Nicaragua: Abajo la dictadura Capitalista de Ortega y el Frente Sandinista!

El presidente Daniel Ortega y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo

Declaración de La Marx Internacional 2/7/21

La dictadura capitalista de Daniel Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha lanzado una violenta represión contra el pueblo nicaraguense. El corrupto gobierno capitalista de Ortega y su esposa, la vicepresidente Murillo, busca acallar las protestas que comenzaron en abril contra su régimen, y buscan amordazar a la oposición política frente a la proximidad de las elecciones.

Ortega ha detenido más de 130 personas, entre activistas, dirigentes opositores, y periodistas. El régimen ha ilegalizado ONG's y ha irrumpido en las Redacciones del medio Confidencial, y los programas de televisión "Esta semana y Esta noche".

Los organismos internacionales como Naciones Unidas, la UE o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han tenido una actitud hipócrita, de denunciar las violaciones pero sin apoyar ni impulsar la movilización popular porque temen la insurrección del pueblo. No lo hacen en defensa de las grandes masas trabajadoras, populares, y campesinas que sufren una grave situación de vulnerabilidad y pobreza, lo hace para dar empuje a la oposición afín a su política.

La crisis de la dictadura de Ortega

La dictadura de Ortega atraviesa una grave crisis. En primer lugar, su política desató una grave crisis económica. Desde su retorno a la presidencia en el 2007 Ortega trabajó para los intereses de importantes grupos económicos capitalistas, los cuales tomaron distancia cuando devino la crisis económica en el país por la caída de los flujos económicos producto de los acuerdos comerciales que mantenía Nicaragua con Venezuela.

Cercado por la crisis económica, el alejamiento de sectores burgueses, el odio y descontento del pueblo, y con temor al acercamiento de las elecciones, Ortega comenzó a avanzar con un conjunto de leyes para sostener la dictadura. Estas leyes fueron aprobabas en la Asamblea Legislativa donde el orteguismo tiene mayoría, con artilugios, trampas, y mecanismos antidemocráticos.

Primero la ley electoral diseñada para inhabilitar el derecho de la oposición a postularse a cargos, para dejar permitir solo a candidatos de su conveniencia, y la realización de unas elecciones que le puedan garantizar la continuidad. Junto con la ley electoral, lanzo la "Ley No. 1040 de Regulación de Agentes Extranjeros".

Esta ley obliga a organizaciones no gubernamentales que reciben dinero del exterior a inscribirse como "agentes extranjeros", una ley que busca limitar la injerencia de las organizaciones imperialistas que pudieran financiar opositores. En Centroamérica, y especialmente en naciones como Guatemala, muchas ONG's y organizaciones políticas son financiadas por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (en inglés: United States Agency for International Development USAID).

USAID es una agencia estadounidense encargada de distribuir ayuda exterior en dinero que recibe directrices del Departamento de Estado. Este es el modo como el imperialismo ha cooptado a un sector muy importante de dirigentes y activistas de la izquierda mundial, favoreciendo el desarrollo de grupos socialdemócratas, y debilitando la radicalización de quienes se oponen al capitalismo. No tiene la dictadura de Ortega un móvil antiimperialista al poner trabas al capital imperialista que financia estos grupos y ONG's. Las leyes que pone son para que no surjan mas grupos de oposición a su dictadura.

Ortega promovió otra ley, la "Ley No. 1055 de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz", y tras la promulgación de estas leyes, la dictadura del FSLN lanzó detenciones a todos los opositores. La primera detenida fue Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales de noviembre próximo.

La dictadura de Ortega termino siendo igual a la dictadura de Somoza como los denuncian los activistas Nicaraguenses


A Chamorro se le aplicó la Ley 1040, dado que su Fundación recibe fondos de la USAID. Ortega también detuvo a Arturo Cruz, ex embajador en Estados Unidos de su gobierno  en el período 2007 y 2009, a Juan Sebastián Chamorro, ex director de la Fundación Funides, a Félix Maradiaga político opositor, y a Miguel Mora, precandidato del Partido de la Restauración Democrática (PRD). También detuvo a Dora María Téllez, que se fue separando de Ortega como ex- sandinista y ahora posible candidata presidencial opositora.

La dictadura teme una nueva revolución

En realidad, la dictadura sandinista teme un levantamiento de masas que retome la revolución comenzada en el 2018 que enfrentó la reforma jubilatoria o previsional lanzada por el gobierno sandinista, y comenzó con el levantamiento del movimiento estudiantil. Las universidades UPOLI, UNAN, UNI y UNA se convirtieron en trincheras de la lucha, y cuando la Policía Nacional atacaba a los estudiantes, el pueblo se levantó en solidaridad para derrotar la represión policial. 

El levantamiento estudiantil y popular se volcó a exigir la renuncia de la pareja presidencial. Estalló la lucha de los tranques, en las localidades y barrios como Chinandega y otras ciudades, así como en los barrios del sur de Managua. La insurrección fue dirigida por movimientos sociales controlados por los ONG's, que empujaron la lucha hacia el camino de "terminar con la corrupción", y por viejos grupos políticos disidentes del FSLN, como los socialdemócratas Movimiento Renovador Sandinista (MRS), ahora Unión Democrática Renovadora (UNAMOS), y el Movimiento Por el Rescate del Sandinismo (MPRS), que terminaron tomando el control de los organismos surgidos.

