, junto con otros antiguos dirigentes fueron expulsados, así como también fue expulsado el grupo de Tony Cliff que defendía una postura equivocada respecto de la URSS afirmando que no era un estado obrero sino un "capitalismo de estado". 

A pesar de no acordar con las postura de Cliff, Ted Grant protestó vehementemente contra el tratamiento dado al grupo de Cliff y la violación de sus derechos democráticos por lo cual también Ted Grant fue expulsado después de 22 años de militancia en el movimiento trotskista. Ted Grant también era miembro del Comité Ejecutivo de la Cuarta Internacional y su expulsión fue ratificada en el Tercer Congreso Mundial a propuesta de Ernest Mandel.

Grant y Haston afirmaron que el "affaire yugoslavo" había demostrado que tanto el Secretariado Internacional dirigido por Michel Pablo, así como la nueva dirección de la sección británica comandada por Gerry Healy estaban "teóricamente en bancarrota". La capitulación de los revisionistas al régimen de Tito tambien abrió una grave crisis en la sección francesa por lo cual Henri Lafièvre, Julien Brassamain, Raymond Florence y Roger Mary renunciaron al Comité Central y al partido. Natalia Sedova, fundadora de la IV Internacional y compañera de Trotsky,  envió una carta de renuncia a la IV Internacional el 9 de mayo de 1951, indignada por la capitulación de los revisionistas del Secretariado Internacional a Tito. 

Así lo expresó Natalia en su carta: "Me resulta imposible seguirlos en la cuestión del régimen de Tito en Yugoslavia. Toda la simpatía y el apoyo de los revolucionarios, e incluso de todos los demócratas, deberían ir al pueblo yugoslavo en su decidida resistencia a los esfuerzos de Moscú por reducirlos a ellos y a su país al vasallaje. Se deben aprovechar todas las ventajas de las concesiones que el régimen yugoslavo ahora se ve obligado a hacer a la población. Pero toda vuestra prensa ahora se dedica a hacer una idealización inexcusable de la burocracia titoísta, para la cual no existe ningún fundamento en las tradiciones y en los principios de nuestro movimiento. Esta burocracia es sólo una réplica, en una nueva forma, de la vieja burocracia stalinista. Fue entrenada en las ideas, la política y la moral de la GPU. Su régimen no difiere del de Stalin en ningún aspecto fundamental. Es absurdo creer o enseñar que la dirección revolucionaria del pueblo yugoslavo se desarrollará a partir de esta burocracia o de cualquier manera que no sea a través de una lucha contra ella" (ídem- Sedova Trotsky 1951)

Natalia Sedova
Natalia Sedova

Las renuncia de Natalia Sedova expresaba la profunda crisis en que caía la IV Internacional bajo la dirección de los revisionistas. Natalia renunciaba a la organización que ella misma había fundado, cuyo desarrollo había costado la vida de su compañero de siempre León Trotsky, y de su hijo, León Sedov, entre otros entrañables camaradas y amigos de la organización. El "affaire yugoeslavo" representaba la caída en picada de la IV Internacional en las peores capitulaciones de la historia, que los revisionistas Pablo, Mandel, Frank, Healy, y Lambert llevaban a cabo y provocaba una destrucción de la IV internacional, agudizando su crisis.

El "nuevo curso" de Pablo y Mandel

Dos nuevos hechos de la lucha de clases impactaron sobre la IV Internacional: El 1 de octubre de 1949 triunfó la Revolución China donde el Partido Comunista de China dirigido por Mao Tse Tung tomó el poder, y el 25 de junio de 1950, estalló la guerra de Corea en la cual el imperialismo de EE.UU intervino militarmente para intentar detener la revolución de las masas coreanas dirigidas por el stalinismo coreano. Bajo el impacto de éstos acontecimientos el Comité Ejecutivo Internacional de la IV Internacional adoptó en noviembre de 1950 un documento preparatorio del Tercer Congreso de la Cuarta Internacional, titulado "Proyecto de Tesis sobre las perspectivas internacionales y la orientación de la Cuarta Internacional" (ídem- Comité Exécutif International 1950d, pp. 43-49). 

El documento comenzaba pronosticando el estallido inminente de una 3era Guerra Mundial: "viéndose amenazado por una nueva crisis de sobreproducción, el imperialismo se está embarcando nuevamente en una preparación acelerada, militar y política, de una nueva guerra mundial" (ídem- Comité Exécutif International 1950d, p. 43) El estallido inminente de una 3era Guerra Mundial se transformó ya desde esa época, hasta hoy, en la repetida consigna de los revisionistas. El análisis de los revisionistas, impactados e impresionados por el inicio de la "Guerra Fría" entre EE.UU, y la URSS en la posguerra, la Revolución China y la Guerra de Corea, comenzaron a plantear que el stalinismo se vería obligado a llevar adelante "revoluciones" contra el imperialismo, y el capitalismo. 

De hecho comenzaron a plantear que el stalinismo se volvería "revolucionario" bajo la presión del ataque del imperialismo que preparaba la III Guerra Mundial. Coherentes con este razonamiento, los revisionistas planteaban que los trotskistas no debían solamente apoyar a los Partidos Comunistas stalinistas, sino también integrarse a ellos. El Comité Ejecutivo Internacional de los revisionistas denominó a esta política de entrismo generalizado en las organizaciones reformistas y stalinistas "el nuevo curso del trotskismo" (ídem- Comité Exécutif International 1950d, p. 49). Pablo y Mandel plantearon que los partidos de la IV Internacional tenían que hacer "entrismo sui generis" en los PC's del mundo, y militar dentro de esos partidos.

Los revisionistas justificaban la integración al stalinismo bajo el argumento de que éstos agrupaban "... a las masas proletarias y coloniales más aptas para la lucha contra la guerra de los imperialistas y más valiosas para la lucha por la revolución" (ídem- Pablo 1951, p. 45). Las "nuevas condiciones" dictaban a los trotskistas "como actitud general hacia ellos", la política "de una oposición de izquierda que les brinda un apoyo crítico" (ídem- Pablo 1951, p. 45). Toda esta orientación del "nuevo curso del trotskismo" propugnado por los revisionistas era una continuación de la línea del "affaire yugoeslavo" cuando Mandel, Pablo, Healy y Frank depositaron sus esperanzas en que el Partido Comunista Yugoslavo rompiera con el stalinismo y se contentaron con apoyar y asesorar a ese partido. 

Esta línea significaba que la IV Internacional se supeditaba completamente al stalinismo, y renunciaba a la estrategia de construir partidos revolucionarios independientes, lo que significaba destruir a la IV Internacional ya que sus secciones se disgregarían en los Partidos Comunistas dirigidos por el stalinismo. Las "Tesis sobre las perspectivas internacionales y la orientación de la Cuarta Internacional" fueron adoptadas al año siguiente por el Tercer Congreso de la Cuarta Internacional celebrado en agosto de 1951 (ídem- Troisième congrès mondial de la Quatrième Internationale 1951a).

Numerosos dirigentes alzaron la voz contra la línea de los revisionistas A su vez, los revisionistas comenzaron a atacar a los dirigentes que se rebelaban contra sus posiciones, lo que llevó a un brutal ataque contra Nahuel Moreno. En Argentina existían dos grupos que se reconocían de la IV Internacional: Uno era el "Grupo IV Internacional" dirigido por Posadas, y el otro era el POR dirigido por Nahuel Moreno. Posadas era un demente que opinaba que había que estudiar a los OVNI's porque venían de civilizaciones que ya habían hecho el socialismo, pero era defensor de la dirección de Pablo y Mandel.

Nahuel Moreno embarcando al evento Internacional
Nahuel Moreno embarcando al evento Internacional

El Tercer Congreso de la Cuarta Internacional adoptó una "Resolución sobre el reconocimiento del Grupo Cuarta Internacional de Argentina como la sección argentina de la Cuarta Internacional" debido a su supuesta "comprensión del movimiento real de las masas en Argentina y en América Latina en general".  La resolución planteaba que Moreno debía disolver el POR y unirse a la sección oficial dirigida por Posadas bajo las siguientes condiciones: "reingresar individualmente tres meses después de la publicación de la resolución, y tener prohibido formar fracciones dentro de la sección" (ídem- Troisième congrès mondial de la Quatrième Internationale 1951f). 

Es decir la dirección revisionista exigía a Nahuel Moreno que disolviera su grupo, y que ingresaran todos individualmente al grupo dirigido por Posadas, sin derecho a cuestionar la política del revisionismo. El Congreso adoptó también una "Resolución sobre el establecimiento de un Buró Latinoamericano", que puso a Posadas a cargo de coordinar el trabajo de la Cuarta Internacional en América Latina (ídem- Troisième congrès mondial de la Quatrième Internationale 1948g). 

Todas las resoluciones del 3er Congreso de la IV Internacional eran un verdadero ataque y declaración de guerra a Nahuel Moreno, y los militantes del POR de Argentina, que ahora se veían ante una encrucijada: Disolver sus trabajo, su organización, y desaparecer para acatar las resoluciones del revisionismo, u oponerse a todo ello, y unirse junto a cuadros del mundo para llevar adelante la lucha contra el revisionismo y el "entrismo sui generis" que propugnaba el "Nuevo Curso" de los revisionistas. .

El debate sobre el "entrismo"

Quizá a muchos les sorprenda hoy comprender como hubo en ese momento en la IV Internacional tanto debate alrededor de la cuestión de la táctica del "entrismo", y como ésta era una de las preocupaciones fundamentales de los dirigentes del trotskismo mundial. El entrismo es una táctica mediante la cual los militantes trotskistas ingresan organizados a una organización contrarrevolucionaria, permanecen un tiempo dentro de la organización y se ubican como fracción opuesta a la dirección, captan un sector de valiosos dirigentes y militantes, y luego salen con una organización mas grande y fuerte. Para entender porque este era un debate trascendente se hace necesario comprender el contexto de la lucha de clases de ese momento, las décadas de los años 40`s, 50`s, 60's del siglo XX.

Tras el fin de la segunda guerra mundial en 1945 emergieron de la guerra con gran fortaleza los aparatos contrarrevolucionarios, el stalinismo, la socialdemocracia, los movimientos nacionalistas burgueses tenían millones de militantes, dirigentes activistas, cuadros, intelectuales, sindicalistas, y lo mejor de la vanguardia mundial se encontraba entonces en el interior de éstas organizaciones. Ésta realidad es difícil de comprender para cualquier activista del siglo XXI que observa al stalinismo, la socialdemocracia, o los movimientos nacionalistas burgueses como cáscaras vacías, aparatos vacíos, y ve como los mejores activistas surgen por fuera de éstas organizaciones. 

Pero la realidad de la posguerra del siglo XX era muy diferente. En la mayor parte del siglo XX la realidad de la lucha de clases presentaba una realidad muy contradictoria: Por un lado y desde el punto de vista objetivo se daban grandes revoluciones como la derrota de los Nazis, la revolución Yugoeslava, la China, la de Corea, o Vietnam. Pero por otro lado, un gran retroceso desde el punto de vista subjetivo, de la conciencia. Los grandes proletariados y los pueblos confiaban en las direcciones traidoras.

El Partido Comunista frances, o italiano, los PC's del mundo eran organizaciones con millones de afiliados. Los obreros portaban orgullosos su carnet de afiliación al Partido Comunista porque creían y confiaban en el stalinismo. Lo mismo ocurría con los partidos laboristas, o socialistas, o los movimientos nacionalistas burgueses que contaban con millones de jóvenes y entusiastas militantes. Millones creían en Stalin, Mao, Khrushev, Cárdenas. Ghandi, Perón, Nasser, etc. pero como la política de éstas direcciones se chocaba con los procesos revolucionarios en éstas organizaciones se formulaban tremendos debates, y surgían alas izquierdas que tendían a coincidir con puntos del programa trotskista.

Recordemos ademas que fruto de las desastrosas políticas de los revisionistas, la IV Internacional emergió de la 2da Guerra Mundial en crisis, pequeña, raquítica, alejada de los mejores representantes del activismo mundial. Era lógico entonces que los debates fundamentales entre los trotskistas se diera alrededor de cuales eran las mejores tácticas para vincularse con el activismo mundial que se encontraba dentro de las organizaciones contrarrevolucionarias. De allí que existiese un permanente debate en esos años entre los dirigentes trotskistas alrededor de la táctica del entrismo.

León Trotsky había formulado ya la táctica del entrismo en la década de los 30's para aprovechar las oportunidades de la lucha de clases aprovechando las crisis y el surgimiento de alas izquierdas en los partidos socialdemócratas, Esa táctica comenzó a aplicarse en Francia donde los trotskistas hicieron entrismo en el Partido Socialista Francés que estaba bajo la dirección de León Blum, y se llamaba en ese momento Section Française de l'International Ouvrière (SFIO), por lo cual la táctica del entrismo adoptó el nombre de "el giro francés". Los trotskistas formaron el Grupo Bolchevique-Leninista (GBL) dentro de la SFIO y captaron 600 militantes.

El giro francés se desarrollo entre 1934 y 1936 durante dos años. Los trotskistas volvieron a aplicar la tactica del "entrismo" en otros países durante la década de 1930 como cuando en 1936 ingresaron al Partido Socialista de América y ganaron un sector de la juventud hasta que fueron expulsados ​y en 1938 formaron el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP). En Gran Bretaña ingresaron al Partido Laborista Independiente en 1932 y al Partido Laborista en los años siguientes, y permanecieron allí 12 años hasta 1944. Había acuerdo en los principales dirigentes trotskistas de ese momento en la necesidad de aplicar la táctica del entrismo, las divergencias surgieron alrededor de como hacerlo.

