es

¿Hacia dónde va el gobierno de Gustavo Petro?

08.03.2024

Análisis y Perspectivas marxistas para revolución colombiana y Latinoamericana

Salvador Perez
Salvador Perez

Sergio Andre´s Pastor Gonzalez "19" y Salvador Perez. Bogotá y Málaga, en marzo de 2024 

En la historia de todos los procesos revolucionarios, en los distintos países, siempre existen por así decirlo, determinados puntos de inflexión, que concentran en ellos todas las experiencias del periodo anterior. Los procesos de revolución son en última instancia procesos objetivos que expresan la necesidad de remover toda la situación existente, mediante una búsqueda inconsciente, la mayor parte de las veces, de una salida progresiva para las masas. Como decía el clásico, "lo viejo no termina de morir y lo nuevo tarda en nacer".

Sergio Andres Pastor Gonzalez
Sergio Andres Pastor Gonzalez

Qué duda cabe que vivimos todo un periodo de profundo cambio histórico. La crisis del capitalismo lo impregna todo. No se trata ya de una crisis como simple fenómeno económico, sino que esta impregna todos y cada uno de los niveles de la vida. El profundo declive capitalista se refleja en crisis de especulación, de corrupción, de drogadicción, de violencia, de creciente egoísmo individualista e indiferencia hacia el sufrimiento de los demás, crisis de la moral, la filosofía burguesa, de la cultura y hasta de la propia familia burguesa. Marx explicó que "las ideas dominantes en una sociedad son las ideas de la clase dominante". Como síntoma claro del callejón sin salida en el que está el Sistema capitalista, de los cual la propia clase dominante es consciente de ello, se extiende cada vez más un ambiente general de clara ansiedad y pesimismo ante el futuro. La burguesía sabe perfectamente que el mantenimiento de su Sistema social supone ya un freno absoluto para el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Todo ello no es más que el reconocimiento de que estamos ante un Sistema social en decadencia irreversible. En su época de esplendor juvenil la burguesía jugo, indudablemente, un papel progresivo para la humanidad, en la medida en que su Sistema podía desarrollar las fuerzas productivas y con ello hacia avanzar a la humanidad. Ahora, por el contrario, la burguesía y el conjunto de sus estrategas están plenamente saturados de pesimismo por todos sus poros. Son conscientes de que están condenados históricamente y no pueden reconciliarse con ello, con ser barridos de la sociedad.

Algunos analistas de la situación latinoamericana hablan de la existencia de dos fases de estallidos sociales: LA PRIMERA ola, que precedieron a la llegada a los gobiernos de los denominados "sectores progresistas", se inició en 1989, con el Caracazo en Venezuela; continuando con las extraordinarias movilizaciones en contra del Corralito, en 2001 en Argentina; las movilizaciones conocidas como "guerras del gas y del agua", durante los años 2001 y 2003 en Bolivia; los levantamientos populares e indígenas en los años 1997, 2000, 2005 y 2006 en Ecuador.

Mas tarde tuvimos la SEGUNDA ola, caracterizada en algunos casos por auténticos ESTALLIDOS SOCIALES, que dejaron al Sistema con sus traseros al aire. De hecho, no en la teoría, sino en el terreno concreto de la práctica, asistimos a verdaderas oportunidades para que la clase trabajadora, al frente del conjunto de los oprimidos de la sociedad, hubieran podido cambiar radicalmente la sociedad, de abajo arriba.

Todos estos acontecimientos fueron una bofetada en la boca a todos aquellos que constantemente hablan e ilustran de que no es posible cambiar las cosas, por una pretendida "inmadurez de las masas, de la clase obrera". Aquí tenemos lecciones muy concretas de como en el movimiento de la propia lucha se desarrolla el proceso molecular de toma de conciencia de las masas, el cual avanza rápida y bruscamente, colocándose a la altura de las necesidades en un movimiento dialectico, que abre de par en par la posibilidad para la transformación socialista de la sociedad.

Todas estas experiencias de estos años previos demuestran no precisamente inmadurez en la conciencia de las masas, sino algo mucho más concreto: la debilidad, cuando no ausencia completa de una genuina dirección revolucionaria, digna de tal nombre, dotada con un claro programa y métodos, que permita hacer conscientes los deseos inconscientes de las masas y dirigirlas a la victoria. Las direcciones tradicionales quedan atrás de las necesidades, convertidas en poderosas fuerzas conservadoras, claramente a la derecha de las masas.

Los acontecimientos en Colombia

Sin temor a que estemos exagerando, los acontecimientos que pudimos vivir en Colombia en 2021 fueron acontecimientos revolucionarios, que reataron la lucha de clases vivida en el país a partir del año 2019. De forma magistral León Trotsky, en su fenomenal obra sobre la "Historia de la Revolución Rusa", responde claramente a la pregunta de ¿Qué es una revolución?, de la siguiente forma:

"El rasgo característico más indiscutible de las revoluciones es la intervención directa de las masas en los acontecimientos históricos. En tiempos normales, el Estado, sea monárquico o democrático, está por encima de la nación; la historia corre a cargo de los especialistas de este oficio: los monarcas, los ministros, los burócratas, los parlamentarios, los periodistas. Pero en los momentos decisivos, cuando el orden establecido se hace insoportable para las masas, éstas rompen las barreras que las separan de la palestra política, derriban a sus representantes tradicionales y, con su intervención, crean un punto de partida para el nuevo régimen. Dejemos a los moralistas juzgar si esto está bien o mal. A nosotros nos basta con tomar los hechos tal como nos los brinda su desarrollo objetivo. La historia de las revoluciones es para nosotros, por encima de todo, la historia de la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos".

El llamado Comité Nacional de Paro, formado por las Centrales obreras​, las organizaciones de pensionistas, estudiantiles e indígenas, que había sido el convocante formal de las Protestas en Colombia de 2019-2020, llamo de nuevo al Paro y a la movilización el 28 de abril de 2021, inicialmente en contra de la pretendida Reforma Tributaria del Gobierno Duque. Pero ese fue precisamente el punto de partida que expreso de una forma revolucionaria todo el descontento de las masas colombianas y sus deseos de luchar por la transformación de la sociedad.

Esta convocatoria inicial sirvió para cambiar todo el ambiente de la situación, que cogió por sorpresa no solo al gobierno y a la clase dominante, sino al conjunto de las organizaciones que formalmente componían el Comité de Paro, así como al conjunto de las organizaciones políticas de la llamada izquierda, en las cuales no existía confianza alguna en la capacidad de lucha de los trabajadores, la juventud, los campesinos pobres y el resto de capas oprimidas.

A partir de que fijaron la fecha de inicio del movimiento, en realidad todos anduvieron en la cola del movimiento. La fecha de inicio fue el catalizador que comenzó a expresar todo el descontento social existente en la sociedad colombiana. Otros muchos sectores comenzaron a sumarse a las movilizaciones, mucho de ellos sectores nuevos, de jóvenes, mayoritariamente sin afiliación sindical, política o ideológica previa. Muchos de estos jóvenes tenían las puertas sociales cerradas al completo, sin posibilidad ni de estudiar mí de trabajar en empleo formales. El inicio de la pandemia del COVID un año antes había provocado confinamientos de amplias capas de la ciudad en sus barrios y hasta en sus casas, en situaciones en donde no había ni para poner un plato de comida en las mesas.

A partir de ahí, como ocurrió antes en Chile, lo que vemos en Colombia es una nítida y clara explosión social, una revolución, que acaba manifestándose a través de la convocatoria al Paro Nacional en contra de una Reforma Tributaria, que iba a poner aún más difícil, por la subida de los productos de la Canasta de la Compra, el poder alimentarse a diario en los hogares más humildes. En un movimiento de las masas colombianas de unos tres meses, el aparentemente fuerte gobierno del uribismo, presidido por Iván Duque colapso, tuvo que retirar una por una todos las contrarreformas que había planteado y solo fue posible que se mantuviera en pie fruto de la política cobarde de las direcciones sindicales y de las organizaciones políticas de la izquierda, que emplazaban una y otra vez al movimiento a dejar las calles, sin hacer caer al gobierno, emplazándolo todo a las elecciones presidenciales del año siguiente.

El gobierno de Duque desprecio inicialmente las movilizaciones e intento doblegar a la protesta con los métodos clásicos de la oligarquía y la burguesía colombiana: la represión dura y pura de la protesta. Sin embargo, la represión de las manifestaciones de las masas colombianas en vez de aminorar las mismas, sirvieron para imprimirles más fortaleza y como una gran escuela de aprendizaje de nuestra clase.

El gobierno reaccionario de Duque empleo los escuadrones antidisturbios reaccionarios del ESMAD, el conjunto de las fuerzas policiales, militares y hasta a sus auxiliares grupos de Paramilitares, los cuales actuaron despiadadamente en contra de las manifestaciones por todo el país, en Cali, Bogotá, Pereira, Pasto, Neiva, Popayán, Cartagena, Santa Marta, Ibagué, Villavicencio, Soacha, Medellín, Bucaramanga, …

Organismos como Amnistía Internacional publicaron informes que decían, entre otras cosas, que:

"Cali: En el epicentro de la represión —que incluyen uso de armas letales contra manifestantes, uso excesivo e ilegítimo de armas como gases lacrimógenos, detenciones ilegales y torturas, …

Las autoridades colombianas violaron los derechos humanos de quienes se manifestaban pacíficamente… Bajo la justificación del restablecimiento del orden, cientos de personas sufrieron lesiones terribles y decenas de jóvenes perdieron la vida… los verdaderos objetivos detrás de esta represión: infligir miedo, desincentivar la protesta pacífica y castigar a quienes exigen vivir en un país más justo" (Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional).

De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condeno la actuación del gobierno, calificándola de muy graves violaciones de los derechos humanos durante el contexto de las protestas.

Para los siempre defensores y amantes de las soluciones legalistas, hechos de las políticas conscientes de la clase dominante y de su gobierno Duque, fueron DENUNCIADOS PENALMENTE, incluyendo a los responsables del Estado implicados en estas masacres. El Estado nunca juega, como pretenden hacernos creer siempre, un papel neutral, sino que sirve a los intereses de la clase dominante y usan todos sus medios en nuestra contra: las fuerzas policiales, el ESMAD, el ejército, los Fiscales, Jueces y sus cárceles. Nunca dudan en asesinarnos, dejarnos sin ojos, encerrarnos en sus "modélicas cárceles" o deportarnos del país.

En aquellos importantes acontecimientos fueron DENUNCIADOS PENALMENTE el Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina; la Gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán; el Comandante del Ejército Nacional, General Enrique Zapateiro; el Ministro de Defensa Diego Molano,… Aquellas DENUNCIAS PENALES POR REPRESION fueron presentadas inclusive ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde además estaban acusados de provocar desapariciones masivas, acontecidas durante los meses de las protestas. Ninguno de ellos ha respondido y ha sido condenado por aquellos criminales actos. Ninguno de ellos ha pagado por los delitos que cometieron y ordenaron cometer en contra de los trabajadores, la juventud y el conjunto de los oprimidos.

En realidad, aquí solo es necesario que recordemos que los únicos que dieron el pecho, su sangre y su valor para garantizar que pudiéramos ejercer nuestros derechos democráticos fundamentales, incluyendo el de libre manifestación, por participar en los actos de la brutal represión que estábamos recibiendo fueron los jóvenes de las Primeras Líneas, los cuales no podemos calificar de otra forma como de verdaderos héroes del pueblo colombiano.