El entrismo "sui generis" p`romovido por Pablo, Mandel y los revisionistas, era diferente del "giro francés" planteado por Trotsky. Los revisionistas planteaban que los trotskistas debían entrar y disciplinarse a la dirigentes stalinistas dado que en la medida en que se acercara el comienzo de la III Guerra Mundial, esos dirigentes iban a evolucionar a convertirse en una dirección revolucionaria. Además los revisionistas planteaban un entrismo sin fecha de salida, dado que en la medida en que la dirección y el partido stalinista contrarrevolucionario se transformaba en un partido revolucionario, los trotskistas debían permanecer allí hasta terminar siendo parte de la dirección. 

La cuestión es que cuando una táctica se aplica por una cantidad muy grande de años, de más de una década, o de varias décadas, ya deja de convertirse en táctica, y se transforma en estrategia. Es decir, el entrismo "sui generis" de Pablo, Mandel y los revisionistas, opuesto en su método, así como en el plazo de aplicación al "giro francés" de Trotsky, elevaba la táctica del "entrismo" a la categoría de estrategia lo que transformaba a la organización trotskista en una organización reformista porque abandonaba por tiempo indefinido la tarea de construir una dirección revolucionaria, para dedicarse a construir una contrarrevolucionaria. Entonces cabía colocar la táctica del "entrismo" en su justo lugar, defendiendo el carácter táctico que Trotsky le dio al "giro francés", a la vez que actuando en defensa de la estrategia revolucionaria. Estas son las razones por las cuales el debate del entrismo cobraba tanta intensidad en las filas de la IV Internacional en aquellos años de la posguerra.  

Los traición de los revisionistas en China y Bolivia

La aprobación de la estrategia del "Nuevo Curso" del 3er Congreso de la IV Internacional provocó, una reacción y rebelión de los cuadros y militantes de la internacional en contra de Pablo, y Mandel. El "Nuevo Curso" era en realidad una pol´ítica de adaptación al Stalinismo que motivó  la ruptura de la IV Internacional. En la medida en que los dirigentes y militantes trotskistas se veían emplazados a aplicar la orientación del "entrismo sui generis" en los Partidos Comunistas crecieron las protestas, los levantamientos, y las rupturas de la mayoría de los militantes trotskistas del mundo que rechazaba la política de integrarse "críticamente" a los Partidos Comunistas y al Stalinismo.

Los primeros en rebelarse contra la orientación de Mandel y Pablo fueron los dirigentes de la sección francesa. Estalló una crisis entre el
Secretariado Internacional (SI) y la mayoría de la sección francesa que se convirtió en una confrontación entre dos tendencias del Partido Comunista Internacionalista (PCI) en torno a la política a seguir en relación con el Partido Comunista francés (PCF).
El Secretariado Internacional de Pablo y Mandel presionaba a que coloque sus militantes dentro del PCF, y acusaba a la mayoría del partido de que no estaba acatando las resoluciones del 3er Congreso y el "Nuevo Curso" y no defendía esa política en el periódico de la sección francesa llamado "L'Unité".

Así lo explicaba Pablo: "... a medida que nos acercamos a la guerra, una parte más y más importante de nuestras fuerzas debe involucrarse en las diferentes organizaciones políticas y sindicales lideradas o influenciadas por los stalinistas, incluso en el PCF, quedarse y trabajar allí..." (ídem- Secrétariat International de la Quatrième Internationale 1952a, p. 401). Pablo presionaba a la sección francesa para que practicara una táctica de entrismo muy diferente a la llevada a cabo hacía 15 años cuando los trotskistas llevaron a cabo el "giro francés" en la SFIO, ahora los trotskistas debían disciplinarse a los funcionarios del PCF.

Como la dirección del PCI se negaba a aplicar esta política, el Secretariado Internacional suspendió a diez miembros plenos del Comité Central así como a seis miembros suplentes. Luego el Comité Ejecutivo Internacional que se reunió los días 28 y 29 de febrero de 1952 intervino la sección francesa para que se aplicara la política de entrismo, y además extendió la táctica del entrismo a otros aparatos contarrevolucionarios como los movimientos nacionalistas burgueses: "la actividad de los trotskistas de Medio Oriente y de las colonias africanas podría desarrollarse durante un período dentro de los movimientos nacionales que sacuden a estos países" (ídem- Pablo 1952a, p. 342).   

El 26 de junio de 1952 la minoría del PCI apoyada por Pablo y el Secretariado Internacional tomó las instalaciones del local del PCI en París y se apoderaron del equipo de impresión los mimeógrafos, las máquinas de escribir, etc. El 1 de julio de 1952 Pablo reconoció al grupo minoritario como la única sección francesa de la Cuarta Internacional, con lo cual expulsó aproximadamente a 250 militantes. La lucha política continuó en el campo de la justicia burguesa y los revisionistas encabezados por Pierre Frank fueron a los tribunales para que el nombre "Parti communiste internationaliste - Section française de la IVe Internationale", sólo pudieran usarlo ellos. La justicia desestimó su demanda y surgieron en Francia dos partidos con el mismo nombre, una verdadera destrucción del trotskismo frances que significó que casi la mitad de los militantes del PCI dejaran de militar. 

Lo mismo ocurrió con el caso de China donde Pablo y los revisionistas indicaban que: "Brindamos un apoyo crítico al Partido Comunista Chino y al gobierno de Mao- Tse-Tung, y reclamamos nuestra existencia legal como una tendencia comunista del movimiento obrero" (ídem- Pablo 1951, p. 45). Sin embargo, las ideas y concepciones de Pablo y Mandel se chocaron los firme posición del dirigente trotskista Chino Peng Shuzi que era militante del Partido Comunista Chino (PCCh) desde 1923, y miembro del buró Político del PCCh en 1925. Peng pasó 5 años en una prisión de Guomintang (nacionalista chino) y fue liberado en 1937. 

Peng se había opuesto dentro del Partido Comunista a las desastrosas políticas de Stalin y la III Internacional para China, y se unió a Chen Duxiue, el fundador del PCCh, tras lo cual ambos se convirtieron en partidarios de León Trotsky y la Oposición de Izquierda. Pero Mao lanzó desde el poder una brutal represión y persecución sobre los militantes trotskistas de China producto de su integración al aparato stalinista mundial tal cual como Tito lo había hecho en Yugoeslavia. Peng se vio obligado a huir a Hong Kong, desde donde comenzó a actuar como corresponsal de la Cuarta Internacional. 

Peng Suzhi dirigente trotskista de China
Peng Suzhi dirigente trotskista de China

En su informe al Tercer Congreso de la IV Internacional, Peng discrepó con Pablo y Mandel, quienes afirmaban que la victoria militar del PCCh fue el resultado de las políticas de Mao de "presión masiva", y que Mao había tomado el poder incumpliendo las directivas de Stalin. Para Stalin en China los partidos comunistas debían formar parte de las coaliciones capitalistas, e incluse sumarse al gobierno de la coalición capitalista del Kuomitang (KMT) dirigida por Chiang Kai-shek

Peng demostró que el PCCh siguió las instrucciones de Moscú al pie de la letra y durante dos años Mao intentó formar un gobierno de coalición capitalista con Chiang Kai-shek negándose a pedir su derrocamiento. Incluso después de que los ejércitos nacionalistas se apoderaron del bastión del PCCh en Yenan, y emitieron una orden de arresto contra Mao, éste buscó aplicar las directivas de Stalin a toda costa, incluso violando los principios básicos de defender a toda costa al partido, y su dirección.

Luego Peng explicó como Mao integró el gobierno capitalista de coalición KMT de  Chiang Kai- Shek con ministros, conformando el gobierno de coalición KMT- PCCh, hasta que Chiang Kai- Sek expulsó a los miembros del Partido Comunista del gobierno. Y también explicó que lejos de aplicar una política de "presión masiva", el PCCh puso en peligro la revolución china al contener las huelgas de los trabajadores, las protestas estudiantiles y los disturbios rurales, lo que puso en gran peligro al movimiento revolucionario al permitirle a Chiang tiempo para consolidar sus fuerzas y el control de las ciudades.

Cuando Mao finalmente pidió el derrocamiento de Chiang en octubre de 1947, no estaba en desacuerdo con Stalin, sino que estaba en línea con la respuesta de este último a las agresivas políticas de la Guerra Fría de Washington. Peng hizo una distinción entre la situación en China y la de Yugoslavia, donde el Partido Comunista bajo Josip Tito se vio obligado a superar los límites dictados por Stalin por el desarrollo de la revolución de los grupos partisanos contra el ejército alemán.  En Yugoeslavia, a pesar de que Tito estableció un gobierno de coalición con una sección de la burguesía en 1944 apoyada por Stalin, la coalición gobernante capitalista se desmoronó rápidamente, y no pudo sostenerse lo que dejó al Partido Comunista en soledad en el poder y durante los siguientes tres años nacionalizó sectores clave de la industria, lo que llevó a la crisis entre Tito y Stalin en 1948. 

Por el contrario, Mao tomó la línea de Moscú incluyendo ponerse del lado de Stalin contra Tito. Bajo su programa de "Nueva Democracia", Mao defendió explícitamente la propiedad y las ganancias de los inversores chinos y extranjeros, con la excepción de aquellos que habían huido a Taiwán con Chiang Kai-shek. Su gobierno incluía representantes de la burguesía y la pequeña burguesía. Fue solo el estallido de la Guerra de Corea en 1950 lo que obligó al PCCh a ampliar la nacionalización de la propiedad capitalista con el primer plan económico de cinco años anunciado en 1953, y la expropiación de la clase capitalista china en 1956.

Mao y Stalin en el cumpleaños 71 de Stalin en 1949
Mao y Stalin en el cumpleaños 71 de Stalin en 1949

El análisis desarrollado por Peng enfrentó la adulación del régimen maoísta por parte de Pablo y Mandel. La respuesta de Mandel a Peng se desarrolló en el 11º Pleno del Comité Ejecutivo Internacional (CEI) de la Cuarta Internacional en mayo de 1952, en el cual Mandel calificó a Peng de "sectario" y enfatizó "El PC chino ha comenzado, de manera oportunista y empírica, es cierto, pero en realidad ha comenzado a aplicar la teoría de la revolución permanente a su manera".

Para Mandel, el stalinista PCCh, bajo la dirección de Mao, estaba llevando adelante la estrategia de León Trotsky, pero la realidad es que Mao se vio obligado a avanzar a la toma de medidas revolucionarias como la estatización de la economía obligado por la presión del imperialismo que había invadido la península de Corea, y había decretado el bloqueo a China. 

Sin embargo, eso no significó en ningún sentido que Mao había abrazado la perspectiva de Trotsky. Las afirmaciones de Mandel eran un verdadero disparate político que podría llamar a risa sino fuera porque toda la política de los revisionistas ponía en peligro la vida de miles de trotskistas y sus familias. Mientras Mandel declaraba que Peng era "sectario", el régimen maoísta lanzaba una brutal persecución de los trotskistas chinos entre el 22 de diciembre de 1952 y el 8 de enero de 1953, durante el cual el PCCh llevó a cabo el arresto y encarcelamiento general de más de 1,000 trotskistas chinos, sus familiares y simpatizantes en una redada en todo el país donde muchos de ellos fueron golpeados y torturados, y obligados a escribir repetidas declaraciones de "autocrítica".

A su vez, el Secretariado Internacional de la IV Internacional llevaba a cabo otra traición con la revolución boliviana de 1952. Así lo explica Nahuel Moreno: "La síntesis de la traición pablista se dio en Bolivia. En este país el POR (Partido Obrero Revolucionario) boliviano, sección de la Internacional, llevado de la mano de Pablo, cometió una de las traiciones más tremendas ... En Bolivia, la clase obrera, educada por el trotskismo, llevó a cabo a principios de abril de 1952 una de las revoluciones obreras más perfectas conocida: destruyó al ejército burgués, constituyó milicias obreras y campesinas como único poder real en el país, y organizó la Central Obrera Boliviana para centralizar al movimiento obrero y a las milicias..."

"...La burocracia que dirigía la COB entregó el poder que estaba en sus manos al partido nacionalista burgués, al MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario). El trotskismo boliviano era una potencia, tenía gran influencia en el movimiento obrero y de masas, había participado como codirección en la insurrección obrera y popular que había destruido al ejército ... El Secretariado Internacional (SI), dirigido por Pablo, dio la línea traidora y reformista de apoyar críticamente al gobierno burgués ... El principio revisionista pablista era siempre el mismo: el MNR, presionado por el movimiento de masas, iba a verse obligado a hacer una revolución socialista" (Nahuel Moreno, Actualización del programa de Transición. 1980)

James Cannon
James Cannon

Los trotskistas bolivianos Guillermo Lora junto y Hugo González Moscoso del POR boliviano bajo la orientación del Secretariado Internacional de Pablo y Mandel traicionaron la revolución boliviana. La traición era un nuevo golpe que los revisionistas asestaban a la IV Internacional que se sumaba a los golpes establecidos ya en la 2da guerra mundial, en Yugoeslavia, en China, etc. El trotskismo pudo y debió pelear por el poder en la revolución Boliviana de 1952, lo que hubiera sacado a la IV Internacional de la crisis en la que se encontraba desde el asesinato de Trotsky. Pero volvía a sufrir en Bolivia del '52, otro golpe a manos de revisionismo.

1953: Nace el trotskismo ortodoxo

En 1953 se dieron 2 acontecimientos de máxima importancia para el trotskismo: El 2 de marzo murió Iosef Stalin, el máximo dirigente de la burocracia contrarrevolucionaria de la URSS. Y a fin de año nació el "trotskismo ortodoxo", una corriente política organizada para combatir al stalinismo, y el revisionismo. Dentro del SWP de EE.UU había surgido una tendencia encabezada por Bert Cochran, Harry Braverman y George Clarke que apoyaban las posturas de Pablo y Mandel dentro del SWP. Con el apoyo de Pablo, George Clarke publicó en Fourth International, la revista teórica de la Cuarta Internacional, un artículo que contemplaba la posibilidad de una auto- reforma de la burocracia estalinista y de la restauración gradual de la democracia soviética sin un levantamiento revolucionario en la U.R.S.S, (Daniel Gaido- "Los orígenes del Pablismo: La Cuarta Internacional en la posguerra y la escisión de 1953" CONICET Digital- Clarke, 1953)  

Esto era otro verdadero disparate de los revisionistas, que liquidaba todo lo escrito por Trotsky sobre la necesidad de hacer una "Revolución Política" en la URSS, porque ahora los revisionistas planteaban la burocracia stalinista se iba a "autorreformar" pacíficamente. De este modo en mayo de 1953 estalló la crisis en el SWP y la dirección de Cannon- Hansen que había estado hasta allí en general apoyando en general la política de Pablo y Mandel decidieron enfrentar la tendencia Cochran- Clarke que impulsaba Pablo en el SWP. En junio de 1953 el pueblo alemán de Berlín Oriental se levantó contra la ocupación del Ejército Rojo, y las tropas de Stalin que ocupaban la ciudad. Cannon y la dirección del SWP rechazaron entonces la declaración del Secretariado Internacional que no contenía una llamado a la retirada de las tropas rusas del territorio alemán (ídem- Secrétariat International de la Quatrième Internationale 1953)

Marcel Bleibtreu el dirigente de la sección trotskista que había sido expulsada en Francia promovió una reunión de emergencia ante la catástrofe que estaba provocando la dirección del binomio Pablo- Mandel. Del 3 al 4 de octubre de 1953, los representantes de la sección inglesa, del P.C.I. mayoritario y de la sección suiza celebraron una conferencia en Londres junto con el SWP donde le pidió a la sección estadounidense que pasara a la ofensiva, rompiera con el Secretariado Internacional y reagrupara a los oponentes de Pablo a nivel internacional (ídem- Lequenne 2005, p. 312). Se estableció un "comité provisional" y se emitió un comunicado afirmando que los delegados declaraban "emprender juntos la defensa del trotskismo contra el revisionismo pablista y la lucha contra la liquidación de la Cuarta Internacional". También acordaron preparar documentos para su presentación al Cuarto Congreso de la Internacional (ídem- London Meeting 195)

Nacía de éste modo el "trotskismo ortodoxo", la corriente dispuesta a dar la batalla contra el revisionismo. Así lo explica Nahuel Moreno: "El mérito histórico de haber sido la primera en darse cuenta de lo que significaba el pablismo como corriente revisionista ... pertenece a la vieja sección francesa el PCI (Partido Comunista Internacionalista) ... que se lanzó a una batalla principista prácticamente solo. Rápidamente los compañeros franceses fueron apoyados por la mayor parte de los trotskistas latinoamericanos, a excepción de los compañeros bolivianos enfeudados al SI y al pablismo, de entre los cuales hay que excluir a la corriente que respondía a Lora, que tuvo una política abstencionista". El nacimiento del trotskismo ortodoxo abría la esperanza de luchar por derrotar al revisionismo, de defender al Marxismo, y de comenzar a reconstruir la IV Internacional que estaba sufriendo golpe tras golpe desde hacía ya 13 años, desde el asesinato de Trotsky.

La IV Internacional sufría una aguda crisis con una dirección que levantaba expectativas en que el stalinismo se volvería revolucionario, que proponía apoyar e ingresar a las secciones stalinistas disciplinándose a sus direcciones traidoras, apoyaba críticamente a gobiernos como los de Tito, o Mao, e imponía toda esta política de traiciones expulsando a cientos de militantes, dividiendo las secciones, y provocando una disgregación general de la organización. El 16 de noviembre de 1953, la dirección del SWP de los Estados Unidos publicó en su prensa The Militant una carta abierta titulada "A los trotskistas del mundo entero" en la cual James Cannon convocaba a la lucha contra el revisionismo, y a contruir una herramienta del trotskismo ortodoxo.

Resultaba fundamental que los dirigentes que habían iniciado una estrecha y confiada colaboración con León Trotsky tras su exilio de la URSS como eran Cannon y los principales dirigentes del SWP encabezaran esta convocatoria colocando su prestigio y peso político al servicio de la tarea.  En este texto hacía críticas al Secretariado Internacional y a Michel Pablo por su estrategia con el apoyo de la burocracia rusa y los partidos comunistas, y terminaba con un llamamiento a las secciones de la Cuarta Internacional a destituir a Pablo y sus seguidores de sus cargos con éstas palabras: "el abismo que separa al revisionismo pablista del trotskismo ortodoxo es tan profundo, que no hay posible compromiso político ni orgánico ... Están decididos a eliminar de la IV Internacional a todos los trotskistas ortodoxos ... consideramos que ha llegado el momento de actuar, y de actuar resueltamente ... salvaguardar la administración de los asuntos de la IV Internacional sacando a Pablo y sus agentes de sus cargos, y poniéndolos con cuadros que hayan probado en la acción que son capaces de sostener el trotskismo ortodoxo" (ídem- James Cannon, 16 de noviembre de 1953, The Militant)

Los dirigentes del SWP de izquierda a derecha Farrell Dobbs, James Cannon y Felix Morrow
Los dirigentes del SWP de izquierda a derecha Farrell Dobbs, James Cannon y Felix Morrow

El 23 de noviembre de 1953 se creó Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) sobre la base política de "La carta abierta al movimiento trotskista mundial" de James P. Cannon.. Los pablistas respondieron con una carta firmada por Pablo, Pierre Frank y Ernest Mandel en la cual procedieron a expulsar al SWP de la IV Internacional. 

Así es como a partir de diciembre de 1953 la IV Internacional se encontró oficialmente escindida en dos organizaciones: Por una lado el Secretariado Internacional (SI) de los revisionistas encabezado por Pablo, Pierre Frank y Ernest Mandel, y por otro lado el CICI encabezado por James Cannon a quien se unió Peng Shuzhi, Marcel Bleibtreu de Francia, Gerry Healy de Inglaterra, Heinrich Buchbinder de Suiza, y Nahuel Moreno de América Latina. 

Nahuel Moreno fue el único dirigente trotskista latinoamericano importante que se integró al CICI. Todos los demas dirigentes trotskistas de América Latina dieron su apoyo al revisionismo: Posadas se quedó en el Secretariado junto a Pablo y Mandel, los trotskistas bolivianos Guillermo Lora junto y Hugo González Moscoso del POR boliviano también le dieron el apoyo a Pablo, Mandel y Frank, y asistieron al "Cuarto Congreso Mundial" convocado por ellos. Los trotskistas de Brasil, México, y Uruguay también le dieron apoyo al Secretariado de Pablo y Mandel. Esto convirtió a Nahuel Moreno en el único dirigente del "trotskismo ortodoxo" en América Latina.

Dos años más tarde Lora rompió en 1956 con el Secretariado Internacional, y el POR de Bolivia se dividió, no sobrevivió a la traición que junto a Pablo y Mandel hicieron en la revolución boliviana. Lora quedo por fuera de las organizaciones de la IV Internacional por largo tiempo, absteniéndose de dar la lucha por el trotskismo ortodoxo en el momento en que era mas necesario dar el apoyo y el aporte a la defensa del Marxismo.  

En Sri Lanka, ex Ceilán que fuera colonia del Imperio Británico había logrado un importante desarrollo el Partido Lanka Sama Samaja (LSSP), una organización trotskista que había tenido protagonismo en la lucha por la independencia de la dominación del Imperio Británico de la India y Sri Lanka. El 12 de agosto de 1953 el LSSP había lanzado una exitosa huelga general contra las brutales medidas de austeridad del Gobierno de la que participaron sectores de la clase obrera, y amplios sectores de las masas rurales. Esta huelga general, que pasó a la historia con el nombre de la "Hartal", duró varios días, obligó a la dimisión del primer ministro y amenazó con derrocar el Gobierno, lo cual mostraba las posibilidades que el trotskismo tenía de desarrollar una organización revolucionaria al calor de las revoluciones del mundo.

El CICI: La lucha del trotskismo ortodoxo

El surgimiento de una corriente encabezada por James Cannon, y la dirección del SWP que comenzaba a desarrollar una batalla en defensa del marxismo y el trotskismo abría enormes expectativas en los militantes trotskistas de todo el mundo, y en sectores del activismo mundial que comenzaban a romper con el stalinismo. El surgimiento del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) desencadenó casi inmediatamente la crisis del pablismo. El SI pablista "suspendió" a los partidos que adhirieron al llamado del Comité, y reconoció como "secciones oficiales" a los grupos que acordaban con el "entrismo sui generis" que Pablo venía impulsando. 

Pero en la medida que los grupos que dirigía el revisionismo aplicaban la línea del entrismo "sui generis" y se fueron integrando a los Partidos Comunistas (PC's), comenzaron a romper con el trotskismo, con lo cual Pablo iba perdiendo adherentes. Otro dirigentes como Mandel y Frank, esquivaban aplicar esta orientación a fondo porque querían mantener cierta independencia política con lo cual la posición de Pablo quedaba debilitada al alejarse sus más entusiastas seguidores, y empezaba a constituirse en el SI un nuevo eje de dirección, alrededor de Ernest Mandel, Pierre Frank y Livio Maitán.

El dirigente trotskista británico Gerry Healy
El dirigente trotskista británico Gerry Healy

El "Cuarto Congreso Mundial" de Pablo fue un fracaso que puso al desnudo la crisis de los revisionistas. El SI de los revisionistas aprobó una resolución planteando al CICI llevar adelante una discusión organizada para restaurar la unidad del movimiento trotskista los días 6 y 7 de noviembre de 1954. Sectores como el Partido Lanka Sama Samaja (LSSP) de Sri Lanka presionaban al CICI y al SI para que hubiera una "reunificación" del movimiento trotskista, y el CICI resolvió aceptar una Comisión Paritaria, pero este intento fracasó en la primera reunión entre los delegados del Secretariado Internacional y del CICI celebrada el 20 de febrero de 1955 en París. 

Se hacía necesario llevar adelante una estrategia para que el CICI se desarrollara y avanzara a reagrupar el trotskismo ortodoxo. Pese a la crisis evidenciada por el pablismo el CICI no pasó a la ofensiva contra el revisionismo, incluso tardaron dos años para que las fuerzas que se reivindicaban del trotskismo "ortodoxo" convocaran a una conferencia internacional. Cannon y el SWP plantearon lo siguiente: "... el Comité Internacional de la Cuarta Internacional hasta ahora, se ha limitado a la organización de las fuerzas de la fracción trotskista ortodoxa en el desarrollo de la discusión internacional. Aun no ha proyectado un congreso internacional, y creo que se cuidará de hacerlo hasta tanto la discusión se haya completado en todas las secciones" (El trotskismo obrero e internacionalista en la Argentina" - Ernesto González. Cap 8) 

Nahuel Moreno y la dirección del POR comenzaron a organizar al trotskismo latinoamericano, y tomaron contacto con los trotskistas de Chile y Perú en base a lo cual se constituyó un primer organismo de centralización, el Comité Latinoamericano en octubre de 1954. Mientras tanto, la dirección de la CICI sufría un debilitamiento cualitativo: James Cannon solicitó salir de la dirección del SWP por motivos personales. No era cualquier debilitamiento, Cannon hab´ía sido un pilar fundamental junto a León Trotsky del desarrollo de la IV Internacional. 

El pablismo dirigió a la ClCI un llamado "Por la unidad del Movimiento Trotskista", en noviembre de 1956, insistiendo nuevamente en preparar juntos un congreso mundial, producto de la crisis por el grave debilitamiento que sufrían. El SWP entabló negociaciones el 31 en abril de 1957 con una serie de condiciones y garantías para discutir la unificación, pero esta política de la dirección del SWP produjo una resistencia de los demás partidos adheridos al CICI. En Inglaterra Gerry Healy y Bill Hunter rechazaron el acercamiento al pablismo. Hunter sostenía que "la brecha entre el revisionismo pablista y nosotros se hace cada vez más ancha" (Idem Cap 8) 

El dirigente trotskista británico Bill Hunter en su oficina en Liverpool en el año 2000
El dirigente trotskista británico Bill Hunter en su oficina en Liverpool en el año 2000

Nahuel Moreno, el Comité Latinoamericano (CLA), y la dirección del POR de Argentina se opusieron tajantemente a la reunificación con los revisionistas del Secretariado Internacional. Nahuel Moreno planteó que lo que debía discutir el CICI era la mejor táctica para derrotar definitivamente al revisionismo pablista, y denunció que las negociaciones eran una maniobra de los revisionistas para eludir su crisis: "... Moreno, en una carta a los compañeros chilenos, decía, en julio de 1957: ... los problemas teóricos, políticos y organizativos cambian, pero la división subsiste por las diferencias de clase entre la fracción del trotsklsmo pequeñoburguesa y capituladora (el pablismo) y nosotros (el CICl), la fracción intransigente y de clase." (Idem Cap 8).

A la vez, el Comité Latinoamericano (CLA) realizó en marzo de 1957 la "Primera Conferencia del Trotskismo Ortodoxo Latinoamericano" (TOLA), donde se aprobaron documentos sobre la situación del subcontinente y resoluciones sobre las tareas que quedaron planteadas en un "Manifiesto del Trotskismo Ortodoxo Latinoamericano", aprobado en la Conferencia, donde caracterizaba que Latinoamérica estaba siendo colonizada por Estados Unidos, lo que transformaba a todos los países latinoamericanos en semicolonias políticas y económicas del imperialismo de EE.UU.