Es evidente y meridianamente claro que el gobierno uribista de Duque estaba en el terreno concreto de la práctica "TUMBADO Y EN CONTRA DE LAS CUERDAS", por el masivo y combativo movimiento que se desarrolló en forma de explosión social, movimiento que no solo afecto a las principales Departamentos y ciudades de todo el país, sino que también tuvo su reflejo y efectos por diversos lugares del mundo, en donde los colombianos/as emigrantes, trabajadores y jóvenes de otros países, se manifestaron en contra del gobierno reaccionario de Colombia, en España, Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal, Rusia, Italia, Estados Unidos, Bélgica, Suecia, Canadá, Chile, México, Brasil, Argentina, Nueva Zelanda, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Australia,… y ante las sede de la ONU en Nueva York y Ginebra.

El gobierno reaccionario del uribista Iván Duque estaba y mostraba una absoluta debilidad, que quedó patente y reflejada desde principio del movimiento, de la explosión social. Ellos, acostumbrados a gobernar con su tradicional despotismo, intentaron enfrentar al movimiento de los oprimidos con la típica y tradicional política de la clase dominante del "palo y la zanahoria". Solo y tan solo consiguieron encontrar eco a esa política entre esos que se llamaban y llaman a sí mismos dirigentes del Comité Nacional del Paro. Entre las masas, en el seno del movimiento vivo de los trabajadores, de la juventud y de los oprimidos la política reaccionaria del gobierno solo consiguió causar un resultado inverso, endureciendo y fortaleciendo al propio movimiento de lucha, comenzando con su vanguardia más consciente y combativa que avanzaban extrayendo conclusiones de clase más avanzadas.

El 28 de abril el gobierno Duque ordeno un despliegue brutal de las llamadas "Fuerzas Publicas" en las ciudades del país, decreto en varias ciudades el "Toque de Queda". Dos días después, mostrando que en el lenguaje de la realidad estaban derrotados por las masas, el presidente Duque anuncio la retirada de la "Reforma Tributaria", más tarde las reformas de salud y pensional. Junto a ello ordeno militarizar las ciudades y más tarde anunciaban nuevas concesiones al movimiento, como la "gratuidad de la universidad vía Matricula Cero", junto a más y más represión.

Gráficamente la situación estaba en tal punto que la dimisión del Ministro de Hacienda, el 3 de mayo, abrió las puertas de par en par para una profunda y total crisis del gobierno Duque en su conjunto, con sectores cada vez mayores de la clase dominante comenzando a mover fichas de cómo y con que sustituir al gobierno Duque. Toda la situación estaba sujetada por finos alfileres, en donde el conjunto del gobierno parecía precipitarse hacia el camino que les había marcado la dimisión del Ministro Carrasquilla, incluyendo al propio Presidente. Todos daban por hecho de que se les acabo la suerte y tendrían que acompañar a Alberto Carrasquilla y a Juan Alberto Londoño (el que fue Vice-Ministro General de Hacienda), las dos primeras ratas que tuvieron que abandonar el barco que se hundía fruto de las movilizaciones sociales.

A estas alturas nadie con una mínima seriedad y rigor pensante duda al respecto del porque el gobierno de Duque no cayó al suelo y fue derribado completamente por las masas colombianas. Por supuesto no fue por falta de fuerzas del movimiento, o por el siempre pretendido "bajo nivel de conciencia", los dos argumentos favoritos siempre de los reformistas. Única y exclusivamente el gobierno no fue tumbado en aquellos días porque los dirigentes reformistas del Comité del Paro, los dirigentes de las centrales sindicales en común acuerdo con los dirigentes de Colombia Humana, el Polo y el PCCo, fundamentalmente estos, se negaron a ofrecer esa salida a las masas. La única propuesta a las masas razonable en aquel contexto y situación no podía ser otra que pasar a CONSTITUIR UN GENUINO GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES Y LOS CAMPESINOS POBRES DE COLOMBIA.

Todo aquel movimiento de lucha, magnifico y ejemplar, de nuestra clase, que fue respondido por la oligarquía, la burguesía y los banqueros provocando más de 75 muertos, más de 2149 heridos (datos del Ministerio de Defensa), más de 1264 detenidos arbitrariamente y más de 400 presos (datos de la Fiscalía General de la Nación), con los principales jóvenes lideres de las PRIMERAS LINEAS y centenares de ellos detenidos y encarcelados, tan solo mereció por parte de esos que se llaman a sí mismos dirigentes del Comité del Paro la desconvocatoria de las movilizaciones y la propia lucha, llamando hipócritamente a ESPERAR UN AÑO MAS PARA TUMBAR AL REACCIONARIO GOBIERNO DUQUE, emplazándolo todo a las siguientes elecciones presidenciales del año 2022.

A esta política "realista y sensata" de los dirigentes del Comité del Paro, junto a los principales dirigentes de las organizaciones políticas de la izquierda colombiana, puedes llamarla de muchas formas, pero para ser justos en el lenguaje universal de Cervantes, esta política no fue otra cosa que pura y clara cobardía, mezclada con una total incapacidad de todos estos dirigentes para estar a la altura del movimiento de las masas, en las cuales nunca mostraron en realidad confianza para que a través de la lucha se pudiera cambiar la sociedad.

Unos dirigentes sindicales y políticos de la izquierda que buscaban debajo de las piedras, después de haber andado durante todo el movimiento de las luchas situados en el trasero del movimiento, siempre buscando algún dato, alguna declaración de Duque y de sus Ministros, alguna cosa, la que fuera, para poder alcanzar cualquier tipo de ACUERDO Y PACTO, cualquier PACTO Y ACUERDO, con el reaccionario gobierno de Iván Duque, algo que les permitiera inmediatamente desconvocar las movilizaciones y la lucha social, lo cual igualmente en el idioma de "El Quijote" no significaba otra cosa que la búsqueda de consagrar una nueva traición al movimiento, para dejar todo postergado a una salida en el marco del próximo proceso electoral de las elecciones burguesas.

Los dirigentes sindicales, sociales y de las organizaciones políticas de la llamada izquierda en Colombia no son personas tontas e ingenuas. Ellos son claros conocedores de que la clase dominante colombiana se hizo especialista, desde muy temprana atapa, en apañar todo tipo de resultados electorales, manipulándolos y sometiéndolos permanentemente a todo tipo de fraudes, recurriendo e incluyendo cuando lo vio necesario al asesinato directo de candidatos, militantes y simpatizantes de la izquierda. Para la clase dominante siempre fue una cuestión de "vida o muerte" evitar que la izquierda llegara al poder, al gobierno, evitar que nadie pueda cuestionar su total dominio sobre la economía y el conjunto de la sociedad.

Es por ello que el comportamiento de los dirigentes del Comité del Paro, junto a los dirigentes de Pacto Histórico (de todos ellos, con Gustavo Petro y Francia Marques al frente) no fue casual, que evidentemente nunca tuvieron interés real en llevar al movimiento de lucha de las masas colombianas hacia el éxito completo y que careciendo de una perspectiva de transformar la sociedad, centraron todo en llegar a acuerdos con un gobierno moribundo y se empeñaron en emplazar a las masas a esperar a las siguientes elecciones presidenciales, en las cuales ellos se ofrecían a ser simples gestores del sistema capitalista, que decían "reformarían" y ofrecían para ello "rostro e imagen de gente inteligente y responsable". En el fondo ello significaba que no estaban dispuestos a poner en cuestión el dominio que ejercen 80 familias de superricos sobre las palancas fundamentales de la economía y la sociedad del país.

Es por ello el interés enfermizo que Petro mostraba por integrar en el Pacto Histórico a reconocidos representantes de la derecha, del Partido Conservador, del Partido Liberal, y otros. De gente totalmente ajena a los intereses fundamentales de las masas colombianas y por supuesto representantes de la derecha que no mostraran ninguna duda, más adelante, en traicionar al propio Petro si consideran necesario, en la primera oportunidad que tengan para ello. Esta es tradicional lección que nos ofrecen todos los intentos de conciliar los intereses de las masas oprimidas y los de la clase dominante, con políticas de Frentes Populares, como es lo que representa el Pacto Histórico, que siempre acaban llevando a la práctica las políticas en beneficio de los poderosos frente a las masas.

Con un enorme esfuerzo y sacrificio, que costo decenas y centenares de vida a los trabajadores, la juventud y los oprimidos de Colombia, que ansiaban en sus más profundas convicciones poner fin al Sistema de dominación de la burguesía y sus gobiernos títeres, el proceso revolucionario protagonizado por las masas colombianas desde, al menos, los años 2029.2021 fue lo que provoco el total derrumbe político del uribismo en Colombia, con su régimen basado en el paramilitarismo, de sus prácticas de represión atroz y violencia. Sin embargo, las masas, tras derribar el uribismo no han podido concluir la tarea de acabar también con el Capitalismo colombiano y de ello es responsabilidad única y exclusiva de los dirigentes del Comité Nacional del Paro, conjuntamente a Gustavo Petro y Francia Márquez.

Estos dirigentes desviaron todo el proceso hacia las elecciones, sembrado falsas esperanzas en que los problemas históricos de las masas colombianas pueden ser resueltos en el marco capitalista de la burguesía colombiana. De esta forma están garantizando que los aparatos del Estado pervivan, preservando la continuidad de las podridas estructuras de las Fuerzas Armadas y sus cadenas reaccionarias de Oficiales y Mandos. Todo ello constituye una falsa política que más temprano que tarde acabaremos pagando los trabajadores, la juventud y los oprimidos. Esta política de las direcciones fue la que ha permitido salvar al Estado burgués, aunque no pudo evitar que la lucha de las masas pusiera punto y final a más de 20 años de uribismo, uno de los regímenes más siniestros de América Latina y el mundo, logrando por el momento ciertas conquistas de libertades democráticas, entre las más importantes, que se ponga fin a la ola de asesinatos impunes, tan característica por décadas a Colombia.

El Programa de Petro/Marques

Francia Marrques junto a dirigentes de Cambio Radical formacion de la derecha colombiana
Francia Marrques junto a dirigentes de Cambio Radical formacion de la derecha colombiana

El 7 de agosto se cumplen el segundo año de gobierno del presidente Petro. Luego de meses de "muchos ruidos y bastantes pocas nueces", analizar seriamente sobre la base de un balance de lo realizado por el gobierno, tras las grandes expectativas que generó su llegada a la Casa de Nariño, comparándolo con todo lo prometido a las masas, nos puede permitir tener una visión más completa y realista de si las cosas van por el camino correcto, o por el contrario, a los trabajadores, la juventud, los campesinos pobres y el conjunto de los oprimidos se nos hace ya necesario que nuestra genuina voz sea escuchada, movilizándonos en las calles, de forma clara y contundente, exigiendo que nuestras necesidades sean abordadas y solucionadas, con independencia de que la clase dominante no esté a favor de ello.

En sus promesas con el Programa de Gobierno Gustavo Petro se centró en toda una serie de propuestas, que decía debían de suponer "Reformas Profundas" de la economía y la sociedad. Pero en realidad tales "reformas" nunca han sido formuladas. El programa del Pacto Histórico es un programa que en su esencia defiende la propia continuidad del capitalismo colombiano, que no toca ninguna de los intereses fundamentales de las grandes empresas, los banqueros, ni las Multinacionales de Colombia.