El avance de la colonización del imperialismo de EE.UU habían sido provocados por la desastrosa conducción de las direcciones burguesas y pequeñoburguesas de los movimientos de masas. A su vez, la Primera Conferencia del TOLA resolvió crear un Secretariado Latinoamericano del Trotskismo Ortodoxo (SLATO), para empezar a contribuir a la resolución la crisis de la dirección internacional buscando que surgiera una dirección centralizada a nivel mundial que
ayudara a la construcción de secciones trotskistas en los distintos países, para derrotar las maniobras pablistas en su momento de mayor crisis. El SLATO buscaba dar los primeros pasos para superar esa carencia de una dirección internacional, empezando a escala regional.

El SLATO propuso al CICI "... la realización de un Congreso Mundial, resuelto por el Cl, previa una discusión política amplia, de donde surgirá la futura dirección del trotskismo ortodoxo". Finalmente, el Comité Político del SWP aprobó en una resolución en la que señalaba que las conversaciones con el pablismo no estaban llevando a ninguna parte, y el CICI convocó para mediados de 1958 a una conferencia de los partidos y grupos adheridos en la ciudad inglesa de Leeds. Para el SLATO esta reunión tenía gran importancia. Debía servir para iniciar la reorganización del trotskismo "ortodoxo", y abrir el debate político para el congreso mundial que los dirigentes del SLATO venían reclamando. 

 Los documentos de Leeds: La actualización de la Permanente 


Nahuel Moreno, los dirigentes del SLATO, y la dirección del POR de Argentina tomaron la convocatoria a la reunión mundial del CICI en Leeds Inglaterra con mucha responsabilidad y entusiasmo. Querían aportar al desarrollo de una dirección internacional que recuperara el Marxismo, el trotskismo ortodoxo, y comenzara a resolver la crisis de dirección revolucionaria. Para esa tarea veían la convocatoria hecha por el CICI en la ciudad de Leeds como una extraordinaria oportunidad, razón por la cual Nahuel Moreno se embarcó en forma entusiasta en 1957 en la redacción de documentos teóricos- políticos para ser presentados en el evento de Leeds. 

Los materiales elaborados por Nahuel Moreno para la reunión de la CICI en la ciudad inglesa de Leeds se transformaron en la columna vertebral de lo que luego sería toda la elaboración teórico- política de la corriente trotskista ortodoxa que él mas tarde comenzaría a encabezar. De este modo, se puede afirmar que esos trabajos presentados en Leeds dieron origen al "morenismo", es decir, son la base de sustentación de la corriente política que nace en defensa del trotskismo ortodoxo. Uno de esos trabajos es "La Revolución Permanente en la Posguerra (Crítica al documento de Farrell Dobbs)", y otro las "Tesis de Leeds", en los cuales comienzan a levantarse las columnas en las que descansa toda la elaboración posterior de la corriente. 

El centro de las preocupaciones en que se concentra la elaboración teórico- política de Nahuel Moreno es en la correcta caracterización de las revoluciones del siglo XX. Esas grandes revoluciones dirigidas por organizaciones stalinistas, o pequeñoburguesas parecían contradecir las tesis del trotskismo, sin embargo Nahuel Moreno demuestra que las revoluciones del siglo XX no hacen mas que confirmar al trotskismo y el Marxismo, para lo cual se hace necesario una actualización. Primero Moreno plantea que la Teoría de la Revolución Permanente requieren de actualización porque en las Tesis elaboradas por León Trotsky en 1929 se estudian los nexos y relaciones entre dos revoluciones: La democrático-burguesa y la socialista. 

Pero resulta que 7 años mas tarde el mismo Trotsky formula la existencia de una 3era revolución, la Revolución Política que había formulado en su trabajo "La Revolución Traicionada" de 1936. Allí Trotsky donde plantea que el régimen stalinista debe ser barrido por una revolución que modifique el régimen político de la URSS, no su base social- económica. Dado que no es una revolución social, sino únicamente en el régimen político, Trotsky denomina a esta revolución como "Revolución Política". Nahuel Moreno plantea que la Revolución Política debe ser incorporada a la Teoría de la Revolución permanente. 

Entonces para Nahuel Moreno la Permanente gira alrededor de 3 revoluciones, y no solamente dos como esta escrito en las Tesis del '29. Esto es lógico por obvias razones, ya que cuando Trotsky escribio las Tesis en el '29 no había formulado aún la existencia de una 3era revolución cosa que hizo 7 años despues. Moreno plantea que deben incorporarse las 3 revoluciones así lo plantea: "La tesis de la Revolución Permanente gira alrededor de dos revoluciones: la democrática burguesa y la socialista ... hoy día la revolución en permanencia en escala mundial abarca tres categorías de revoluciones, no solamente dos, ya que se ha combinado a las democrático-burguesa y socialista la revolución política ..." (La Revolución Permanente en la Posguerra (Crítica al documento de Farrell Dobbs) 

Nahuel Moreno introduce una actualización de la Teoría de la Revolución Permanente. Plantea que la revolución política no es solamente un proceso revolucionario que se da en la URSS, sino que por el peso de aparato contrarrevolucionario stalinista mundial, y su vinculación con las demás direcciones contrarrevolucionarias, en la medida que avanza la revolución política contra el stalinismo, avanza contra todas las direcciones del movimiento de masas a nivel mundial. Plantea a la revolución política como un sólo fenómeno global. Así lo explica Nahuel Moreno: 

"... El proceso que degenera la URSS y la Internacional Comunista es el mismo que degenera y encumbra a las direcciones burocráticas, reformistas y contrarrevolucionarias del movimiento de masas en el mundo entero. Ese proceso adquiere formas y significados distintos en un sindicato, un partido obrero o un Estado obrero. Pero la existencia de estas formas distintas no significa que no sean parte, eslabones de mayor o menor importancia, de un proceso mundial de la lucha de clases ... La revolución política en la URSS, pese a su colosal significado, no es más que la parte más dramática, intensa, de un proceso, también mundial que no sólo se da en la URSS y su zona de influencia ... la lucha a muerte contra la burocracia sindical en Estados Unidos está íntimamente combinada, es parte del mismo proceso que nuestra lucha revolucionaria contra la burocracia stalinista en la URSS y el Glacis. Esto no quiere decir que pongamos un signo igual a ambas luchas, ya que la lucha contra la burocracia stalinista significa luchar nada menos que contra un gigantesco aparato estatal. Pero que no pongamos un signo igual no puede significar que no comprendamos que el dominio de la burocracia sobre el movimiento obrero fue parte de un proceso mundial y que el triunfo del movimiento obrero sobre la burocracia es también un proceso mundial ... " (La Revolución Permanente en la Posguerra (Crítica al documento de Farrell Dobbs)

Además, Nahuel Moreno plantea que las 3 revoluciones se combinan tanto en los países en desarrollo, como en los países imperialistas: "La revolución democrático-burguesa y la socialista antes estaban combinadas, estrechamente ligadas, solamente en los países coloniales y semicolonlales. Pero hoy día nos encontramos con que en el seno de la misma revolución de los países metropolitanos, la revolución democráti-
ca juega un rol de primera magnitud, está íntimamente combinada a la revolución obrera. El problema de los obreros negros en Norteamérica y de los argelinos en Francia es el mejor ejemplo ... Lo mismo ocurre con la revolución política. Es indudable que en la lucha de los países del Glacis contra la burocracia staiinista, es un motor de fundamental importancia el problema nacional. A su turno, la revolución política no es más que una etapa o fase en el proceso de la revolución obrera en Europa ..."
(ídem)

Aparece en los documentos elaborados para Leeds la categoría de "Revolución de Febrero". Esta es una elaboración fundamental de Nahuel Moreno que surgió para explicar un acontecimiento que comenzó a ocurrir en el siglo XX: El hecho de que se daban grandes revoluciones como la derrota de los Nazis, la revolución Yugoeslava, la China, la de Corea, o Vietnam, pero ninguna de ellas estaba dirigida por un partido revolucionario ¿Como definimos a esas revoluciones? Ese tipo de revoluciones que derriban regímenes, e incluso llegan hasta el punto de terminar expropiando a la burguesía pero tienen a su frente a direcciones stalinistas o pequeñoburguesas ¿Cómo las categorizamos?

Nahuel Moreno comenzó a plantear que la Revolución Rusa ya había resuelto este problema. En el momento en que Moreno elaboraba estos documentos para Leeds, hacía sólo cuarenta años que había sucedido la Revolución Rusa la cual se había desarrollado mediante un esquema en el cual hubo primero una revolución en febrero que derrotó al zar, ésta revolución en Febrero había abierto las puertas de la revolución obrera y desarrolló un interregno en el cual maduraron las condiciones subjetivas, se desarrollaron organismos de poder dual, la clase obrera hizo la experiencia con los oportunistas y desenvolvió todo un proceso el cual desembocó en la revolución de Octubre la cual fue dirigida por un partido revolucionario. 

Habiendo observado el curso de las primeras revoluciones de posguerra, Nahuel Moreno había sacado la conclusión de que al no existir un partido revolucionario con influencia de masas a nivel mundial, las revoluciones se desarrollarían con el mismo esquema de la Revolución Rusa, es decir, comenzando con "revoluciones de febrero", continuando con un interregno que no necesariamente debía ser el mismo en cantidad de tiempo que en la Revolución Rusa, podría ser de meses o años dependiendo del ritmo de maduración de las condiciones subjetivas, para luego dar lugar a Octubre.

Así lo explica Nahuel Moreno:"La revolución húngara y polaca han planteado un gran problema teórico y, a mi juicio, lo han solucionado: la revolución política tendrá al igual que las revoluciones clásicas, su revolución de febrero y su revolución de octubre, y un interregno de poder dual. Es decir, la revolución política es igual, en su mecánica, a la revolución social" (ídem) Este descubrimiento y elaboración de Nahuel Moreno es probablemente el mas genial e importante de toda su trayectoria, un extraordinario aporte a la teoría Marxista sin cuya existencia es imposible comprender los acontecimiento políticos del siglo XX, y ni que hablar de los del siglo XXI caracterizado por espectaculares revoluciones que no tienen a su frente a partidos revolucionarios.

Al ir contra el capitalismo, pero no tener a su frente a una dirección revolucionaria la revolución de Febrero es "inconscientemente" socialista.  Es decir, las masas hacen una revolución, pero no lo saben. Nahuel Moreno caracteriza entonces que Octubre es una revolución socialista "consciente", que la clase obrera lleva adelante "para sí", porque tiene a su frente a un partido revolucionario. Esta categorización de las revoluciones en "revoluciones de febrero", y "revoluciones de octubre" diferenciándolas por el factor subjetivo, es el mayor y mas trascendental aporte a la Teoría de la Revolución Pemanente de Trotsky que permite comprender todas las revoluciones del siglo XX, y la actuales revoluciones del siglo XXI.

Nahuel Moreno elabora otro trabajo. En las Tesis de Leeds Nahuel Moreno plantea que la revolución política abre una crisis de crisis de las viejas direcciones iba a darse en un ritmo mas veloz que el surgimiento de una nueva dirección del movimiento obrero. Y que la crisis liberaría tendencias de izquierda con las cuales los trotskistas debíamos empalmar para avanzar en la construcción de nuestros partidos. Así lo explica Nahuel Moreno: "... la crisis de los aparatos contrarrevolucionarios liberarán tendencias revolucionarías inconscientes (centristas de izquierda o ultraizquierdistas), que con todas sus limitaciones y errores (serán) los primeros pasos objetivos-de la vanguardia obrera o del movimiento de izquierda en el sentido de darse y darle a las masas una política revolucionaria. Nuestro movimiento es el factor conscientemente revolucionario que tiene que comprender esos primeros pasos y no asustarse, sino desarrollarlos y acelerarlos." (Tesis de Leeds- 1958) 

Moreno plantea que el desarrollo de nuestras organizaciones trotskistas sería al principio "más lento que la aparición y desarrollo de esas tendencias revolucionarias de izquierda" y que a partir de ello la Cuarta Internacional debía perseguir el objetivo de "acelerar lo más posible la crisis de los aparatos tradicionales, tendiendo puentes hacia las tendencias inconscientemente revolucionarias que liberan la crisis de los aparatos tradicionales ...". Esta táctica hacias las tendencias de izquierda que liberan las crisis de los aparatos Moreno la llamó "frente único revolucionario", y la aplicación de ésta táctica planteó que: "... nos abre enormes perspectivas para nuestro desarrollo, pero como toda nueva etapa también nos provocará grandes peligros. El principal de ellos es la tendencia a diluirnos o abandonar los principios ... La única posibilidad de que toda esta estrategia rinda plenos frutos ... es que nuestro partido y dirección internacional tenga una existencia más vigorosa que nunca ..." (Tesis de Leeds- 1958)

La crisis en el CICI

Sin embargo, la responsabilidad, expectativa y entusiasmo que Nahuel Moreno, los dirigentes del SLATO y la dirección del POR de Argentina tomaron de cara a la convocatoria a la reunion mundial del CICI, se estrellaron con la realidad de lo ocurrido en el evento convocado en Leeds, Inglaterra. Las esperanzas de Nahuel Moreno se chocaron de frente con la política de la dirección del SWP de Estados Unidos, el partido que de hecho era la dirección del CICI. Farrell Dobbs, el dirigente que asistió al evento en nombre de toda la dirección del SWP llegó al evento con un objetivo completamente diferente al que llegaban Moreno y el SLATO. 