No encontramos en el nada que defienda a Colombia de su dependencia del imperialismo, ni que suponga una ruptura con los acuerdos y tratados que une someten al país, desde hace décadas, ni con el FMI, ni cuestione el mantenimiento de las Bases de la OTAN, … El programa de Petro es, en definitiva, el mismo de Duque, sólo que con difusos y vagos llamamientos a la "Paz"

Algunos de los puntos, los más significativos, podemos decir que son los siguientes (Para seguir un método que creemos es el más honesto, dejar que los demás hablen con sus propias palabras, reproducimos los puntos del Programa del Pacto Histórico, tal y como ellos lo publicaron):

  • COLOMBIA POTENCIA MUNDIAL DE LA VIDA
  • I. COLOMBIA, ECONOMÍA PARA LA VIDA
  • 2. DE UNA ECONOMÍA EXTRACTIVISTA HACIA UNA ECONOMÍA PRODUCTIVA
  • 3. DE LA DESIGUALDAD HACIA UNA SOCIEDAD GARANTE DE DERECHOS: HAREMOS REALIDAD LA CONSTITUCIÓN DEL 91 POR FUERA DEL NEGOCIO.
  • 4. DEMOCRATIZACIÓN DEL ESTADO, LIBERTADES FUNDAMENTALES Y AGENDA INTERNACIONAL PARA LA VIDA
  • 5. DEJAREMOS ATRÁS LA GUERRA Y ENTRAREMOS POR FIN EN UNA ERA DE PAZ

"El respeto de las libertades fundamentales y los derechos humanos. Brindaremos todas las garantías para el ejercicio de los derechos a la libertad de expresión, a la movilización y la protesta social, al derecho a defender los derechos en particular los territoriales y ambientales, el acceso a la información pública, la libertad de prensa y en general al conjunto de derechos humanos individuales y colectivos" (Pág. 46)

"Una Policía civil para la vida y la seguridad humana. El redimensionamiento de la Policía Nacional conforme al mandato constitucional implica que sea reubicada bajo el Ministerio de Interior o de Justicia (Alemania y EE.UU., son ejemplo de ello). Nuestra prioridad será recuperar, a nivel institucional y operativo, el carácter civil del cuerpo policial y de acuerdo con ello, redefinir sus funciones y prioridades, que incluyen el desmonte del ESMAD y el tránsito a una fuerza orientada a la solución pacífica e inteligente de conflictos". (Pág. 45)

"Lucha frontal contra la corrupción. El proceso de democratización del Estado pasa por asegurar un mayor nivel de participación vinculante de la ciudadanía en las decisiones públicas incluyendo el impulso a los presupuestos participativos y el acceso a la información pública sobre todo el ciclo de gestión de los recursos en todos los niveles del Estado en la perspectiva de garantizar el carácter público de las finanzas. Se fortalecerá la vigilancia efectiva a toda la contratación pública para garantizar transparencia, economía y eficacia. Promoveremos una legislación de protección al denunciante de la corrupción". (Pág. 47)

La sociedad: atraso económico y necesidades sociales

Durante todo el proceso que llevo a Gustavo Petro y al Pacto Histórico a ganar las elecciones presidenciales, este nos intentó convencer de que "impulsaría el cambio, dando posibilidades a desarrollar el capitalismo colombiano, en base a una política de concertación en la que se supone ganarían tanto los empresarios como los trabajadores. Aquí tenemos todo un empeño permanente de Petro, en sus declaraciones, de que "todo se solucionaría concertando con los empresarios, en los espacios orgánicos y operativos que genera el Estado".

Si esto fuera así, sería estupendo y maravilloso. Según estas ideas, con buena voluntad, con espíritu y fe de buenos "hermanos", todos los problemas que hemos padecido los oprimidos por décadas y los al menos dos últimos siglos, desaparecerán y como en "Alicia y el País de las maravillas", un buen día amaneceremos en el perfecto paraíso terrenal. Pero como está escrito en la biblia, "el camino del infierno este empedrado de buenas intenciones". Mucho nos tememos que estamos ante un caso de claro empedramiento de todo el camino.

Toda la experiencia histórica de la clase trabajadora internacional, de la cual Colombia no es una excepción, nos demuestra que incluso las reformas más necesarias, como supone el Programa que presento Petro a las elecciones, nunca ha sido posible conseguirlas esperando sean aprobadas en los parlamentos de la democracia burguesa. Toda reforma progresista en beneficio de la mayoría siempre han sido el fruto de la lucha, de la movilización en las calles de la clase trabajadora y las masas oprimidas por el capitalismo.

Podemos ver esto país por país, incluyendo los más avanzados económicamente del planeta, en donde siempre los intentos de los dirigentes reformistas y socialdemócratas de compaginar los intereses de clase contrapuestos de los empresarios y de los trabajadores han terminado en derrotas para los trabajadores. En algunos momentos y países incluso estas derrotas han sido sangrientas y bastantes dolorosas para la clase trabajadora y los oprimidos. Como explico el fundador del socialismo español, Pablo Iglesias Posse (Ferrol, La Coruña, 17 octubre 1850 - Madrid, 9 diciembre 1925; tipógrafo y fundador del Partido Socialista Obrero Español -PSOE- y la Unión General de Trabajadores -UGT; marxista considerado padre del socialismo español), "no es posible gobernar para dos amos a la vez, para empresarios y trabajadores. O con los unos o con los otros".

La política de concertaciones y pactos con la clase dominante, con los grandes empresarios, banqueros y oligarcas de la tierra solo es posible ser llevada a cabo para que estos aumenten sus privilegios y riquezas a costa de los trabajadores y oprimidos. Por muy inteligente y hábil que se considere el compañero Petro, jamás conseguirá convencer a los grandes empresarios de que no extraigan más y más plusvalía de los trabajadores, que no continúen aumentando sus enormes beneficios a costa de sobreexplotar más y más a los trabajadores. Jamás conseguirá convencer a los empresarios, que no son otra cosa que verdaderos vampiros sociales, de que repartan sus enormes beneficios con los trabajadores y el conjunto de los más necesitados de la sociedad.

La clase trabajadora colombiana, los jóvenes que ni pueden estudiar ni trabajar, los pueblos aborígenes, los campesinos pobres que solo tienen sus manos para trabajar la tierra, el conjunto de los oprimidos bajo el capitalismo colombiano, bajo este sistema no veremos solucionados los problemas fundamentales que padecemos jamás. No fue posible en la etapa en la que el capitalismo se estaba desarrollando haciendo avanzar las fuerzas productivas y lo será menos aún en esta etapa histórica de decadencia y crisis orgánica capitalista. Los trabajadores, la juventud y el conjunto de los oprimidos solo tendremos solución definitiva a los problemas que tenemos en base a dotarnos de una clara perspectiva de lucha por la transformación socialista de la sociedad, expropiando las grandes empresas, el sistema bancario y las grandes extensiones de tierras en manos de los oligarcas del país.

Cualquier CAMBIO REAL DE LA SITUACION que nos planteemos, cualquier política de gobierno que quiera beneficiar de forma clara a la clase trabajadora, jamás será el producto de las políticas de concertación con la clase dominante y mucho menos dentro de los marcos de las estructuras del Estado actual, el cual está concebido y funcionando desde arriba hacia abajo para beneficio y deseos de la clase dominante.

Es bastante simple, quien afirme tal cosa esta consciente o inconscientemente engañando a los trabajadores colombianos. Es necesario, como es el oxígeno para la sangre, luchar por desmontar por completo este Estado actual, brutalmente corrupto y parásito, construyendo desde abajo un nuevo Estado que sea el fiel reflejo de los intereses concretos y materiales de los trabajadores y del conjunto de los oprimidos de la sociedad.

Colombia es un país con 52 millones de habitantes en estos momentos, en donde se observa con bastante nitidez el proceso del desarrollo desigual y combinado del capitalismo: mientras la economía permanece en un claro subdesarrollo histórico, que condena a la aplastante mayoría de la sociedad a padecer todo tipo de necesidades sociales, vemos como el 1 % que representa la clase dominante en el país vive completamente a cuerpo de reyezuelos, en la más repugnantes de las riquezas. La desigualdad social entre ricos y pobres adquiere un carácter crónico.

En un país como Colombia, en donde vemos como un puñado de individuos amasan verdaderas fortunas, que permitirán alimentar y satisfacer las necesidades básicas del conjunto de la población, tenemos que ver en el otro extremo de la sociedad a millones que si ponen un plato de comida en la mesa familiar al medio día es porque renuncian a comer por la noche. Esto explica de por si todas otras muchas situaciones sociales, incluyendo la delincuencia y la violencia en la sociedad.

En estos momentos tenemos en Colombia una Tasa oficial de pobreza situada en el 37 % de la población, con más de la mitad de la población ganándose la vida en la llamada economía "informal" y según datos del propio gobierno con 33 millones de colombianos/as que tienen serias dificultades para alimentarse, en un contexto en donde los precios están creciendo rápidamente, por encima del 10,02 % oficial. La Tasa de desempleo urbano oficial es del 11,4% promedio de 2022 y promedio del 12,3% en 2023. Si se utilizaran los métodos normales para medir el desempleo de los países europeos, tenemos en realidad una Tasa de desempleo por encima del 60%.

Si bien en estas décadas atrás la economía colombiana experimentó tasas de crecimiento positivas cercanas algunos años al 5%, en el nuevo contexto global de la crisis del capitalismo mundial y tras las secuelas de la pandemia del Covid-19, hemos visto como la economía colombiana está en una profunda crisis, hacia la cual galopa de forma rápida y con consecuencias dramáticas para las masas. El Producto Interior Bruto de Colombia creció un 0,6% en 2023 y para este año las previsiones del gobierno indican un crecimiento del PIB de un mísero 0,3%, que incluso podría ser negativo. En estos momentos, además como indicador de la bancarrota del Sistema, la Deuda pública colombiana está situada oficialmente por encima del 70,5% de su Producto Interior Bruto.

De los trabajadores que tienen empleos en el sector "formal", solo un 4% están sindicalizados, sobre todo en el sector público, en la CUT, la CGT o en la CTC, las tres centrales sindicales más importantes del país. La tradicional política de los grandes empresarios de atacar y despedir a los trabajadores que se sindicalizan, en épocas organizando incluso los asesinatos de sindicalistas, hace que los trabajadores no se animen a organizarse, junto a las políticas sindicales de los dirigentes de plegarse constantemente a las políticas gubernamentales y de claudicar ante las presiones de los grandes empresarios, banqueros y oligarcas del país.

Por otro lado, en la otra cara de la moneda, tenemos los últimos datos facilitados por la revista Forbes, en donde se relatan los datos de las 10 principales personas más ricas de Colombia, de hombres y mujeres, que a su vez están situados entre las mayores fortunas del Planeta. En esta breve lista tenemos a los verdaderos dueños y amos de Colombia, los que en última instancia determinan todo, incluyendo las políticas de gobiernos y del conjunto de las estructuras del Estado colombiano, formadas para defender sus intereses como clase.

Estos son:

1.- Luis Carlos Sarmiento Angulo (N.º. 200 en ranking global): Dueño del Grupo Aval lidera la lista nacional, pese a la crisis financiera que sufrió en el 2020. En su conglomerado están los Bancos de Bogotá, AV Villas, Banco de Occidente, Banco Popular, entre otros.