Para Moreno y el SLATO la conferencia del Comité Internacional celebrada en 1958 en Leeds debía impulsar al CICI como la nueva dirección del trotskismo y la Cuarta Internacional, para lo cual debía presentar documentos, orientaciones y construir un equipo de dirección que preparasen al CICI para dicho objetivo. Pero para la dirección del SWP la reunión de Leeds tenía como objetivo principal preparar la unificación con el SI revisionista, razón por la cual los dirigentes del SWP no llevaron documentos, ni resoluciones, ni aportes teórico políticos de ningun tipo.  Cuando Nahuel Moreno, los dirigentes del SLATO adviertieron que la política de Farrel Dobbs no es impulsar al CICI, sino reunificarse con el revisionismo, se produjo un violento enfrentamiento entre Farrell Dobbs y Nahuel Moreno.

Así Moreno plantea que en Leeds "... se produce un fuerte choque entre nosotros y los norteamericanos e ingleses. Nosotros pretendemos que se realice una conferencia seria, con documentos programáticos, que dé las bases para un partido mundial, mientras que los norteamericanos sólo piensan en la reunificación. Parece ser incluso que ya habían estado en contacto con Mandel y Maitán, acordando aprobar un documento lo suficientemente general que pudiera ser aprobado también por los pablistas. Los únicos que presentan un documento somos nosotros, y los norteamericanos improvisan uno allí mismo, que es lamentable" (El trotskismo obrero e internacionalista en la Argentina" - Ernesto González)

Farrell Dobbs, su esposa y Nahuel Moreno en la Conferencia de Leeds
Farrell Dobbs, su esposa y Nahuel Moreno en la Conferencia de Leeds

La conferencia del Comité Internacional celebrada en 1958 en Leeds la dirección del SWP se presenta con el plan de llevar al CICI a la reunificación con el SI revisionista. Ante las críticas de Nahuel Moreno, Farrel Dobbs presentó un Proyecto de Resolución sobre la situación mundial que fue escrito allí mismo en la Conferencia y aprobado. Nahuel Moreno presentó un conjunto de críticas al documento elaborado por Farrell Dobbs, un conjunto importante de cuestiones teóricas, metodológicas y políticas y concluyó proponiendo algunas enmiendas. Al regreso de la reunión de Leeds, Nahuel Moreno resumió en la reunión del SLATO el conjunto de críticas y aportes los cuales queron plasmadas en el documento "La Revolución Permanente en la Posguerra (Crítica al documento de Farrell Dobbs)" 

Para la dirección del SWP la reunión de la CICI en Leeds tenía como único objetivo preparar las condiciones para marchar hacia la "unidad" de los trotskistas, sin importar las enormes diferencias existentes, y sin un balance de las traiciones cometidas por la dirección de Pablo y Mandel, lo único que te estaba en el interés de la dirección del SWP es evitar cualquier tipo de documento o resolución que fijara diferencias, u obstaculizara la "reunificación". Así lo explica Ernesto González: " ... Por otra parte, si bien no se presentaron proyectos de resolución en tal sentido, la cuestión de una posible reunificación con el pablismo —impulsada por Dobbs—fue el trasfondo de la conferencia. El SWP no iba dispuesto a aprobar documentos precisos sobre la situación mundial ni definiciones programáticas que pudieran marcar las diferencias con el SI" (idem - Ernesto González)

Cuando Nahuel Moreno, los dirigentes del SLATO advierten que la política de Farrel Dobbs no es impulsar al CICI, sino reunificarse con el revisionismo, se produjo un violento enfrentamiento entre Farrell Dobbs y los dirigentes del SWP con Nahuel Moreno y los dirigentes del SLATO. Así lo narraba Moreno en una carta dirigida desde Londres a su compañera Rita: "Al otro día tuve una nueva entrevista con Farrell. Esta vez fue violentísima. Tuvimos una agarrada ("agarrada" se refiere a "fuerte choque") en regla. Para nosotros el pablismo era una categoría histórica y política bien conocida: tendencia mundial pequeño- burguesa. Para él lo fundamental era la metodología y las cuestiones organizativas en el pablismo. Discutimos fuerte ..."

Este choque entre Nahuel Moreno y la dirección del SWP es recordado así por Bill Hunter: "Yo fui uno de los delegados de la Sección Británica. Presentes en la conferencia estuvieron: Buchbinder de Suiza, Farrell Dobbs y su esposa del SWP, Nahuel Moreno ... tres camaradas chilenos, Mike Banda, Cliff Slaughter, Betty Hamilton y John y Mary Archer (estos cuatro últimos, dirigentes británicos) ... Me temo no recordar los detalles de las discusiones, aunque recuerdo una áspera 'agarrada' entre Dobbs y Moreno, fuera de la reunión. Moreno luego se quejó ante John y Mary Archer, tras el encuentro, de no haber conseguido la discusión que había buscado" (Idem- Ernesto Gonzalez)



Por otra parte, si bien no se presentaron proyectos de resolución en tal sentido, la cuestión de una posible reunificación con el pablismo —impulsada por Dobbs—fue el trasfondo de la conferencia. El SWP no iba dispuesto a aprobar documentos precisos sobre la situación mundial ni definiciones programáticas que pudieran marcar las diferencias con el SI. Eso se notó desde las mociones para el orden del día de la conferencia. Precisamente, la "agarrada" que recuerda Hunter, se refería a ese primer punto. Así lo narraba Moreno, por aquellos días, en una carta dirigida desde Londres a su compañera Rita: "Al otro día tuve una nueva entrevista con Farrell. Esta vez fue violentísima. Tuvimos una agarrada en regla. Para nosotros el pablismo era una categoría histórica y política bien conocida: tendencia mundial pequeño- burguesa. Para él lo fundamental era la metodología y las cuestiones organizativas en el pablismo. Discutimos fuerte. Para él la conferencia debía Organizar, promover y facilitar una democrática discusión política, partiendo desde los cuadros del Cl; ordenar la distribución entre las secciones del Cl de los puntos de vista de la Conferencia acerca de la situación mundial y el pablismo [...] 


6) Preparar para mediados de 1959 otra Conferencia mundial y someter a esta Conferencia pasos concretos para la formal reorganización de
la Cuarta Internacional [...] Se había programado realizar la nueva conferencia en Suiza, pero finalmente se volvió a realizar en Inglaterra en los primeros días de julio. De todo este período de convivencia en Inglaterra con los dirigentes del SWP, Moreno sacaba un balance. En otra carta dirigida a Rita, Moreno, el 12 de julio de 1958 expresaba: "En la última charla con Farrell me dio la impresión que éste no había cambiado, solamente había cambiado su táctica. Este compañero al igual que el SWP está por la posición de Cannon por una unificación organizacional con el pablismo. Esta posición es peligrosísima, ya que paraliza toda lucha, toda batalla contra el pablismo, y le deja en el momento en que éste está más débil, cuando sus predicciones sobre el stalinismo han fracasado completamente, el campo libre para pasar a la ofensiva. Es decir están dejando de hecho rearmarse al pablismo para mejor continuar su campaña revisionista. Farrell cuando vino aquí tuvo francamente esa posición, pero rebotó en gran forma, ya que los ingleses estaban a muerte contra el pablismo. Pero después poco a poco logró ir convenciendo al dirigente inglés de su posición y entraron a un terreno peligrosísimo: hacer maniobras tras maniobras para evitar un pronunciamiento sobre el pablismo, y gritando contra el pablismo todo el tiempo. Tanto a Luis [Vitale] como a mí se nos hacía toda clase de concesiones [...] El objeto de todas esas concesiones era evitar cuidadosamente que nos pronunciemos sobre el pablismo. Es decir a través de maniobras, se está imponiendo la posición de Cannon de unificación con el pablismo." 

Moreno comentaba en esa misma carta, que la discusión con los norteamericanos e ingleses había sido tan dura que "casi se rompe el Cl"y que en las últimas reuniones había dicho "[...] que las posiciones quedaban perfectamente delimitadas, que no cedía un ápice en mi posición, que después de haber estudiado el problema llegaba a la conclusión que no conocía centristas más grandes frente al pablismo que el yanqui y el inglés, pero que continuáramos con el orden del día. No querían continuar, insistían que me retractara. Insistí que no me retractaba si no había pronunciamiento por escrito contra el . pablismo, que el típico método del oportunismo era hablar y no adoptar resoluciones. Los otros compañeros me apoyaron y pasamos a los otros puntos del orden del día."


Según Bill Hunter, la tesis del frente único revolucionario fue dis-
cutida, y
"[...] hubo acuerdo sobre esta necesidad para una orientación principis-
ta hacia un frente de lucha con las tendencias que se encaminaban a una
lucha revolucionaria contra el stalinismo y el imperialismo. Esto se expre-
só en una declaración de 18 puntos que creo fue escrita por mí después
de la discusión y fue aprobada." 65 -
Esa resolución reafirmaba, en líneas generales, los principios del
trotskismo, sintetizaba el alza iniciada desde el fin de la Segunda
Guerra Mundial, y tomaba, implícitamente, distancias de las posicio-
nes de Michel Pablo. Así reafirmaba que
"[...] rechazamos toda concepción basada en que la presión de las ma-
sas puede resolver la cuestión de la dirección mediante la reforma del
aparato burocrático. Envuelta en esa concepción está la falsa idea de que
este aparato es un freno pero no una barrera, que el papel del movimien-
to revolucionario sería acelerar lo que en cualquier caso es un proceso
Inevitable. Con esa concepción se mina la lucha por la claridad, progra-
ma y dirección."
66
En otro punto, esta resolución planteaba que
"[...] el movimiento revolucionario busca unir, en la acción que eleve la inde-
pendencia de las masas, todas aquellas tendencias que están rompiendo .
con las burocracias o están en lucha contra el capitalismo. El [movimiento,
revolucionario] actúa con flexibilidad táctica sobre una base princlplsta. Su
reagrupamiento de- las fuerzas que se están moviendo en una dirección
revolucionaria es acompañado de una ofensiva ideológica contra el stali-
nismo, socialdemocracia, centrismo, burocracia sindical y las direcciones
126burguesas y pequeñoburguesas de los movimientos nacionalistas de los
países coloniales y semicoloniales." 67
Otra resolución, aprobada según Bill Hunter, se refería a la "Reor-
ganización de ia Cuarta Internacional", cuyo texto está en consonan-
: cia con ios planteos que había llevado Moreno. En sus aspectos más
importantes sostenía:
"1) La muerte de Trotsky produjo graves problemas de dirección ideoló-
gica dentro de la Cuarta Internacional. En los años siguientes, los cua-
dros mundiales empezaron a hacer importantes progresos hacia una
solución de esos problemas. Entonces una nueva crisis de la direc-
ción mundial fue precipitada por la política revisionista y liquidacionis-
ta de la tendencia pablista que causó la ruptura mundial en 1952-53.
2) La prueba de los acontecimientos desde 1953 ha confirmado las po-
siciones básicas de los trotskistas ortodoxos que se agruparon alre-
dedor del Cl para defender los principios fundamentales de la Cuarta
Internacional y mantener su existencia como el partido mundial de la
revolución socialista.
3) Ahora se abren perspectivas realistas para reorganizar el partido mun-
dial basado en líneas principistas y para iniciar pasos hacia la solu-
ción de la crisis de dirección [...]
4) La Conferencia rechaza todas las concepciones centristas de organi-
zación internacional. Un partido mundial digno de su nombre no pue-
de construirse según una línea federativa de partidos nacionales au-
tónomos. Debe basar su estructura y métodos de funcionamiento en
los conceptos leninistas de centralismo democrático [...]
5) La Conferencia rechaza la concepción del partido mundial centraliza-
do según lo defiende la teoría y práctica pablista. El centralismo rígi-
do a expensas de la democracia interna conduce a prácticas burocrá-
ticas dictatoriales. La intervención excesiva en la vida de los partidos
nacionales ahoga el crecimiento de direcciones nacionales sanas. La
falta de una total discusión previa a decisiones importantes conduce
a serios errores políticos de ¡a dirección.
6) Al aplicar los conceptos del centralismo democrático la dirección de- f
be actuar en conformidad con la etapa actual de desarrollo de la Cuar-
ta Internacional. El papel de la dirección debe ser principalmente dar
guía ideológica al movimiento más que preocuparse excesivamente
de las intervenciones organizativas. Antes de lanzar cualquier nueva
orientación política o de iniciar cualquier acción política importante, la
dirección debe consultar a los cuadros.
7) Las funciones del centro internacional pueden aumentar realmente
sólo en ia medida que el crecimiento y experiencia permita la ele-
vación de cuerpos ejecutivos con autoridad bien merecida. Estos cuer-
127pos internacionales deben salir dentro de los elementos dirigentes dí
los partidos nacionales. Deben estar compuestos de dirigentes pro-
bados en la lucha, conocidos y aprobados por la militancia. La selec-
ción debe realizarse en una forma normal, natural y voluntaria.
8) Como un paso concreto para avanzar esfuerzos en esta direcciór
general, la Conferencia encomienda al Cl organizar, proveer y facili-
tar una discusión política democrática dentro del movimiento mun-
dial y después de un período necesario de discusión, iniciar propo-
siciones para otra Conferencia, mundial que reorganice la Cuarte
Internacional."
68
Sin embargo, la única declaración política sobre la situación mun-
dial, fue el texto de Farrell Dobbs —el documento "improvisado" del
que hablaba Moreno—, aprobado como borrador general ("outlining
draft") para que discutieran las secciones, o como dice su título "Re-
solución política para comenzar la discusión del movimiento obrero
mundial". No fue sometido a la conferencia, sino a la siguiente reu-
nión del Comité Internacional, realizada en París en agosto de 1958,
Sus 28 puntos no eran mucho más que la enumeración de las prin-
cipales cuestiones, sin profundizar en ninguno de ellos. Moreno es-
tuvo en esa reunión, e intervino planteando dos críticas centrales.
Primero, que la reunión en la que se presentaba tenía el carácter de
un comité central hecho sin preparación,
"[...] pero que tiene que adoptar resoluciones importantes. Adoptaremos
resoluciones, no mezquinaremos ni las resoluciones ni la discusión, pe-
ro todos comprendemos [su] carácter provisional, limitado." 69
Luego, Moreno redactó una pormenorizada crítica de ese texto,
centrada en que el documento era demasiado general, no tenía "ma-
yores pretensiones")/ no incluía tareas. Tras proponer una estructu-
ra más adecuada para "precisar bien los fenómenos esenciales", Mo-
reno destacaba que en el escrito de Dobbs "la revolución colonial y
política están deficientemente tratadas", y que
"[...] las deficiencias sobre la revolución política son mucho más alarman-
tes. No se toma en cuenta las experiencias de las revoluciones húngara
y polaca." 70
En su crítica, Moreno aportaba los puntos —que hemos visto arri-
ba— sobre la combinación de tareas que planteaba en ese momen-
to la revolución permanente, y la hipótesis sobre la dinámica de la
revolución política. Señalaba, además, que el documento de Dobbs
128"no plantea el problema de la caracterización general del ¡mperialis-
I[yanqui" ni el papel de las Naciones Unidas, y que olvidaba por
ipleto a Alemania, "el país de mayor importancia potencial" por
combinar claramente todas las tareas revolucionarias.
Moreno, además, rechazaba totalmente el párrafo 17 del borra-
or de Dobbs. Ese punto planteaba que
'"[...} la creación de los partidos revolucionarlos en los países avanzados
ayudará a la formación de partidos de vanguardia para dirigir las revolu-
Iciones coloniales y políticas. La lucha de clases en donde está asentado
el poder imperialista, ayudará a avanzar a un plano más elevado las lu-
chas de los pueblos coloniales y de los obreros del bloque soviético. Se
alcanzará así un nuevo peldaño en la revolución mundial, ya que la cla-
se obrera industrial jugará un rol central, ayudada por la lucha colonial
contra el imperialismo." 71
Moreno a esto respondía que
"[así como] el pablismo ha eliminado de hecho a la revolución metropo-
litana de la revolución mundial, en especial a las masas norteamerica-
nas,'[Dobbs en] el parágrafo 17 comete el error opuesto en relación a la
construcción de nuestro movimiento: elimina a los partidos [de los paí-
ses] coloniales y semicolonlales como factor activo, de vanguardia, en la
construcción de nuestro partido mundial." 72
En su estadía en París, Moreno aprovechó para reunirse con Pie-
rre Lambert, dirigente del partido francés. El eje de las discusiones,
de acuerdo con los apuntes conservados, parece haber sido la po-
sición sobre Argelia y la situación francesa a partir de mayo de 1958,
marcada por el regreso del general De Gaulle al poder.
El 13 de agosto Moreno salió de Francia hacia la Argentina. Po-
co antes de volver, escribía:
"[...] este viaje me ha hecho maravillas. He aprendido o mejor dicho he
completado enseñanzas a montones, de las más esenciales." 73
El balance de Leeds hecho por el SLATO
La discusión del documento de Dobbs, y en general el balance de la
Conferencia de Leeds, abrieron una polémica en el SLATO. Para el
POR chileno, tanto la conferencia como la dirección votada para el Co-
mité internacional eran "proletarias", y criticaba la posición de Moreno
129que consideraba a ambas como "centristas". En enero de 1959 se
reu-
nió en Santiago de Chile el SLATO, a pedido de Moreno, que actua-
ba como su secretario general, para tratar estas cuestiones.
Tras varios días de debate se llegó a un balance y conclusiones
comunes, que una minuta del Comité Central del POR argentino re-
sumía así:
"a) Caracterización de la conferencia y dirección como centrista con
tendencias proletarias; b) Una resolución puntualizando lo positivo de
las resoluciones del Congreso de Leeds; c) Una resolución reservada
a las direcciones del SLATO sobre la estrategia dentro de la intemacio-|
nal; correspondencia masiva sobre los cuadros de dirección para obli-
garlos a pronunciarse sobre las desviaciones oportunistas de la sección
yanqui; apoyar frente a Cannon a la dirección centrista [del Comité ln -
ternacional]."74
La resolución sobre la Conferencia de Leeds señalaba que había
"significado un paso positivo para nuestro movimiento", y que se va-
loraban especialmente las medidas de carácter organizativo, "en el
sentido de otorgar atCl funciones que tiendan a una mayor centra-lt
lización". Al mismo tiempo, se afirmaba que
"[...] lamentamos que ia resolución política no haya desarrollado el pa-
peí decisivo que en los últimos años han jugado los movimientos colonia-
les, que junto con las luchas de las masas por la Revolución Política en
el Este de Europa, son los motores claves del proceso revolucionario ac-
tual; sin desconocer por ello el papel de la clase obrera de Europa Occi-
dental y de Estados Unidos [...] Estamos de acuerdo en que la Revolu-
ción no triunfará definitivamente hasta que la clase obrera de los países
metropolitanos no derroque al capitalismo [...] Asimismo, creemos que la
construcción de los partidos trotskistas seguirá un curso desigual y com-
binado; que no sólo se dará en los países adelantados sino que los par|-
tidos trotskistas de las colonias y semicolonias pueden desarrollarse y ju-
gar un papel importante en la construcción de la Cuarta Internacional."
Se advertía que, a pesar de los progresos y avances, la crisis del
Cl no había sido superada:
"Sólo estamos en el comienzo de solución de la crisis. Creemos que el
Cl vive un período de transición en el cual se están dando los primeros
pasos para pasar del organismo de Frente Único contra el pablismo que fi-
era, a un comienzo de dirección internacional. Cualquier paso atrás pue-
de significar una vuelta al Frente Único de 1953, con el agravante de que
la posición contra el pablismo podría ser más débil que entonces. Si se
130fracasa en el intento actual por remontar la crisis, podría abrirse un pe-
ríodo tremendamente peligroso de centrismo y escepticismo en las direc-
ciones nacionales, que optarían por el camino de 'fortalecer' sólo sus sec-
aciones, descuidando quizás por años la formación de una dirección
^internacional."
A partir de ahí se atacaba de frente a las posiciones del SWP, sos-
tenidas por Dobbs en la Conferencia:
"Estirnamos que el error más serio de la Conferencia Mundial fue no
adoptar una resolución precisa sobre el pablismo. Era básico discutir si
era o no correcta la apreciación del camarada Cannon en el sentido de
que el pablismo ha cambiado después de los actuales acontecimientos
de Hungría. [Nosotros] opinamos que no existe tal cambio [...] A pesar de
nuestras diferencias, coincidimos con el camarada Cannon en que es ne-
cesario salirle al paso al pablismo. Estimamos que lo básico no es pen-
sar normas organizativas para un congreso mundial de unificación sino
abrir un amplio período de discusión. En esta discusión ante todo hay que
establecer claramente las diferencias profundas que existen entre ambas
tendencias. Todo proceso de unificación que trate de ocultar las diferen-
cias conducirá inevitablemente a una nueva ruptura [...] Pero antes de
entrar a discutir con el pablismo, necesitamos que el Cl tenga una políti-
ca homogénea. Para ello no hay otra salida que sacar una resolución so-
bre las posiciones pablistas y, al mismo tiempo, sobre la situación políti-
ca internacional y nuestra estrategia."
Las partes resolutivas del documento disponían "apoyar a la ac-
tual dirección del Cl", cotizar para el mantenimiento del organismo,
y pedir que el Cl
"[...] saque una declaración sobre las posiciones políticas del pablismo.
Una negativa en tal sentido significará continuar con el error de la Con-
ferencia mundial y favorecerá cualquier corriente centrista dentro de las
filas del Cl y de los grupos que se reclaman del trotskismo." 75
Al mismo tiempo, se decidía colaborar en la preparación de la pró-
xima Conferencia Mundial, proponiendo que se realizara en Améri-
ca Latina, y en la cual
"[...] estimamos deberá constituirse la dirección internacional con todos
los atributos del centralismo democrático, al mismo tiempo que aprobar
documentos internacionales y de estrategia y las bases sobre las cuales
podría abrirse un período de discusión con el pablismo. En tal sentido, pe-
dimos al Cl la pronta edición del Boletín del Trotskismo ortodoxo. Por nues-
tra parte, nos comprometemos a enviar documentos sobre el pablismo,
131Revolución Colonial (movimientos nacionalistas y estrategia frente a los;
mismos), Revolución Política, junto con nuestros aportes a la situación
mundial de conjunto."
Por su parte, la "resolución reservada" definía como tarea def
SLATO dentro del Comité Internacional:
"Combatir el curso centrista de la actual dirección del Cl con respecto a
la reorganización de la Cuarta Internacional. En especial, luchar por rom-
per el bloque entre la sección inglesa y la norteamericana, que objetiva-
mente trabajan por una reunificación con el pablismo sobre las bases de
la proposición Cannon. Continuar la campaña contra los que opinan que:
el pablismo ha cambiado. Presionar al Cl para que saque una declara-;
ción sobre las posiciones del pablismo. El objetivo debe ser ganar el SWP
al Cl, pero si después de un período de discusión el SWP sigue traban-
do el desarrollo de una dirección Internacional, ésta deberá constituirse
sin el SWP. No subordinar la construcción de la dirección de la Interna-;
cional a la situación de crisis del SWP. Luchar por que el período de dis-
cusión con el pablismo no se inicie hasta que el Cl tenga una política hcH
mogénea, que debemos tratar que sea resuelta en la próxima'
Conferencia Mundial acordada."
76
En tal sentido, el SLATO se proponía "estudiar la política y tareas
nacionales de la sección norteamericana"con respecto a la deso-
cupación, el movimiento negro y la revolución colonial, temiendo que
se estuviese produciendo una "desviación oportunista impuesta por
un ala pequeñoburguesa" o un "curso electoralero" en sus posiciones.
Luego de !a reunión se resolvió, además, otorgarle a Moreno—afec-
tado por una enfermedad— cuatro meses de licencia, trasladar provi-
soriamente el centro del SLATO a Santiago de Chile y preparar una
conferencia del organismo para abril o mayo de ese mismo año. |
A pesar de la decisión que mostraban las resoluciones para ímpurl-
sar a que el Cl se convirtiera en la dirección centralizada de la lnter-
nacional, sus objetivos no se lograron. Por su parte, el SWP prosiguió
su curso hacia la reunificación con el SI. Tal como temía la resolución
del SLATO, el "paso atrás [...] de vuelta al frente único" significó la pa-
rálisis del Comité Internacional —que durante meses no se reunió, ni
llegó a convocar a la Conferencia votada— y su liquidación ante el
primer cambio ocurrido en la situación mundial. Mientras el SLATO
se reunía en Santiago de Chile, la Revolución Cubana iniciaba, junto
con esa nueva situación, una divisoria en las posiciones de las orga-jo
nizaciones del Cl que culminaría en su disolución en 1963.

Nahuel Moreno ante el golpe gorila del '55

"Resistencia Peronista". Pero ésta al comienzo no fue alentada ni por
Perón ni por los burócratas sindicales, sino que fue producto de los
activistas que actuaron espontáneamente en defensa propia, de la
clase obrera y del peronismo.
La desaparición de la conducción peronista y la complicidad de
algunos dirigentes con el enemigo provocaron, en medio de la des-
confianza y el escepticismo, un sano espíritu de lucha en trabajado-
res peronistas de base y cuadros medios, pese a que siguieron con-
fiando en su jefe y en una estrategia equivocada.
Sólo tres b cuatro meses después del golpe, Perón comenzó á
enviar sus "Instrucciones" y "Directivas" dando la orientación gene-
ral de la "resistencia civil".10 En ellas ordenaba evitar todo enfrenta-
míento directo con las fuerzas militares y, en cambio, desarrollar pe-
queñas acciones que desgastaran gradualmente al régimen. Con
respecto a los trabajadores, la resistencia debía consistir en la rea-
lización de huelgas, trabajo a desgano, disminución de la producti-
vidad laboral, actos de sabotaje, difusión de rumores, edición deso-
lantes y pintadas, preparatorias de la insurrección. Pero en ningún
momento Perón llamó a ia reorganización del movimiento obrero; ni
en estas instrucciones que comentamos, ni en la posterior corres-
pondencia mantenida con John William Cooke, quien fue su delega-
do durante la mayor parte de esta etapa.11
De todas esas cartas, declaraciones, órdenes y contraórdenes,
queda claro que para la máxima conducción peronista la "resistencia"
26
consistió en amenazar al régimen "gorila" con la movilización obre-
ra y una futura insurrección, buscando obligarlo a negociar.
La relación entre los dirigentes de la CGT y el gobierno de Lonardi
se canalizó a través del ministro de Trabajo, Luis B. Cerrutti Costa,
quien había sido asesor legal de la UOM. Una exp

que paso con el CICI despues de la unificacion del SWP con Mandel (todo esto lo tengo que resumir en 2 parrafos)

Entre la creación del Comité Internacional y la creación del Secretariado Unificado (1953 – 1963)

A los ojos del CI-CI, el entrismo pablista sui generis significaba liquidacionismo o disolución permanente de las secciones nacionales de la Cuarta Internacional en los Partidos Comunistas en todos los países. Después de que el CI-CI se retirara de la Cuarta Internacional (Secretariado Internacional), en 1953, muchas secciones del Secretariado Internacional de la Cuarta Internacional (SI-CI) ingresaron a los partidos comunistas.