Según Forbes Sarmiento es parte de uno de los sectores que más vieron afectadas sus rentabilidades y utilidades durante el 2020, por la crisis de la pandemia. Esta afectación propicia que incrementara sus "provisiones de Cartera", por si acaso "las moras crecían más de lo previsto.

2.- David Vélez (N.º. 539 en ranking global): Entro este año en la lista, pero con una total consolidada en la misma, como el segundo hombre más rico del país. Es considerado el primer multimillonario colombiano ligado a la industria tecnológica.

El antioqueño David Vélez, dueño de Nubank, un banco digital que fundo inicialmente en Brasil, pero que ahora tiene más de 30 millones de usuarios y una destacada presencia en México, además de Colombia.

Según Forbes posee una fortuna que supera ampliamente los 5.200 millones de dólares, que aproximadamente al cambio monetario actual supera con creces los 17 billones de pesos.

3.- Beatriz Dávila de Santo Domingo (N.º. 752 ranking global): Primera mujer en el ranking. Su mérito es ser la heredera de las fortunas de su esposo y de su padre. Dice dedicarse a la Filantropía y al Arte, como no.

Fue presidenta honoraria de la Fundación Mario Santo Domingo, que dice apoyar diferentes expresiones artísticas en el país y de paso evadir impuestos.

La viuda de Julio Mario Santo Domingo, según Forbes, posee una fortuna por encima de los 3.900 millones de dólares.

4.- Jaime Gilinski Bacal (N.º. 775 ranking global): Propietario de la empresa "Gilinski Group". Pese haber descendido dos posiciones en la lista, lleva ya varios años en ella, persistiendo en el tiempo en la "lista de parásitos sociales". Dice ser "banquero, empresario y agente de la edificación" colombiano.

5.- Alejandro Santo Domingo (N.º. 1.064 ranking global): Este individuo dice ser "empresario e inversionista colombo-estadounidense".

Su fortuna es fruto exclusivo de ser hijo del empresario Julio Mario Santo Domingo y la socialite Beatrice Dávila, ambos de Colombia. Tras morir su padre fue quien se hizo cargo de "los negocios familiares", en calidad de director ejecutivo del Grupo Santo Domingo y su activo Valorem.

6.- Carlos Ardila Lülle (N.º. 1.362 ranking global): Este multimillonario, aunque baja un puesto en la lista Forbes, es conocido por ser dueño de las empresas de la "Organización Ardila Lülle", en donde podemos encontrar las empresas de medios de comunicación como RCN Televisión, y RCN Radio. Igualmente, sus negocios abarcan conocidas marcas de bebidas gaseosas de "Postobón", al igual que la "Central Cervecera de Colombia", con intereses en el Equipo profesional de fútbol "Atlético Nacional".

7.- Hermanos Cortés Osorio e hijos (Grupo Bolívar): El Grupo Bolívar está liderado por Miguel Cortés Kotal, hijo de José Alejandro Cortés, cuyo padre y tío fundaron Seguros Bolívar, allá por el año 1939.

En las últimas ocho décadas esta ilustre familia vampira ha ido creando un auténtico "emporio empresarial", en el que se incluyen bancos, seguros, construcción, así como otros tipos de inversiones.

8.- Hermanos Pacheco Cortés (Mercantil Colpatria): Este Holding cuenta en la actualidad con siete grupos de negocio, con presencia además de en Colombia en Canadá y dos empresas en Panamá. "Mercantil Colpatria" incluye entre otras empresas a:

-Colpatria Constructora

-Olimpia (soluciones de ciberseguridad, seguridad biométrica y e-commerce)

-Axa Colpatria

-Colpatria Capital

-Colpatria (unidad de capital privado).

9.- Hermanos Echavarría Olázaga e hijos (Corona): Destacada familia de grandes empresarios de Antioquia.

Echavarría Misas compró la fábrica "Locería Colombiana", origen de la Organización Corona, que fue dirigida por Hernán Echavarría Olázaga, junto a sus hermanos Elkin, Norman y Felipe. Con el tiempo la familia dio vida a la Fundación Corona, que además de permitirles "ahorrar en el pago de impuestos", los sitúa entre los más ricos del país y el continente.

10.- Manuel Santiago Mejía (Alkosto): Igualmente uno de los más grandes empresarios de Antioquia. En la Universidad de Antioquia se hizo economista, tiene un MBA en la Universidad de South Illinois. Su padre, Santiago Mejía Olarte, fundo con anterioridad el llamado "Grupo Empresarial Antioqueño".

Colombia Potencia Mundial de la Vida

Desde luego no somos de la opinión de que Petro sea un ignorante o de que este haciendo las cosas mal a propósito. Pero lamentablemente sus intentos de convencer a los trabajadores de que mediante los acuerdos con todo el mundo (veremos también el asunto de la pretendida Paz Total, la lucha contra la corrupción y por los derechos democráticos), especialmente con acuerdos con los grandes capitalistas, las cosas pueden cambiar en favor a las familias trabajadoras, nos parece que es un claro síntoma de que el, junto al resto de los dirigentes del Pacto Histórico y los dirigentes sindicales que apoyan esta idea, sí que al menos nos están considerando poco inteligentes. ¿Porqué?

Porque mientras todos estos caballeros y damas de la lista anterior, junto al resto de los ricachones empresarios, banqueros y oligarcas de la tierra continúen gozando de la propiedad de esas grandes empresas, bancos y latifundios, ellos no van a estar dispuestos a dejar de llenar sus abultados bolsillos de beneficios para dar solución a problemas que ya son endémicos en la sociedad colombiana. Se suele decir que "Las matemáticas no mienten, lo que hay son muchos matemáticos mentirosos".

Alvaro Uribe
Alvaro Uribe

A la clase dominante colombiana y los imperialistas, que no desconocen ni mucho menos los graves problemas que padecemos los millones y millones de colombianos/as les mueve constante y exclusivamente su sed de beneficios, el incrementar sus abultadas cuentas bancarias. Para ellos el hecho de que la población pase hambre es algo indiferente, cosas de estadísticas dicen, al igual que no les importa que los trabajadores y la juventud deba soportar esa lacra social llamada desempleo masivo. No están dispuestos a perder un solo céntimo de sus ganancias para que podamos tener un empleo o un subsidio digno de paro en caso de no tener ese empleo. A la clase dominante les importa muy poco, o nada, el que las familias trabajadoras colombianas podamos tener derecho a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a que nuestros mayores puedan disfrutar de unas pensiones dignas, …

Por mucho que Petro nos quiera convencer de la "unidad de todos, para que ganemos todos", empresarios y trabajadores, en su esencia esa es una política falsa, que jamás se verá concretizada en mejoras tangibles y reales para los trabajadores y la aplastante mayoría de la sociedad. La clase dominante, que tiene nombres y apellidos, jamás permitirá que se lleve a cabo una política que erradique el hambre, garantice empleos y condiciones de vida dignas para los trabajadores, los jubilados, la juventud y los campesinos pobres, si esa política no es para permitir que ellos ganen miles y miles de millones de pesos más.

Con los datos en la mano tenemos que concluir que los recursos, los medios, para que en Colombia se puedan erradicar los problemas fundamentales que padecemos los millones y millones de ciudadanos están ahí, presentes en la sociedad. No hay que inventarlas, sino arrebatarlas de las manos de un puñado de vampiros supermillonarios, expropiándolos, expropiando las grandes empresas, los grandes bancos y los grandes latifundios de tierras. Solo y tan solo de esta forma se puede planificar democráticamente la economía para que esta funcione en beneficio de la mayoría, para dar solución a las crecientes necesidades que padecemos.

La Gran Mentira de la llamada Paz Total

Bien es cierto que este es uno del asunto en donde Petro y su gobierno más insistencia ha hecho, la consecución de lo que llaman "PAZ TOTAL". Sin embargo, es curioso observar que la política en el terreno practico, real y más allá de discursos, es que Petro deja sin resolver de forma clara, nítida lo principales problemas que han afectado durante todas estas décadas a nuestros derechos democráticos:

1) El desmantelamiento real del ESMAD.

2) La Libertad para los dirigentes de la Primera Línea

3) El juicio y castigo a los paramilitares y funcionarios que llevaron adelante la represión y asesinatos.

Al contrario de lo que decía pretender el presidente Petro, la creación de Las Mesas de Paz que el gobierno ha propuesto hacer no resuelve ninguna de estas cuestiones fundamentales y de fondo. Las Mesas de Paz, por el contrario, deja irresueltos todos estos problemas, estas cuestiones y tienen como objetivo practico preservar a las fuerzas armadas, dejando impunes a los militares y a los paramilitares, responsables de todos los crimines que han venido cometiendo durante todas estas décadas. Dejan intactas las cadenas de mando y las estructuras de las Fuerzas Armadas colombianas.

En cifras oficiales, Colombia está situada entre los 10 países más violentos del mundo. Así lo afirma el último Informe Anual de la organización no-gubernamental Amnistía Internacional, la cual habla claramente además de una política sistemática de los gobiernos de violaciones a los derechos humanos a nivel mundial.

Según este Informe, las llamadas "fuerzas de seguridad", esto es la Policía y el ejército del Estado, así como los diversos grupos guerrilleros y también a día de hoy los grupos auxiliares de la clase dominante, los llamados Paramilitares, perpetraron sistemáticamente "homicidios ilegítimos, desapariciones forzadas y crímenes de violencia sexual, y realizaron amenazas de muerte con una impunidad casi absoluta. Los grupos guerrilleros y los paramilitares siguieron reclutando a menores como combatientes".

Igualmente, en este Informe, Amnistía Internacional recuerda que en septiembre pasado estas partes anunciaron que habían alcanzado un acuerdo sobre "Justicia Transicional", pero que a todas luces es una pantomima de acuerdo, que "parece no cumplir enteramente las normas internacionales sobre el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación".

Los trabajadores, los jóvenes y el conjunto de los oprimidos colombianos jamás podremos perdonar la política sistemática de violencia y asesinatos que desde siempre ejerció la clase dominante en nuestra contra. Estos crímenes han sido sostenidos en el tiempo, como políticas gubernamentales y utilizados para impedir que la mayoría de la sociedad nos pudiéramos rebelar en contras del dominio brutal que en nuestra contra siempre emplearon la clase dominante y sus gobiernos.

Los gobiernos de la burguesía y los paramilitares

En Colombia para nadie es un secreto, desde el principio, como la clase dominante a través de sus diferentes gobiernos han utilizado siempre a los grupos y bandas paramilitares en contra del pueblo. Los gobiernos de Andrés Pastrana, Álvaro Uribe, José Manuel Santos e Iván Duque han estado auspiciando, apoyando, financiando y colaborando estrechamente con el narco-paramilitarismo colombiano desde el principio. De eso a día de hoy no hay duda ninguna.

De hecho, el exjefe paramilitar colombiano, autollamado Comandante de la Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Salvatore Mancuso Gómez, también conocido como "Mono Mancuso", así lo ha revelado en diversas declaraciones ante los Jueces de la Justicia y Paz, tiene abiertos varios procesos judiciales en diferentes etapas por 65.067 hechos criminales.