Sin embargo, más tarde quedó claro que las secciones del SI-CI no se disolvieron ni entraron de forma permanente. Sin embargo, la trayectoria política del SI-CI llevó a sus secciones a errores y, en un caso, a la participación en gobiernos burgueses cuando, en 1964, el Lanka Sama Samaja Party (LSSP) ingresó al gobierno de Sri Lanka y fue expulsado de la Cuarta Internacional.

Algunas secciones del CI-CI han practicado políticas de entrada temporal, pero enfatizaron continuamente a sus miembros que se trataba de un movimiento a corto plazo. Mantuvieron, sin embargo, el principio de que sólo la Cuarta Internacional, como organización conscientemente marxista de la clase obrera, puede dirigir la revolución mundial.

En 1953, el líder trotskista argentino Nahuel Moreno rompe con la Cuarta Internacional y se une al CI-CI, donde sería el principal dirigente del Comité Latinoamericano (CLA), que, en 1954, tendría secciones en Argentina (Partido Obrero Revolucionario), Chile (Partido Obrero Revolucionario, dirigido por Humberto Valenzuela) y Perú (Partido Obrero Revolucionario, dirigido por Félix Zevallos, que más tarde adquiriría relevancia gracias a la obra de Hugo Blanco Galdós).

En marzo de 1957, se realizó en Lima (Perú) la "Primera Conferencia del Trotskismo Ortodoxo Latinoamericano" (TOLA), en el que fue aprobado el "Manifiesto del Trotskisrno Ortodoxo Latinoamericano" y se creó el Secretariado Latinoamericano del Trotskismo Ortodoxo (SLATO).

En 1958, Moreno representó al SLATO en el Congreso de 1958 del CI-CI, celebrado en Leeds, Gran Bretaña.8​5​

En 1960, se realizó el "Congreso del Trotskismo Ortodoxo Latinoamericano" en Santiago de Chile.

En 1961, el SLATO envió a varios activistas a Lima (Perú) para apoyar las actividades de Hugo Blanco Galdós. Sin embargo, el movimiento fue derrotado después de que la policía vinculara a militantes del POR con el atraco al Banco de Crédito de Miraflores, ocurrido el 1 de abril de 1962. Este hecho generaría una fuerte represión contra el POR. En este contexto, Moreno tuvo que huir de Perú.

Afines de 1961, se celebró una reunión del SLATO, en Buenos Aires, en la que, por unanimidad, se aprobó caracterizar al gobierno cubano como "gobierno obrero y campesino", y por mayoría que se trataba de un "Estado obrero en transición", con la oposición de los chilenos, que en ese momento lo caracterizaron como "Estado obrero deformado".

Además de la liquidación del POR peruano, el POR chileno decidió abandonar el SLATO a principios de 1962. Este contexto dio lugar a la disolución del SLATO.9​

El SWP (EE.UU.), bajo la presión del macartismo, de la ola anticomunista y del declive del movimiento sindical norteamericano, comenzó a adoptar posiciones más a la derecha.10​ Tanto es así que, en marzo de 1957, se pronunció a favor de una reunificación de la Cuarta Internacional. Sin embargo, Gerry Healy, el líder de la sección británica del Comité Internacional (Socialist Labour League - SLL, que, luego, daría lugar al Workers Revolutionary Party) se opuso a la reunificación, sin ninguna discusión sobre las diferencias políticas que habían producido la escisión en 1953.11​12​

Otra consecuencia del hecho de que el SWP (EE.UU.) comenzara a adoptar posiciones más derechistas fue, en 1961, la formación de la Revolutionary Tendency (RT) dentro del SWP (EE.UU.), liderada por James Robertson y Tim Wohlforth. Unos años más tarde, ambos dejarían el SWP, saliendo, antes, James Robertson para fundar la Spartacist League y, más tarde, Tim Wohlforth para fundar el Comité Estadounidense de la Cuarta Internacional, organización que mantendría vínculos con la CI-CI.

Ya en la Revolución Húngara de 1956, la dirección del SWP estadounidense comenzaba a mostrar signos de convergencia con la línea política en desarrollo de las organizaciones agrupadas en el SI-CI13​. La desaparición de la Unión Socialista de América, la filial estadounidense del SI-CI, eliminó una de las barreras para una reunión política. Un acuerdo cada vez mayor con respecto a la Guerra de Independencia de Argelia y la Revolución Cubana de 1959 también acercó al SWP y del SI-CI.

Además, dentro del SI-CI, Pablo había perdido gran parte de su influencia política, eliminando otra barrera más para la reunificación. En ese contexto, en 1962, el CI-CI y el SI-CI formaron un Comité Paritario para organizar un Congreso Mundial de las dos facciones.

SI-CI y la dirección del SWP revisaron el principio trotskista básico de que solo una dirección marxista consciente puede garantizar una revolución socialista exitosa. En cambio, argumentaron que los "trotskistas inconscientes" llegarían al poder en los países colonizados, así como dentro de las burocracias estalinistas. Ya no era necesario construir un partido trotskista de masas. Cualquiera que se opusiera a estas concepciones era silenciado o expulsado, rompiendo con el principio leninista básico de la democracia interna del partido.

Por otro lado, la Socialist Labour League, además de rechazar la caracterización de Cuba como un estado obrero, defendió:

  1. la teoría leninista del partido como vanguardia de la clase obrera y arma esencial para la organización de la revolución proletaria;
  2. la teoría de la revolución permanente, que establece la hegemonía de la clase obrera en las luchas antiimperialistas y democráticas de los países atrasados ​​y su completa independencia de las organizaciones de los nacionalistas burgueses;
  3. la Cuarta Internacional como el partido mundial de la revolución socialista.12​14​

En 1963, el SWP y las secciones más pequeñas de Suiza, Canadá, China y América Latina del CI-CI acordaron reunirse con el SI-CI en el Congreso Mundial que fundó el Secretariado Unificado de la Cuarta Internacional, que tuvo lugar en junio de ese año.

A esto se opusieron, inmediatamente, la Socialist Labour League (SLL) en Gran Bretaña (que, desde 1973, ha sido renombrada como: "Workers Revolutionary Party"), el Parti Communiste Internationaliste (PCI) en Francia y la Revolutionary Tendency (RT) del SWP (EE. UU.) (dirigida por Tim Wohlforth), así como muchos trotskistas ortodoxos en todo el mundo.15​ Esas corrientes, que, en septiembre de 1963, realizaron una reunión para dar continuidad al CI-CI,12​ aún valoraban las lecciones políticas aprendidas de la escisión de 1953. Vieron la decisión del SWP como un abandono de los principios más básicos de la Cuarta Internacional y del trotskismo, y como un intento de congraciarse con el creciente movimiento de protesta de la clase media en los Estados Unidos.

La RT, SLL y PCI argumentaron que el movimiento contra la guerra en los EE. UU. contenía el mismo tipo de personas que los pablistas habían tratado de atraer durante el éxodo masivo de personas de los partidos estalinistas después de las revelaciones de las atrocidades de Stalin en la década de 1950. Llamaron a esto "oportunismo" porque representaba lo que veían como una revisión del marxismo con el fin de atraer nuevos miembros de la clase media en proceso de radicalización.

Hasta la ruptura con el Partido Comunista Internacional (1963–1971)

Después de la reunificación, algunas de las secciones latinoamericanas del CI-CI abandonaron el CI-CI para unirse al Secretariado Unificado de la IV Internacional, lo que permitió al SWP (EE. UU.) y sus aliados afirmar que la mayoría de las secciones del CI-CI se habían unido al Secretariado Unificado. A los ojos del CI-CI, las secciones latinoamericanas habían adoptado el pablismo y dependían de sus conexiones con el SWP (EE. UU.).

Dentro del SWP (EE. UU.), algunos miembros que habían estudiado el significado de la escisión de 1953 se opusieron a la reunificación. Estos se reunieron alrededor de Tim Wohlforth y James Robertson en la Revolutionary Tendency (RT).

Los seguidores de James Robertson se separaron de los seguidores de Tim Wohlforth, quien mantuvo una estrecha relación con Gerry Healy, líder de la Socialist Labour League - (SLL - Reino Unido), al defender la tesis que el SWP (EE. UU.) no podía salvarse. Con Wohlforth sentando las bases probatorias de las afirmaciones de "deslealtad al partido", los seguidores de James Robertson fueron expulsados ​​​​del partido y fundaron la Spartacist League, que más tarde daría origen a la International Communist League (Fourth Internationalist) (ICL-FI).

Después de eso, Tim Wohlforth comenzó a dirigir la Reorganized Minority Tendency hasta que, a principios del otoño de 1964, el pequeño grupo de 9 personas también fue expulsado del SWP (EE. UU.). Después de la expulsión, Tim Wohlforth y sus asociados fundaron el American Committee for the Fourth International,, que produjo una publicación bimensual mimeografiada, el Bulletin of International Socialism, lanzada el 24 de septiembre de 1964.16​

En 1966, tuvo lugar en Inglaterra la "Tercera Conferencia Mundial" del CI-CI. Estuvieron presentes delegados de la Socialist Labour League (SLL - Reino Unido), dirigida por Gerry Healy; del Parti Communiste Internationaliste (PCI) (Francia), dirigido por Pierre Lambert y de la organización griega, dirigida por Loukas Karliaftis, que, en 1964, se había unido al CI-CI. Michel Varga, miembro del PCI, representaba a la Liga Húngara de Socialistas Revolucionarios en el exilio, que él había fundado en 1962. Los dos grupos de los Estados Unidos enviaron delegados: el dirigido por Tim Wohlforth y el dirigido por James Robertson.17​18​19​

Los observadores procedían de un grupo en el África francófona, un pequeño grupo en Alemania que más tarde formó el Bund Sozialistischer Arbeiter (Federación de Trabajadores Socialistas), y personas que habían dejado las secciones del Secretariado Unificado en Sri Lanka y Dinamarca. Los observadores sin derecho a voto provenían de Voix Ouvrière y una tendencia capitalista de estado en Japón.

Un resultado de este Congreso fue la expulsión de la Spartacist League después de que Robertson no asistiera a una sesión de la conferencia. Robertson dijo que esto se debió al agotamiento; el IC argumentó que la supuesta negativa de Roberton a disculparse reflejaba un rechazo a los métodos comunistas, y se le pidió que se fuera. Los espartaquistas pasarían a formar la Tendencia Espartaquista Internacional. El CI-CI ahora afirma que los esparticistas nunca estuvieron interesados ​​en un acuerdo y que deseaban seguir su propia dirección.

Si los esparticistas no deseaban separarse en su propia organización, argumenta ahora el CI-CI, se podría haber resuelto un malentendido en la conferencia. El CI-CI también dice que los esparticistas son nacionalistas en su orientación, se niegan a ser controlados por una organización internacional, además de apoyar las políticas de acción afirmativa, el nacionalismo negro, los regímenes estalinistas y niegan la existencia de la globalización.20​21​

A raíz del congreso de 1966, comenzaron a aumentar las presiones entre la SLL (Reino Unido) y el PCI (Francia). El Congreso no intentó presentar al CI-CI como 'la Cuarta Internacional', sino que lo posicionó como una fuerza que defendía lo que veía como la continuidad política del trotskismo y pedía la 'reconstrucción de la Cuarta Internacional'.

El PCI llegó a sentir que la SLL era ultimatista, porque la SLL argumentaba que el programa del CI-CI tenía que ser la base para una mayor organización revolucionaria. Las diferencias del PCI se reflejaron en su apertura al MNA argelino y al Partido Obrero Revolucionario (Bolivia).

A principios de 1967, el PCI cambió su nombre por el de Organisation Communiste Internationaliste (OCI), movimiento que también sugería la mayor modestia de la OCI. En mayo de 1967, la OCI argumentó que el CI-CI no estaba funcionando bien y que las decisiones clave de las conferencias de 1966 "seguían siendo letra muerta". Argumentó: "La SLL ha tenido su propia actividad internacional, al igual que la OCI. Alemania y Europa del Este han seguido siendo los 'cotos de caza privados' de la OCI...".7​

A fines de la década de 1960, todas las tendencias de extrema izquierda estaban creciendo y el CI-CI no fue una excepción. El aumento de miembros, los vuelos más baratos y el contacto telefónico también permitieron que los contactos en el extranjero se hicieran más regulares. De esta manera, el CI-CI pudo crecer en Sri Lanka. Aparecieron nuevas secciones en Alemania, en 1971, y en Irlanda.

Hasta la crisis del Workers Revolutionary Party (1971 - 1985)

En 1971, la OCI y sus partidarios abandonaron el CI-CI. Esto reflejó diferencias crecientes, principalmente sobre el apoyo de la OCI al Partido Obrero Revolucionario de España (PORE) y el énfasis de la SLL en la filosofía marxista en la formación de sus nuevos miembros.

Tanto la SLL como la OCI estaban en este punto desarrollando conexiones con los trotskistas en otros países, pero de diferentes maneras.