Mancuso paramilitar asesino, designado Gestor de Paz por Petro
Mancuso paramilitar asesino, designado Gestor de Paz por Petro

Pero es claro que los paramilitares no actuaban porque si, sino obedeciendo órdenes directas desde los gobiernos de la burguesía para exterminar, asesinar brutalmente, a todos los opositores a estos gobiernos: sindicalistas, defensores de los derechos humanos, dirigentes sociales y comunales y militantes de la izquierda en general. Desde diferentes estamentos gubernamentales, desde el Departamento Administrativo de Seguridad -DAS- (ahora llamado Migración Colombia) y desde las empresas más importantes del país, … se les indicaba a los paramilitares a quienes asesinar y estos sin preguntas ejecutaban a las víctimas.

Mancuso ha señalado con nombres y apellidos a muchos de estos burgueses y miembros de los gobiernos. Ha identificado como aliados de los paramilitares al Subdirector de la Inteligencia Estatal, José Miguel Narváez, quien facilitaba los listados de las personas a asesinar, al Exvicepresidente de Colombia, Francisco Santos, quien confirmaba con el Bloque en la Capital los actos y a empresarios poderosos de la economía colombiana, como los de Postobón, Ecopetrol y Bavaria, quienes ayudaban logística y ecoicamente a los paramilitares.

Y para que cualquier duda se disipe, ha señalado reiteradamente sus propios vínculos con Álvaro Uribe Vélez, cuyas campañas electorales ayudaron los paramilitares a ganar (los paramilitares realizaron actos de directa interferencia electoral, ordenando a la población a votar por Horacio Serpa, el candidato del Partido Liberal, en la primera ronda de las elecciones de 1998, y por Álvaro Uribe Vélez en las elecciones de 2002 y 2010. Uribe intento callar posibles delaciones de estos jefes paramilitares, extraditando a Mancuso hacia la justicia de EEUU en 2008, pero permitió y dejo delinquiendo desde las cárceles colombianas a más de una docena de jefes paramilitares, que continuaron haciéndole el juego auxiliar que siempre le habían hecho de matar a los mejores luchadores del pueblo de Colombia.

Entre las revelaciones de Mancuso este ha declarado que el que fue uno de los asesores más cercanos a Álvaro Uribe, el Gobernador de Antioquia en los años noventa, Pedro Juan Moreno, ayudó a organizar y a fortalecer a los paramilitares, ejerciendo como intermediario de Uribe, ordenando masacres como las del Poblado de El Aro y del Defensor de los derechos Humanos Jesús María Valle. También ha revelado como fue Uribe quien le quito el Esquema de Seguridad al alcalde del municipio de El Roble, Eudaldo Díaz, para que los paramilitares lo asesinaran.

En definitiva, para no extendernos mucho más en este punto importante, el propio Salvatore Mancuso ha reconocido su participación en al menos más de 300 asesinatos, incluido el de una niña de 22 meses​, se le atribuyen la autoría como Comandante de las Masacres de Mapiripan (donde murieron 20 campesinos indefensos) y como hemos dicho la masacre de El Aro (donde fueron asesinados otros 15 más en el año 1997), esta señalado por su participación también en las masacres de El Salado (más de 100 muertos en febrero de 2000) y ha confesado que el BLOQUE DE CATATUMBO, del cual él era Comandante, fue responsable directo de más de cinco mil asesinatos de civiles. Mancuso ha certificado lo que todos sabíamos, las llamadas AUTODEFENSAS tenían infiltradas con miembros todas las ramas del poder gubernamental, incluyendo la Fiscalía (la Fiscal Ana María Flórez, quien trabajaba en el Norte de Santander, que ahora reside en Canadá), suministraba los nombres de colegas que según ella eran proclives a la guerrilla y todo nombre que ella facilitaba era asesinado), la judicatura, la Policía y el Ejercito (según afirma, en 2004 cuando se desmoviliza, estaba pagando en dólares unos US$250.000 a la policía y al ejército.

Sin embargo, paradójicamente el gobierno del presidente Gustavo Petro ha designado a Salvatore Mancuso "Gestor de Paz", ha este excomandante de los repugnantes Paramilitares, que el día 1 de marzo aterrizo extraditado a Colombia desde los EE.UU., vestido de forma irónica con un uniforme de Migración Colombia, de sus antiguos socios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombiano. El mismo día 1, la Fiscalía de Mancera (esta que está acusada de tener lazos con los narcotraficantes del país y que interinamente está sustituyendo al reaccionario Fiscal Barbosa), se apresuró a pedir en el Juzgado inmediatamente la puesta en libertad de Salvatore Mancuso.

Mano suave con los asesinos de los luchadores, al tiempo que mano de hierro para con los jóvenes luchadores. Esa es la justicia burguesa, corrupta y decrepita de Colombia. Mancuso, insistimos, acusado de más de 60.000 hechos criminales, en la llamada Justicia Transicional, en donde los Paramilitares no responden por sus crímenes, con dos condenas recibidas en 2014, que solo abarcan poco más de 2.500 crímenes, faltándole aun responder por el 96% de sus crímenes, está en la calle y ha sido nombrado "GESTOR DE PAZ". Desde luego, como no creemos bajo ningún concepto que pueda ser de otra manera, desde el punto de vista de la defensa de los intereses de las masas colombianas, NOS OPONEMOS Y ESTAMOS EN CONTRA ENERGICAMENTE DE ESTE TIPO DE COSAS, ¿Gestor de Paz personajes siniestros como Salvadore Mancuso?, que ridículo y criminal suena en su esencia y en su fondo.

Con otros con los que pretende llegar a un acuerdo de paz el gobierno de Petro es con el CLAN DEL GOLFO. Otra vergüenza más, porque el Clan del Golfo, también conocidos como Clan Úsuga, Los Urabeños, el Bloque Héroes de Castaño y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), es el mayor grupo armado, predominante hoy por hoy, dedicado fundamentalmente al NARCOPARAMILITARISMO. Al igual que antes decíamos con respecto a Mancuso y el paramilitarismo que representa el Clan del Golfo, el mayor grupo armado de criminales en Colombia, dice tener presencia en más de 211 municipios, en donde pagan más de un Salario Mínimo a grupos de jóvenes en los barrios más empobrecidos, para tenerlos prestos a intervenir cuando ellos lo necesiten. En estos momentos es el grupo que mayor número de cargamentos de drogas trafica por todo el Continente y hacia el resto del mundo. Acaso Petro ¿los nombrara a estos también "Gestores de Paz"?

Las Primeras Líneas y los Presos Políticos

Que repugnante diferencia el trato que el Gobierno Petro, junto con la Fiscalía y los Jueces están dando a los jóvenes de las Primeras Líneas del estallido social de 2021, de las movilizaciones y lucha de los trabajadores, la juventud y los oprimidos, en donde 300 de estos jóvenes fueron enviados a la cárcel por el solo y exclusivo hecho de defender con sus propios cuerpos el ejercicio democrático a la manifestación y la lucha del pueblo colombiano.

Algunos de estos jóvenes ya están en la calle, algunos de ellos porque simplemente han cumplido el tiempo máximo legal para estar en prisión sin ser llevados a juicio, pero otros tantos siguen encerrados y hasta condenados judicialmente sobre la base de montajes policiales y fiscales falsos. No son novedad en Colombia los "falsos positivos", una política de Estado ejecutada por los mandos militares, en donde asesinaban a los jones impunemente.

Estos jóvenes de las Primeras Líneas que permaneces encarcelados son, para propia vergüenza del gobierno Petro, en estos momentos PRESOS POLITICOS EN LA COLOMBIA, durante un gobierno que pretende llamarse a sí mismo como progresista. En muchos casos Petro y los demás han renunciado a llamarse a si mimos de izquierdas para no "asustar" a las elites, porque a ellos mismos les da miedo y puede que hasta sientan vergüenza ajena.

Resulta indignante en el terreno concreto de la práctica que el gobierno de Petro nos continue hablando de las manidas mentiras de su total política fracasada de "Paz Total". ¿Acaso debemos creerles porque nos hablan de "La Paz", con los Paramilitares, ¿esos asesinos del pueblo trabajador y la juventud? No, no queremos eso, queremos por pura justicia social que esos malnacidos paramilitares y narcos paguen sus tremendos crimines, que cometieron en contra de la aplastante mayoría de la sociedad, estando al servicio exclusivo de los intereses de los poderosos y de sus gobiernos.

Además, nos hablan de todo esto mientras que mantienen en las cárceles a jóvenes que están condenados fraudulentamente por los jueces, por el único motivo real de haberse atrevido a luchar, con juicios manipulados y preparados con pruebas falsas por la policía y la Fiscalía, con la clara complicidad de jueces corruptos y obedientes al uribismo. Este es el caso Sergio Andrés Pastor "19", uno de los más conocidos y principal dirigente de las Primeras Líneas del Portal Resistencia en Bogotá, el cual continuo preso, con una injusta condena de 14 años, porque era la forma que la Fiscalía en manos del uribista Barbosa tenía de dar un escarmiento a la juventud que se atrevió a luchar, indicándole con ello a los jóvenes colombianos que "si lucháis acabareis como Sergio "19".

El propio Gustavo Petro realizó una concreta y firme promesa publica antes de su elección como presidente: si ganaba sacaría de las cárceles a los jóvenes de las Primeras Líneas. Han pasado casi dos años y en realidad es que no ha movido un solo dedo efectivo para cumplir esta promesa. De hecho este caso nos indica que no tenemos ninguna razón objetiva para pensar que estando Petro ocupado como esta en poner en libertad a personajes siniestros como Salvatore Mancuso, pueda dedicar un poco de su tiempo, de su apretada agenda de reuniones con representantes de la clase dominante y sus lacayos nacionales e internacionales, para aprobar de forma urgente e inmediata un Decreto Presidencial indultando de su condena injusta a Sergio Andrés Pastor y demás jóvenes de las Primeras Líneas, que repetimos son plenamente inocentes y ellos, sentados en los sillones ministeriales del gobierno lo saben ciertamente.

Sergio sufrió un proceso judicial viciado y corrupto, amañado desde la Fiscalía, para condenarlo. Sergio Andrés Pastor es en estos momentos UN PRESO POLITICO EN COLOMBIA, y nosotros no vamos a olvidar que el gobierno de Petro, en una demostración más que esta cada vez más está posicionándose al lado de la clase dominante, no ha movido un solo dedo por sacarlo de esa prisión en la que esta.

Por supuesto que sí, a Sergio "19" se le ha ofrecido desde esferas próximas al gobierno ser "Gestor de Paz", desde la cárcel. Es claro que él no es Mancuso, que él es un luchador social, un joven comprometido con los problemas de sus compañeros de barrio, con las familias condenadas por este Sistema a no poder alimentarse bien, comprometido por la lucha por empleos y salarios dignos para los trabajadores y la juventud, comprometido por el derecho a la educación y a la salud para las familias trabajadores colombianas.

Y es por esto mismo que Sergio Andrés Pastor no puede, no debe, ser un "Gestor de Paz", conjuntamente con aquellos que realizaron todo tipo de matanzas al pueblo al que Sergio Andrés lucho para defender. ¿Un Gestor de Paz" al lado de los que asesinaron a miles de trabajadores, jóvenes y campesinos pobres, junto a los que llevaron a cabo los "falsos positivos de Uribe", con aquellos que asesinan a nuestros jóvenes con el veneno de las drogas, de las que ellos obtienen millonarios beneficios?

Las primeras Líneas se autoorganizaron para defender nuestros derechos a poder manifestarnos, derechos atacados por el ESMAD, la Policía y los ataques asesinos de los paramilitares que actuaban como fuerzas auxiliares del gobierno y que protegían y amparaban las propias fuerzas policiales mientras llegaban a las manifestaciones en furgonetas Toyota blancas para dispararnos.

Por tanto, le preguntamos directamente al compañero Gustavo Petro y a los demás del gobierno, sabiendo de antemano que no tendrán el valor político de contestarnos jamás a estas preguntas:

  • ¿Qué tienen que ver en común con la paz estos asesinos paramilitares y narcotraficantes, con los jóvenes de los barrios de trabajadores y pobres de toda Colombia, que integraron las Primeras Líneas para defender nuestros derechos democráticos?,
  • ¿Qué puede tener en común Sergio Andrés Pastor "19", con siniestros personajes como Salvatore Mancuso, para que ambos puedan ser "gestores de paz"?

Exigimos enérgicamente que Sergio Andrés Pastor, alias 19, sea puesto en libertad inmediatamente, que su juicio sea declarado nulo a todos los efectos. Igualmente exigimos al gobierno de Gustavo Petro el desmonte inmediato del ESMAD y que los responsables de los asesinatos que se cometieron durante los meses del paro nacional de 2021, de las desapariciones, de las violaciones de mujeres, de los que hicieron perder los ojos a decenas de manifestantes, paguen sus crímenes en contra del pueblo colombiano.

La libertad inmediata de Sergio Andrés Pastor "19" no es, ni puede ser considerada una mera y simple retórica, sino una necesidad de primer orden si el gobierno del presidente Petro no quiere caer aún más en el deshonor y la falta total de cumplir con su palabra con todo aquello que es de total y plena justicia social.

Por todo esto no puede ser considerada de otra forma que como una política totalmente falsa la posición del gobierno Petro con su llamada de "Paz Total", que se basa fundamentalmente en otorgar el perdón legal a todos los atropellos de los reaccionarios, de todos aquellos que siempre han estado a servicio de la clase dominante, mientras mantienen intactas las medidas reaccionarias que acordaron contra los luchadores sociales, los gobiernos y entes estatales reaccionarios del Estado de la burguesía, de la clase dominante, en la etapa de los gobiernos uribistas.

Los acuerdos de Paz con los grupos guerrilleros

Tras el acuerdo de Paz con las FARC el Sistema ha logrado integrar, como representantes en las estructuras del Sistema, ya sea como Congresistas, Senadores, … a un sector importante de la dirección de la antigua guerrilla, en donde además están pagándoles bastante bien, como al resto de los que forman parte del gran circo que suponen estas instituciones de la falsa democracia burguesa.

El Salario Base de un Senador de la República de Colombia en estos momentos es de aproximadamente $20.000.000 de pesos al mes. El sueldo de un diputado colombiano es de $9.937.000 de pesos, cantidades que se pagan en dos pagos mensuales y equivalen a un sueldo anual de $118.244.000 COP.

Desde luego, que contraste los de esos "representantes del pueblo", que cobran y viven totalmente alejados de las condiciones de vida materiales del pueblo al que dicen representar. Karl Marx explico que "el ser social determina la conciencia y no al contrario". Al final tus ideas están determinadas por las condiciones de vida que tienes y es más que evidente que viviendo con esos sueldos, totalmente fuera del alcance de del promedio normal de un trabajador normal, esos representantes están totalmente alejados de lo que son las necesidades de trabajadores, jóvenes y oprimidos, situándose en todo caso más cercanos a las condiciones de vida de la clase dominante y proclives a sus ideas entonces. Los trabajadores debemos exigir contundentemente que aquellos que nos representen en cualquier tipo de institución cobren estrictamente el salario medio de un trabajador cualificado.

Que contraste el de esos dirigentes con muchos de los desmovilizados de las FARC, que muchos de ellos están siendo sometidos a constante persecución y hasta siendo asesinados por los reaccionarios del Estado y sus auxiliares fuerzas Paramilitares. Pero en realidad, aunque el Sistema compra a estos antiguos dirigentes de la guerrilla y hasta puedan llegar a acuerdos para el abandono de la actividad y las acciones con la Segunda Marquetalia de las FARC y del ELN, los problemas de fondo que originaron el desde el principio el surgimiento de estos movimientos continúa existiendo en las bases materiales de existencia del pueblo en ciudades y los pueblos. Inevitablemente esto hará que, en un próximo futuro, más pronto que tarde, estos fenómenos de guerrillas vuelvan a resurgir, incluso a un nivel superior: la situación de miseria a la que están condenados los campesinos pobres, que carecen de tierras y que continúan dependiendo en todo lo fundamental de los caprichos y voluntades de un puñado de grandes familias de la oligarquía colombiana, hace de ello una receta acabada.

Hasta ahora el gobierno Petro habló de "reforma agraria", pero sin tocar las bases fundamentales de la propiedad de la tierra. ¿Cómo puede ser posible encarar la realización de una genuina reforma agraria sin plantearse claramente la cuestión previa e insalvable de un Plan concreto de expropiar los grandes latifundios de la tierra, en manos de un puñado ínfimo de familias que poseen esas tierras para producir, para ganadería o para tenerlas improductivas?, ¿Gustavo Petro nos está hablando de una Reforma Agraria para ahora, o para dentro de 250 años? Es claro que todo esto tiene una enorme importancia y es clave en toda la situación.

Situación social, Corrupción y Paz Total

Como hemos visto a lo largo de este documento, la clase dominante colombiana en los 200 años de su dominio, tras la independencia del país, ha venido sometiendo a la aplastante mayoría de la población a unas condiciones de vida bárbaras y para sostenerse en el poder jamás ha dudado en emplear los métodos más crueles y violentos que ha considerado oportunos en cada situación. Este, y no otro, es el caldo de cultivo material en el que se desarrolla toda una cultura de violencia, delincuencia y demás lacras propias de unas condiciones de vida dignas de ser llamada inhumanas.

En última instancia son estas condiciones de vida a las que someten los grandes empresarios, los banqueros y los oligarcas a la aplastante mayoría de la población la base material en las que se desarrollan los robos, los atracos, los asesinatos por apoderarse de un celular, … Cualquier política que no vaya al fondo de la cuestión, de acabar con las crecientes necesidades sociales, con la miseria, el hambre, el desempleo, las carencias educativas, de salud, culturales y en general una política de dignificar la vida en los barrios obreros y pobres de toda Colombia, es una política condenada al fracaso en la lucha contra la violencia en la que vive permanentemente la sociedad colombiana, desde hace décadas y décadas.

Esto debe ser entendido como cuestión de vida o muerte por cualquier gobierno que afirme y pretenda llevar a cabo una política en favor de la clase trabajadora, de la juventud y del conjunto de los oprimidos. De nuevo aquí debemos recordar al gobierno de Gustavo Petro la afirmación del fundador del socialismo español, Pablo Iglesias Posse, cuando decía: "o con los unos o con los otros. No es posible servir a dos amos a la vez".

Solucionar los problemas de la mayoría de la sociedad colombiana implica, si o si, una política por satisfacer las enormes y crecientes necesidades que existen en la sociedad y ello solo será factible atacando los privilegios de una ínfima minoría en la sociedad, que son dueños u controlan las empresas, fabricas, bancos y la mayor parte de las tierras productivas de la agricultura y la ganadería. Hay que expropiar a aquellos que llevan siglos expropiándonos la plusvalía que producimos con nuestro trabajo.

El gobierno de Petro, del Pacto Histórico, habla de la "Paz Total", como si ello fuera una revelación de su Biblia. Al mismo tiempo, desde muy al principio Petro nos dice permanentemente que su gobierno está amenazado de un golpe de Estado para deponerlo. Estas son cosas importantes para los trabajadores, para la juventud y el conjunto de los oprimidos. Merece la pena ver de cerca este asunto también.

En primer lugar, por su historial criminal y asesino, no es falso que sectores más impacientes de la clase dominante en Colombia hoy verían con buenos ojos deponer a Petro y a su gobierno, poniendo en su lugar personajillos que representaran directamente sus intereses de clase. Pero somos de la opinión, analizando seriamente la situación, que los sectores claves de la clase dominante saben que esa opción a día de hoy está descartada.

No se trata de que no lo puedan desear, se trata de que no pueden hacerlo, pues ello significaría que tendrían que provocar una guerra civil abierta en el país y en estos momentos son conscientes de que tienen bastantes papeletas de que sería una guerra que podrían perder y con ello incentivar el movimiento de los trabajadores a poner punto y final al propio Sistema capitalista. Y ellos si algo tienen claro siempre es que lo último que quieren es poder perder sus enormes privilegios en la sociedad, no quieren ni pensar en la posibilidad de poder perder la propiedad sobre las empresas, bancos y tierras.

Desde el año 2019, desde antes, los trabajadores y oprimidos de Colombia se han movilizado persistentemente, consiguieron derribar al URIBISMO que llevaba instalado en el Gobierno y en el poder desde hacía más de dos décadas. Cada vez que los trabajadores, la juventud y los oprimidos han sido convocados a la lucha han acudido a ella con renovadas energías. Podemos afirmar que no ha habido ninguna derrota fundamental y firme de la clase trabajadora en todo este periodo, que ha permitido que los trabajadores avancen en su proceso molecular de toma de conciencia, sobre los diferentes aspectos que está en juego.

Ello nos lleva a la conclusión de que, si la clase dominante provoca una lucha abierta con el pueblo, con los oprimidos colombianos, podríamos asistir a un proceso revolucionario en donde los trabajadores podrían salir victoriosos y plantearse la tarea de formar un gobierno genuino de los trabajadores y los campesinos pobres, rompiendo con los limites cada vez más estrechos del capitalismo.

Es esto en realidad lo que impide en estos momentos a la clase dominante avanzase claramente hacia un proceso de Golpe de Estado en contra del gobierno Petro, a pesar de las estúpidas declaraciones de determinados representantes de la derecha que están ciegos y no admiten el haber sido desalojados del poder. Los sectores fundamentales de la clase dominante, los más inteligentes y por tanto peligrosos, están empeñados en la tarea de ir "domesticando" paulatinamente al gobierno Petro, haciéndolo claudicar punto por punto ante sus exigencias. Cada claudicación del gobierno ante la clase dominante anima a estos a exigirles más y más, hasta rendirlos por completo.

Esto sí que es verdaderamente peligroso, porque con estas claudicaciones del gobierno Petro provoca más y más desencanto entre las masas colombianas, que en poco tiempo acabaran repudiando la política del gobierno, desencantadas con Petro y su incapacidad para satisfacer las políticas en beneficio de los oprimidos de la sociedad. Una vez la clase dominante haya conseguido esto, haya desacreditado a los ojos de los trabajadores, la juventud y los oprimidos al gobierno de Petro, causando apatía política entre las masas, entonces sí, la clase dominante preparará claramente un regreso de los sectores políticos más reaccionarios al gobierno, en sustitución del Petro, que ya no será útil ni a los trabajadores, ni a la burguesía.