  • La OCI había buscado incorporar al POR boliviano al CI-CI. Además de estos grupos, la OCI estaba ayudando a crear la Liga Húngara de Socialistas Revolucionarios (LRSH) en el exilio dirigida por Michel Varga, un exlíder de los estudiantes durante la Revolución Húngara de 1956 y de la Liga Socialista de los Trabajadores de Alemania (BSA). Por otra parte, el grupo Política Obrera (Argentina) liderado por Jorge Altamira estaba cerca de la OCI. En general, la OCI rechazó el punto de vista estridente de la SLL, importante para educar a los miembros más nuevos sobre los fundamentos filosóficos del marxismo. La OCI abogó por un enfoque más mesurado. Más importante aún, las diferencias sobre el desarrollo real de la revolución, especialmente en América Latina, forzaron la ruptura entre la OCI y la SLL. Casi todo los militantes del CI-CI en América Latina se juntaron a la nueva tendencia internacional pro-OCI, dejando a los partidarios de SLL allí con solo un puñado de miembros, especialmente en Bolivia y Perú. La SLL tomó la mayoría del CI-CI en Grecia, que pasó a construir una organización muy influyente en ese país bajo los coroneles.
  • Por otro lado, la SLL buscaba traer nuevas fuerzas al CI-CI que compartieran su enfoque, como la League for a Workers' Republic, en Irlanda, la Revolutionary Communist League, en Sri Lanka, y la Workers League, en los EE.UU. La SLL luchó para hacer del materialismo dialéctico la piedra angular de su enfoque político.

En 1971 la OCI y sus aliados dejarían el CI-CI para formar su propia corriente internacional, que luego se conoció como el Comité Organizador para la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CORCI), a la que, en 1979, se unió la organización argentina liderada por Nahuel Moreno, formando la Cuarta Internacional – Comité Internacional.22​

La OCI y el CORCI consideraban al CI-CI como una secta política anquilosada incapaz de crecer más allá de su sección 'madre' en el Reino Unido. De hecho, el CORCI superó al CI-CI en crecimiento a partir de entonces. De ese modo, a partir de 1974, un grupo de exmilitantes de la SLL, que ya estaba en proceso de organización, se vinculó a la CORCI y comenzó a publicar el Marxist Bulletin, por lo que pasó a denominarse: Grupo Boletín. En 1979, los partidarios del CORCI en el Reino Unido fundaron el Socialist Labour Group

Después, la League for a Workers' Republic (Irlanda), también dejó el CI-CI para unirse al CORCI.

Por otro lado, entre el 10 y el 15 de abril de 1972, delegados de ocho países asistieron a la Cuarta Conferencia Mundial del CI-CI.23​

En 1973, junto con un crecimiento masivo en la membresía y los preparativos para lo que creían que sería una "influencia masiva", la SLL se rebautizó como Workers Revolutionary Party (WRP) y siguió siendo una parte del CI-CI junto con secciones afiliadas en Irlanda, Grecia, Alemania, España, Australia, Estados Unidos, Sri Lanka y Perú.24​25​

A fines de la década de 1970, el auge revolucionario de las décadas de 1960 y 1970 se había calmado. Cayó la membresía del CI-CI y la dirección del WRP no estaba preparada. Entró en alianzas con líderes nacionalistas en los países subdesarrollados.

Esto despertó la consternación de algunos miembros en todo el CI-CI. El WRP había ganado miembros y prominencia en Gran Bretaña, pero el liderazgo tomó cada vez más su propio camino contra el CI-CI en su conjunto.26​

En 1982, David North, el secretario nacional de la Workers League (EE. UU.), presentó una crítica detallada de los Estudios sobre materialismo dialéctico de Gerry Healy y su relación con el alejamiento del partido de su eje trotskista. North escribió:

"Durante varios años (en mi opinión, esto comenzó en 1976 y recién comenzó a predominar en 1978), en nombre de la lucha por el materialismo dialéctico y contra el propagandismo, el Comité Internacional se ha alejado constantemente de una lucha por el trotskismo" [...] "Una vulgarización del marxismo, tildada de 'lucha por la dialéctica', ha ido acompañada de una inconfundible deriva oportunista dentro del Comité Internacional, especialmente en el WRP…. La defensa marxista de los movimientos de liberación nacional y la lucha contra el imperialismo ha sido interpretada de una manera oportunista de apoyo acrítico a varios regímenes nacionalistas burgueses".

En respuesta a las críticas de North, en diciembre de 1983, Cliff Slaughter, un líder destacado del WRP, escribió una carta, en la que atacaba a los trotskistas estadounidenses por su "fuerte énfasis en la 'independencia política' de la clase trabajadora".

El 23 de enero de 1984, David North envió una carta fechada a Michael Banda, otro líder destacado del WRP, en la que afirmó que estaba:

"profundamente preocupado por los crecientes signos de una deriva política hacia posiciones políticas bastante similares, tanto en conclusiones como en metodología, a las que históricamente hemos asociado con el pablismo. [...] Más que una perspectiva para la construcción de secciones del Comité Internacional en cada país, el enfoque central del trabajo del CI-CI durante varios años ha sido el desarrollo de alianzas con varios regímenes nacionalistas burgueses y movimientos de liberación. El contenido de estas alianzas ha reflejado cada vez menos una orientación clara hacia el desarrollo de nuestras propias fuerzas como centro de la lucha por establecer el papel dirigente del proletariado en la lucha antiimperialista en los países semicoloniales. Las diversas concepciones adelantadas por el SWP en relación con Cuba y Argelia, que atacamos tan enérgicamente a principios de la década de 1960, aparecen cada vez con mayor frecuencia en nuestra propia prensa".27​28​

En 1985, tras la derrota de la Huelga Minera en Inglaterra, comenzó una crisis dentro del WRP que resultó en divisiones, lo que resultó en el surgimiento de varias organizaciones. Las diversas organizaciones que surgieron del WRP intentaron fundar sus propios CI-CI's, cada uno de los cuales pretendía ser el oficial, pero no rompieron sistemáticamente con sus viejas políticas y no obtuvieron nuevos apoyos internacionales y, por tanto, casi todos se desintegraron.29​

El 25 de octubre de 1985, la junta directiva del CI-CI aprobó la expulsión de Gerry Healy, dicha resolución decía que:

"[...] esta expulsión es el producto final de su rechazo a los principios trotskistas en los que se basaron estas luchas pasadas y su descenso a las formas más vulgares de oportunismo. La degeneración política y personal de Healy se puede atribuir claramente a su separación cada vez más explícita de los logros prácticos y organizativos del movimiento trotskista en Gran Bretaña de las luchas históricas e internacionales contra el estalinismo y el revisionismo de las que surgieron estos logros. En lugar de su pasado interés en los complejos problemas del desarrollo de los cuadros del movimiento trotskista internacional, la práctica (reciente) de Healy se preocupó casi por completo por desarrollar relaciones sin principios con los líderes nacionalistas burgueses y con los reformistas sindicales y del Partido Laborista en Gran Bretaña"."30​

Esta resolución fue rechazada por las secciones española y griega, que declararon que el Comité Internacional no tenía más autoridad que la de Healy como su "líder fundador histórico". Motivo por el cual, los representantes de la minoría pro-Healy se retiraron de CI-CI en el día siguiente.

El 16 de diciembre de 1985, la Comisión Internacional de Control de CI-CI presentó su informe provisional, en el que declaró que el WRP había "llevado a cabo una traición histórica al CI-CI y a la clase obrera internacional. Esta traición consistió en el abandono completo de la teoría de la revolución permanente, lo que resultó en la búsqueda de relaciones sin principios con sectores de la burguesía colonial a cambio de dinero". La resolución señaló que mientras que "el principal arquitecto de estas traiciones fue Gerry Healy, ayudado por Alex Mitchell y Vanessa Redgrave la responsabilidad política por la degeneración nacionalista que permitió que se llevaran a cabo estas prácticas recae en todo el liderazgo del WRP.". La resolución concluyó:

"Para defender sus principios e integridad, el CI-CI suspende al WRP como sección británica hasta la convocatoria de un Congreso de emergencia del CI-CI a más tardar el 1 de marzo, después del 8º Congreso del WRP".

En respuesta, el 26 de enero de 1986, el Comité Central del WRP emitió una resolución, que decía que: "el CI-CI no es ni el Partido Mundial ni siquiera el núcleo del Partido Mundial", y "no puede reclamar autoridad política como dirección internacional. Tampoco las secciones pueden estar subordinadas a una disciplina internacional determinada por el CI-CI".

El contenido político y práctico de esta resolución fue declarar una escisión con el CI-CI. Por otro lado, parte de los militantes del WRP, abandonaron el WRP para formar el International Communist Party (ICP), que después se llamaría como: Socialist Equality Party que estaría afiliado al CI-CI.31​

En la actualidad, solo está activo el CI-CI dirigido por David North, líder de lo que entonces se conocía como la Workers League (EE. UU.). North y sus partidarios ganaron la lealtad de la mitad de las secciones nacionales restantes, con la ruptura de las secciones griega, española y peruana y la adhesión de las secciones alemana, australiana y de Sri Lanka, así como una agrupación fraternal en Ecuador.

Anticipándose a un estallido del militarismo estadounidense después del colapso de la URSS,32​ el CI-CI se preparó para una nueva radicalización de la clase trabajadora.

En 1996, el CI-CI decidió que sus secciones nacionales serían nombradas con la expresión equivalente a "Partidos Socialistas por la Igualdad" en los idiomas utilizados en cada país. La elección de esta denominación se dio para reconectar a la clase obrera con el objetivo esencial del movimiento socialista desde sus inicios: la eliminación de la opresión de clase. Puso al CI-CI en oposición directa, no sólo a las terribles desigualdades que se desarrollan dentro de la sociedad contemporánea, sino a todas aquellas tendencias que hacen de la etnia, el género y la orientación sexual el eje de la política.33​

En 1998, el CICI lanzó el World Socialist Web Site.

Tanto el SU como la TMI tienen como concepción de construcción partidaria el entrismo sui generis pablista. El SU con su entrismo profundo en los partidos estalinistas europeos. La TMI con el entrismo permanente en partidos reformistas de masas, como el Labour Party inglés. Seamos justos, la TMI fue mucho más coherente en el pasar de los años, mientras el SU vivió en zigzags, presionado por el impresionismo pequeñoburgués de Mandel.

Hacia finales de la década del '70 el SU comenzó su adaptación a la democracia burguesa, al capitular al eurocomunismo[30], es decir, a los partidos estalinistas europeos ya completamente integrados a los procesos electorales y con bancas enormes en los parlamentos europeos. Sin embargo, aún defendía la dictadura del proletariado, aunque con una visión "pacifista", viendo solo las virtudes de la democracia obrera y olvidándose de la necesidad de implantar "el terror que las armas inspiran en los reaccionarios".

Luego del fin del estalinismo como aparato mundial de la contrarrevolución, simbolizado por la caída del Muro de Berlín, el SU comienza a dedicarse a construir partidos anticapitalistas, esta reunión de revolucionarios y reformistas "honestos". Comienzan a militar y a disolverse en esos partidos, como el NPA francés, el Bloque de Izquierda de Portugal, o Podemos de España, o el Die Link alemán. En Grecia, aunque su sección se negase a entrar en Syriza, la dirección del SU apoyó el DEA, que hacía entrismo en Syriza.

En 2006, su principal dirigente, Daniel Bensaïd, escribió:

"La cuestión del gobierno de los trabajadores inevitablemente nos trajo de vuelta la cuestión de la dictadura del proletariado. Una conferencia de la LCR decidió por una mayoría de más de dos tercios remover la mención a la dictadura del proletariado de sus estatutos. Eso fue correcto. Hoy, el término dictadura recuerda mucho más las dictaduras militares o burocráticas del siglo XX que la venerable institución romana de poderes temporarios de emergencia debidamente mandatada por el Senado. Como Marx vio la Comuna de París como 'la forma política finalmente descubierta' de la dictadura del proletariado, seríamos mejor comprendidos si invocásemos la Comuna, los Soviets, consejos de autogestión, en lugar de agarrarnos a un fetiche verbal que la historia tornó una fuente de confusión"[31].

sta necesidad de construir la dirección mundial para enfrentar al
Imperialismo de conjunto, y la decisión de participar seriamente en
su construcción, llevaron a que Palabra Obrera solicitara su ingreso
al SU en 1964. Lo hizo dejando expresamente aclarado que la orga-
nización no aceptaría ninguna disciplina nacional o latinoamericana
de la Cuarta Internacional, lo que fue acordado con el Secretariado,
pasando a ser así sección simpatizante.70
La tendencia pablista, la TMRl, que se había abroquelado en la
comisión africana de la Internacional y que había comenzado a fun-
cionar como una fracción pública con sus propias posiciones, ignoró
la decisión del SU de aumentar el número de miembros de esa co-
misión. En el Octavo Congreso Mundial (Segundo desde la Reunifi-
cación), realizado en 1965, Pablo pretendió asistir como tendencia,
pero al no aceptar reconocer las decisiones que tomara el Congre-
so, quedó excluido

El entrismo en el peronismo

Por eso se trató de un entrismo muy particular,  Los verdaderos organismos de masas del movimiento peronista fueron las organizaciones obreras, y.no el aparato partidario. Por eso se trató de un entrismo muy particular, centrado fundamentalmente en las agrupaciones sindicales del movimiento obrero, políticamente unificado alrededor del peronismo, y no en los organismos partidarios. La táctica duró 6 años Desde 1957 hasta 1964, y 5 meses. Palabra Obrera mantuvo una independencia completa, ya que durante la proscripción del movimiento peronista todas sus alas y ten-
dencias gozaban de una total libertad organizativa y política

Un primer paso fue la participación en las elecciones legislativas
de marzo de 1965, aprovechando la oportunidad para presentar un
programa obrero y propagandizar en la vanguardia la necesidad de
la independencia política de la clase. Sin embargo, al no obtener el
reconocimiento legal como partido para presentar candidaturas, Pa-
labra Obrera llamó a votar en blanco,