Durante décadas la sociedad colombiana sufrió en sus carnes las consecuencias dramáticas de todo tipo de violencias ejercida por la clase dominante, entre lo que obviamente incluimos la permanente corrupción estatal existente. Esto, junto con la violencia existente, es un asunto de tremenda importancia, que debemos valorar y comprender correctamente de cara a ofrecer una salida correcta desde el punto de vista de los intereses de la aplastante mayoría de la sociedad.

Si intentamos analizar estos problemas sociales sin comprender el porqué de esa corrupción y de esa violencia, sin analizar sus bases materiales, inevitablemente nos llevara a llegar conclusiones erróneas y por tanto ineficaces para abordar soluciones de fondo a estos problemas. Cuando no hay comida en las mesas de las familias trabajadoras y pobres, cuando no hay tierras que cultivar, cuando uno enferma y no es atendido correctamente por los médicos, cuando nuestros hijos tienen cerradas las puertas a la educación, cuando nuestros mayores carecen de un pensión que les permita vivir, cuando pensar en tener una vivienda digna está fuera de nuestras posibilidades, cuando nuestros barrios carecen de medios de ocio y culturales dignos, El hecho de que nos hablen de paz es simplemente un enorme estupidez.

Es evidente que un trabajador normal, en una situación normal, tan solo desea cosas muy normales, simples y muy necesarias, las cuales hasta ahora el capitalismo le niega una y otra vez por Sistema: ¿Qué quiere cualquier trabajador, cualquier familia trabajadora?, un empleo, una educación para nuestros hijos, un sistema sanitario nos atienda cuando caemos enfermos en la familia, una vivienda en donde vivir, … Y por supuesto los campesinos pobres desean una tierra en la que trabajar y ganar el sustento para que la familia pueda vivir sin pasar hambrunas. Aquí nadie está pidiendo viajes hacia la Luna.

Ya, a casi dos años desde la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia esto no ha supuesto cambios importantes de fondo, cambios que signifiquen en el terreno concreto de la practica soluciones reales a las condiciones de vida de los millones y millones de colombianos y colombianas. Mucho más allá de las palabras en los discursos y de reiterarnos promesas, en los asuntos fundamentales que nos afectan en nuestras condiciones de vida, nada ha cambiado fundamentalmente. Pero como dicen algunos buenos cocineros, "si quieres hacer una tortilla es evidente que en primer lugar deberás romper los huevos, batirlos y después ponerlos en la sartén".

Bien, el gobierno ha subido el Salario Mínimo oficialmente este 2024 hasta 1.300.000 pesos mensuales. Pero todo el mundo sabe en Colombia que es imposible vivir hoy por hoy con menos de 2.500.000 pesos mensuales, que es lo mínimo para poder hacer frente al pago de arriendo, Servicios y tener algo para alimentarse, sin pasar hambre. Además, los corruptos empresarios colombianos no respetan ni siquiera ese Salario Mínimo oficial, muchos pagan a los trabajadores la cantidad que les da la gana y si no te interesa, tienen en la puerta a 40, 50 o 60 dispuestos a sustituirte.

Esta es la situación real que enfrenta la clase trabajadora colombiana. En este contexto en donde la gran mayoría de trabajadores, de jóvenes y de personas mayores que deben de salir diariamente a las calles, día tras día, a rebuscarse los escasos recursos económicos que les pueda permitir poder alimentarse mínimamente, que el gobierno nos hable de lucha contra la delincuencia, de la violencia, simplemente suena a un mal chiste, sin más.

Recordamos también que Gustavo Petro y el Pacto Histórico hablaban una y otra vez de "TOLERANCIA CERO CON LA CORRUPCION". Era el latiguillo dialectico que utilizaban siempre junto con el de"LA PAZ TOTAL". Pero tenemos todo el derecho del mundo a preguntar ¿a qué se estaban refiriendo cuando decían eso?

Es posible que el gobierno de Petro y del Pacto Histórico, incluyendo en el a los ministros de la derecha, hablaran creyéndose de verdad eso de que tendrían un comportamiento de "Tolerancia Cero con la corrupción". Pero ellos, como cada trabajador, joven y oprimido colombiano sabemos, la corrupción es el medio natural en el que se mueven el conjunto de los funcionarios de la Fiscalía; la judicatura; Migración Colombia; la Procuraduría; la Defensoría del Pueblo; … del conjunto de los organismos del Estado burgués, que reflejan claramente la forma de vivir y actuar de la clase dominante colombiana, de los grandes empresarios, banqueros y oligarcas de la tierra, cuyos intereses fundamentales son los que sirven y defienden.

Al gran revolucionario del siglo XX, V.I. Lenin, le gustaba decir "que la verdad en abstracto no existe. La verdad siempre es concreta". Después de más de año y medio de Presidencia de Gustavo Petro, el caso concreto de los dos firmantes de este documento es un ejemplo de que "las palabras son fáciles de decir, pero los hechos desmienten estas palabras", en este caso las de Petro y su Gobierno.

Trabajar jornadas de 12, 15 o más horas diarias no es algo raro en Colombia, sino el pan nuestro de cada día, en donde además te pagan el salario que quieren, sin pagos de horas extras, ni transporte, ni Cesantías, ni Primas, ni Salud, ni Vejez, ni nada de nada. Si se te ocurre ir a la Inspección de Trabajo del Ministerio, estos están prestos a ponerles la mano al empresario para cobrar "coimas" para dejar a los trabajadores sin nada.

Pero resulta que el gobierno Petro también se mostrado incapaz de enfrentarse a situaciones como estas, en donde los corruptos hacen y deshacen a su antojo. Es más, cuando alguien se ha enfrentado a situaciones como esas, el gobierno Petro simplemente mira para otro lado y no quiere saber nada del asunto. Los científicos afirman que "la experiencia es la madre de la sabiduría", y a los hechos nos remitimos. El gobierno del Pacto Histórico presidido por Petro ha aceptado el estado de cosas existente y en esto asuntos tampoco tienen un comportamiento diferente, como veremos.

Tenemos un caso concreto con el que queremos ilustrar cual es la situación con respecto a la corrupción y cuál es el comportamiento del actual gobierno. El migrante español Salvador Pérez residía en Santa Marta, viviendo con su mujer colombiana desde hace años. Cuando estaba en España, a donde viajo por cuestiones de una intervención quirúrgica de cardiología, recibió un Auto en donde Migración Colombia había acordado su DEPORTACION DE COLOMBIA Y PROHIBICION DE PODER ENTRAR DE NUEVO AL PAIS POR 4 AÑOS. Esto es una actuación en donde se ataca directamente sus derechos democráticos y humanos, impidiéndole vivir con su familia en Colombia. ¿Por qué, de donde salió esto?

El único hecho, "DELITO", de Salvador Pérez fue que realizó una defensa de los derechos sociales, laborales y salariales de un trabajador que estaba siendo maltratado, perseguido y despedido ilegalmente por la empresa en la que trabajaba, dirigida por un Gerente Lumpen corrupto, que ante la intervención de Salvador Pérez en defensa de ese trabajador dejó al descubierto todo una "olla podrida de corrupción" en las propias estructuras de la Inspección del Ministerio de Trabajo, tras haber acordado estos funcionarios, incluyendo Inspectores y a propia dirección territorial del Ministerio en el Magdalena, mediante coimas, facilitar al Lumpen empresario el camino hacia el despido del trabajador sin pagarle absolutamente nada. Todos estos hechos fueron denunciados penalmente ante la Fiscalía tanto por Salvador como por el trabajador afectado, en denuncias por corrupción, cohecho, tráfico de influencias y Concierto para Delinquir.

Para que no haya dudas, recalcamos una vez más, todos estos hechos están asentados y DENUNCIADOS PENALMENTE ANTE LA FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN en el Departamento del Magdalena, e implican a toda la estructura del Ministerio de Trabajo, a la Inspección y al empresario de la "Sociedad Morarci Group sas". Dos años después todavía estamos en espera de que la Fiscalía mueva ficha, presente la demanda acusación penal ante los juzgados y los responsables de estos graves delitos respondan por los mismos.

Como decimos, esa tiene nombre y es "Morarci Group SAS" y el lumpen Gerente es Manuel Angello Moreno, quien viendo que sus corrupciones en el Ministerio de Trabajo no le funcionaba como otras veces, por la intervención de Salvador Pérez, dirigió escrito firmado por él y sellado por la empresa, ante la Directora Regional de Barranquilla (Joselina Giraldo Vicioso) y ante el Oficial en Santa Marta (Moisés Alcendra García) de Migración Colombia, al objeto de que hicieran el trabajo de sacar al incomodo español de Colombia. A tal cosa no se atrevieron hacer en aquellos momentos, suponemos que por miedo a las repercusiones que el asunto les podría traer, pero una vez que Salvador Pérez viajo por cuestiones medicas hacia España, ahí si le enviaron por correo electrónico, medio año más tarde, el Auto/acuerdo corrupto que les había ordenado realizar el empresario.

Esto lo puedes llamar como quieras, pero es pura y simplemente corrupción, no tiene otro nombre. Supone una fragante violación clara de los derechos democráticos y humanos de Salvador Pérez, con el único objetivo de servir a los intereses mezquinos y privados de un gran empresario, quien además continúa obteniendo el grueso de sus beneficios de sus turbios negocios con los propios organismos de Estado, dicen que por el "manteniendo y reparación" de los vehículos de Migración Colombia, Fiscalía, Policía, DIAN, Ejercito, …

A pesar de que Salvador Pérez se ha dirigido persistentemente a Presidencia, el Ministerio de Exteriores y la propia Migración Colombia, al objeto de que deroguen el auto ilegal que aprobaron en su contra en los últimos meses del gobierno Duque, desde el gobierno Petro se han limitado a mirar para otro sitio y decir que "no tienen competencias para anular esas actuaciones". Pero esto es simplemente MENTIRA y supone en el terreno practico una total renuncia de Gustavo Petro y su gobierno de luchar de forma seria en contra de las corrupciones en el Estado y una renuncia más a luchar por el completo restablecimiento del conjunto de los derechos democráticos y humanos, que durante décadas fueron atacados en Colombia por el uribismo.

Los Inspectores de Trabajo, uno de ellos que actuaba como verdadero jefe del Clan corrupto mafioso, lleva en su puesto desde hace más de 20 años, haciendo las mismas prácticas corruptas de anular los derechos de los trabajadores y pese a estar denunciado penalmente, continua en su puesto. Igualmente, el Oficial de Migración Colombia en Santa Marta lleva décadas en su puesto, desde que el organismo se llamaba DAS y concertaban los trabajos con los paramilitares y pese a que Salvador Pérez ha comunicado una y otra vez la situación al gobierno, a la Presidencia del mismo, nada han hecho para limpiar al organismo de estos mafiosos e impresentables.

Salvador Perez
Salvador Perez

¿Puede el gobierno Petro derogar esas actuaciones corruptas e ilegales realizadas por Migración Colombia y el empresario corrupto? Pues evidentemente que sí y no hacerlo compromete a Petro y al conjunto de su gobierno de colaboradores con estas mafias. Veamos como si puede intervenir:

Durante el Paro Nacional de 2021 fue asesinado, entre otros, Jhoan Sebastián Bonilla, quien junto a su novia alemana eran miembros de las Primeras Líneas de Cali. En el asesinado de Jhoan su novia era la única testigo. Sin embargo, Migración Colombia intervino y actuó en contra de Rebbeca Linda Marlene Sprößer, ciudadana alemana, quien fue detenida y se le formulo Auto de Deportación y Prohibición de volver a entrar a Colombia durante 10 años.

El entonces director de Migración Colombia no dudo en justificar y explicar, en aquellos momentos, que: "Rebbeca Sprößer había ingresado a Colombia el pasado mes de marzo, con un permiso de turismo. Cuando fue requerida por Migración Colombia para adelantar un proceso de verificación, evidenciaron que se encontraba adelantando actividades que no tenían que ver con su condición de turista, las cuales afectarían el orden y la tranquilidad ciudadana. Además, tras detenerla los funcionarios verificaron los papeles de la alemana y aseguraron que tenía vencido su permiso de estancia en Colombia. Se le garantizaron sus derechos en todo momento, sin embargo, tras la respectiva verificación, se tomó la decisión de expulsión. Esta decisión, adicionalmente, incluye la prohibición de ingreso a territorio nacional por diez años. Es una decisión soberana, discrecional, que cuenta con todo el soporte jurídico".

Sin embargo, demostrando que, si pueden revocar y tirar a la basura los actos ilegales de los mafiosos y corruptos políticamente, el exsenadordel Pacto Histórico, Gustavo Bolívar, se reunió con Rebbeca, meses después en México, y le prometió que "si Gustavo Petro ganaba las elecciones le levantarían la orden de expulsión". Meses después de constituirse el gobierno de Petro, el propio senador del Pacto Histórico, Gustavo Bolívar, comunico en su cuenta X que "Migración Colombia revocó la resolución mediante la cual la ciudadana alemana fue expulsada de Colombia, tras recibir un atentado en el que murió su novio Jhoan Sebastián Bonilla. Es única testigo del asesinato y aun así Duque la expulsó. ¡Bienvenida a tu segunda Patria!".

Sin embargo, en una demostración más de que el gobierno de Petro no quiere de verdad enfrentarse a las fuerzas oscuras de la reacción y a los corruptos, el mismo gobierno que dice querer contentar a todos al mismo tiempo, a los poderosos, a los paramilitares, a los clanes corruptos y del narcotráfico, a todos menos a los trabajadores, la juventud y los oprimidos, aquí tenemos que Salvador Pérez lleva sin poder regresar al lado de su familia en Colombia durante ya año y medio, mientras los corruptos oficiales de Migración Colombia, antes del DAS, y los Inspectores de Trabajo, continúan haciendo sus "negocios corruptos e inmorales", con los mismos empresarios lumpenes que sacan de las arcas del Estado cientos de miles de millones en contratos oscuros.

Los actos corruptos siguen en pie, como la Deportación y prohibición de volver a Colombia por 4 años a Salvador Pérez. Y los corruptos siguen en sus mismos puestos haciendo más actos similares. ¿Seguirá el gobierno Petro permitiendo todo esto indefinidamente? Mucho nos tememos que sí. ¡¡Cuando tragas una, acabas tragando todas las que te pongan por delante!!

A modo de Conclusión

A modo de conclusiones breves, tenemos ante nosotros un gobierno presidido por Gustavo Petro, en donde por primera vez en 200 años desde la independencia de Colombia, los trabajadores, los jóvenes, los campesinos pobres, las Comunidades indígenas y el conjunto de los oprimidos del país lograron, tras la heroica lucha del ESTALLIDO SOCIAL REVOLUCIONARIO de 2021, vencer en el terreno electoral a la clase dominante y poner en el gobierno a quien se presentaba como la izquierda del país.

Sin embargo, después de dos años en el gobierno Petro ha sido incapaz de llevar adelante una genuina política para satisfacer las crecientes necesidades de la aplastante mayoría de la población, ni en política económica, ni social, ni tampoco en una política clara de defensa de los derechos democráticos que tanto necesitamos, frente a la constante sed de más y más beneficios privados de los grandes empresarios, los banqueros y la oligarquía, al igual que de la lucha por mantener sus posiciones privilegiadas de las grandes corporaciones multinacionales y del imperialismo en el país.

Poco a poco la situación viene a demostrar que las direcciones reformistas, bajo los golpes de la crisis mundial y nacional del capitalismo, acaban por ir cediendo a las presiones, chantajes y amenazas que formulan contra los gobiernos de turno, al objeto de que estos sean meros Administradores de los intereses de estas clases dominantes.

En Colombia, como a nivel internacional, los trabajadores y la juventud necesitamos con urgencia construir los cuadros políticos que nos permita ofrecer en las próximas oleadas de lucha una dirección clara y revolucionaria, que basada en la roca firme de la teoría, las ideas, el programa y los métodos del marxismo, pueda permitir dirigir el movimiento hacia la transformación socialista de la sociedad. Rosa Luxemburgo afirmaba que "Quien no se mueve, no siente las cadenas". Los trabajadores, la juventud y el conjunto de los oprimidos en Colombia volveremos a movernos y nos liberaremos de las cadenas de opresión a las que nos quiere mantener unidos la clase dominante. Cambiaremos la sociedad.

Todos los intentos de conciliar los procesos revolucionarios con el orden social establecido, con el capitalismo, han terminado siempre, y terminaran en el futuro, con sonados fracasos. Las causas de ello son muy concretas, como la verdad siempre lo es. Las revoluciones son procesos sociales que protagonizan las masas y los marxistas nos debemos preparar conscientemente para ello. Nos preparamos para intervenir junto a nuestra clase, a los trabajadores y oprimidos, en la lucha en contra de la explotación capitalista y de la creciente barbarie a la que nos conduce la burguesía con la crisis terminal de su sistema. Nos debemos de preparar para ofrecer una dirección consciente para cambiar la sociedad de abajo arriba.

Aprendiendo de toda la experiencia previa de estos años, de estas décadas anteriores, en donde desgraciadamente los procesos revolucionarios heroicos de las masas en diversos países no concluyeron exitosamente sus revoluciones, nos preparamos para conducir las próximas batallas hacia la victoria completa frente a la decrepita burguesía. Desde la llamada Primavera Árabe, hasta los procesos acontecidos en Chile, Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia, el empuje de las explosiones sociales no fue concluido con la toma del poder por parte de los trabajadores y los oprimidos, ante todo por la falta de una genuina dirección revolucionaria.

Hemos comprobado en cada caso la necesidad de que las revoluciones no se queden a medias, sin terminar. Si ello es así de forma invariable acaban siendo derrotadas por la clase dominante. La teoría marxista de la revolución permanente nos enseña que una verdadera y necesaria reforma agraria tiene que acabar con los latifundismos, proporcionando tierra y trabajo a los campesinos; que el necesario desarrollo de una industria diversificada y moderna debe basarse en garantizar salarios y condiciones laborales dignas al conjunto de la clase trabajadora; que el dominio de la clase dominante, con gobiernos reaccionarios y autoritarios debe ser sustituidos por plenas garantías de plenos derechos democráticos para el conjunto de los trabajadores, la juventud y el conjunto de los oprimidos en la sociedad; que es una necesidad poner punto y final a la actual subordinación económica y política al imperialismo y que ello solo es posible llevarlo a cabo mediante una clara estrategia socialista que expropie las grandes empresas, la banca, la tierra y los principales monopolios económicos, colocando la economía bajo un Plan democrático y bajo el control de los trabajadores, para satisfacer el conjunto de las necesidades sociales existentes; y por último que debemos dar paso a la construcción de un genuino Estado obrero de transición al socialismo, bajo la más amplia democracia y participación directa de los trabajadores, junto al conjunto de los oprimidos de la sociedad..

Si, no nos engañamos ni engañamos a nadie en este aspecto tampoco, aspiramos a tirar al basurero de la historia al actual Sistema de explotación capitalista, que es inservible hoy en día para la humanidad, aspiramos a construir una sociedad nueva, basada en la justicia y la igualdad social, el socialismo. Y tenemos claro que en esa lucha contamos con un poderoso aliado internacional, la clase obrera del conjunto de los países, que como nosotros está necesitada de derrocar a sus respectivas burguesías, de acabar con el capitalismo y todos juntos pongamos manos a la obra en la tarea histórica de construir una Federación Socialista Mundial.

El sistema capitalista hoy no tiene nada que poder ofrecer a la aplastante mayoría de la sociedad, en ningún país, en Colombia mucho menos. La construcción de una sociedad nueva, el socialismo se nos presenta como la única oportunidad para que la humanidad no recaiga cada vez más en cuotas de barbarie, las de un sistema social injusto que hace aguas por todos sus poros. Como afirmo Buenaventura Durruti, ese gran revolucionario de los años 30 en el Estado español, en la última entrevista que le realizaron antes de su asesinato, tenemos que mirar la situación con optimismo y realismo al mismo tiempo:

"Las ruinas no nos dan miedo. Sabemos que no vamos a heredar más que ruinas, porque la burguesía tratará de arruinar el mundo en la última fase de su historia. Pero a nosotros no nos dan miedo las ruinas porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones. Y ese mundo está creciendo en este instante".

(JOSÉ BUENAVENTURA DURRUTI)

Sobre la base de los crecientes acontecimientos que vivimos y viviremos en todo este periodo en el que hemos entrado, caracterizado por la crisis insoluble del capitalismo mundial, los marxistas revolucionarios construiremos las fuerzas de una organización internacional para la transformación socialista en todos los países, basados en las ideas, el programa y los métodos de los clásicos del marxismo, más actuales que nunca antes en la historia.

Como explico Trotsky en su texto de "Francia en la encrucijada", en el año 1936, "los arribistas, los cobardes y los filisteos no tienen nada que hacer en nuestras filas. Los sectarios y aventureros abandonaran el movimiento en la medida en que este crezca. Dejamos que los pedantes y los escépticos alcen sus hombros a propósito de las "pequeñas" organizaciones que publican "pequeños" periódicos y que lanzan desafíos al mundo entero. Los revolucionarios serios pasarán por el lado de estos con desprecio. También la Revolución de Octubre comenzó a caminar con zapatos de niño".

Sabemos que un futuro digno de tal nombre pertenece a los trabajadores, a la juventud y a los hoy oprimidos por el capitalismo, que afrontaran una lucha decisiva por enterrar lo viejo, el capitalismo, preparando así el parto de la sociedad hacia lo nuevo, una sociedad socialista. Pensar en cualquier otra posibilidad es pensar que la humanidad en su conjunto se dirige a nuevas cuotas de barbarie, que es el significado actual del dominio de la burguesía sobre la sociedad, preparando una época de contrarrevoluciones.

Tenemos plena confianza en la capacidad revolucionaria de nuestra clase. Los trabajadores no permanecerán con los brazos cruzados en la actual situación y nosotros, los marxistas, nos estamos preparando concienzudamente desde ya para ayudar y servir de dirección consciente a la clase obrera mundial a que la revolución triunfe.

A pocos días de la consulta popular, Ecuador se encuentra inmerso en una descomunal crisis energética. El gobierno de Noboa, culpando a los saboteadores y a su propia ministra de Energía (a quien se le pidió la renuncia) evade hacerse cargo de este desastre.

El 7 de abril del 2024 quedará como un día histórico para Medio Oriente, y la lucha de clases mundial. Ese día Israel retiró la mayor parte de sus tropas de Gaza sin haber obtenido ninguno de los objetivos públicamente proclamados. Este movimiento militar es un reconociendo de la derrota de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que...

Deja tu Mensaje