El proceso revolucionario en manos de estos grupos socialdemócratas y de las ONG's dan un resultado desastroso, dado que las ONG's no están interesadas en promover la revolución, ni ningún cambio social importante, sino más bien contener el descontento con subsidios,y prebendas que no cambien la estructura social, mientras cooptan a los dirigentes con presupuestos, salarios, y viáticos.

Por ejemplo, una parte de los dirigentes estudiantiles fue becada para estudiar en el extranjero, y otra parte se mantiene dependiente de los fondos de las ONG's. Los empresarios del COSEP y AMCHAM para controlar el estallido social hicieron un acuerdo con la Iglesia Católica que impulsó la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) para establecer una mesa de negociación.

La trampa del "Dialogo Nacional"

Desde la ACJD y con el apoyo de la Iglesia Católica, comenzaron a maniobrar para contener desde adentro al poderoso movimiento de masas que había salido a las calles y canalizarlo hacia las negociaciones en el famoso Dialogo Nacional. En el mismo periodo también se formó la llamada Asamblea de Movimientos Sociales (AMS) conocida también como Articulación.


Imagenes de la insurrección del pueblo en Nicaragua en 2018


Tanto la ACJD como la Articulación trabajaron en llevar la revolución del pueblo, hacia una salida negociada, lo cual fue una trampa. La dictadura aprovechó el tiempo dado por el "Diálogo Nacional" para recomponerse, y contratacar para derrotar la revolución.

La dictadura convocó al Dialogo Nacional, para ganar tiempo, mientras se producían las más grandes movilizaciones de la historia. Mayo del 2018 fue el de mayor cantidad de movilizaciones en todo el país, y el temor a la movilización de masas llevó a los empresarios del COSEP y AMCHAM a presionar desde adentro de la ACJD por calmar las cosas, creando las ilusiones de que la crisis se podía resolver por la vía de la negociación.

El conjunto de movimientos sociales ligados a las ONG's difundió la idea de la lucha pacífica, no violenta, en el momento preciso en que era necesario convocar a la Huelga General o Paro Nacional indefinido. Tanto la ACJD como la propia Articulación, se concentraban en le necesidad de mantener la lucha pacífica. La consigna de elecciones adelantadas fue abandonada, primero por la ACJD y después por la Articulación a finales del 2018.

La necesidad del Paro Nacional para terminar con la dictadura flotaba en el aire, y eso llevó a los empresarios a hacer una maniobra, convocaron a un "paro nacional" que más bien eran "lock outs", cerraban sus fábricas y negocios, mandaban a los trabajadores a sus casas. Ese tipo de medidas desmovilizaban, desorganizaban a las masas y permitían que la dictadura se reorganizara

Protestas en Managua contra la dictadura de Ortega


Ortega y Murillo lanzaron una brutal represión contra los tranques, y los liderazgos locales fueron asesinados, encarcelados o forzados al exilio. La represión sofocó este round del levantamiento de masas, el levantamiento del 2018 fue derrotado. Pero la situación de la dictadura ya no tiene vuelta atrás

La crisis de la dictadura de Ortega y el Castrochavismo

La dictadura, si bien sobrevive en el poder, agoniza acorralada por la crisis económica, la impopularidad, y el aislamiento internacional. Ortega presiona para lograr una negociación directa con Estados Unidos, busca un status similar al que logró Maduro en Venezuela, que al mismo tiempo que reprime a las masas, se reelige bajo un proceso electoral fraudulento.

Maduro se apoya en grupos socialdemócratas, como la APR, un frente conformado por el Partido Comunista de Venezuela, que actúa legalizando la dictadura chavista y su farsa electoral, presentandose en las elecciones, e integrando la farsa de la Asamblea Nacional de la dictadura. La existencia de la dictadura en Nicaragua, y la dictadura capitalista de Maduro en Venezuela son el producto de la traición del Castrochavismo a los pueblos de America Latina.

El Castrochavismo es la corriente política encabezada por Hugo Chávez de Venezuela, Fidel Castro de Cuba, de Daniel Ortega en Nicaragua, los K en Argentina, Lula en Brasil, Correa en Ecuador, Mujica en Uruguay, y Evo Morales en Bolivia que en los últimos 20 años domino la política latinoamericana. Miles de honestos luchadores y activistas se unieron a esta corriente que despertó expectativas, y una enorme simpatía en franjas enormes del movimiento de masas en Venezuela, en la región, y en todo el mundo.

Los dirigentes de estas corrientes hablaron de "socialismo", "antiimperialismo", y gobiernos populares", pero protagonizaron espantosos gobiernos capitalistas que hundieron en el hambre, pobreza, y miseria a millones. Acumularon fortunas gobernando para las multinacionales, fueron presos por corrupción, y desarrollaron horribles dictaduras como las de Ortega y Maduro.

Evo Morales (Bolivia), Ortega (Nicaragua), Chavez (Venezuela), Correa (Ecuador) algunos de los impulsores de la corriente latinoamericana denominada Castrochavismo


Hoy el Castrochavismo se encuentra en una profunda crisis, y miles de luchadores se alejan de estos grupos castrochavistas en presencia del hundimiento de Venezuela, y Cuba. La crisis de la dictadura de Ortega es expresión de la enorme crisis final, y definitiva del Castrochavismo.

A su vez, el stalinismo patrocinó el castrochavismo, y ratifica su pérfido rol contrarrevolucionario cuando las masas salen a hacer revoluciones, a partir del cual conforman coaliciones socialdemócratas para desviar las revoluciones hacia el terreno electoral, como lo hacen como la APR en Venezuela, la Coalición con el Frente Amplio en Chile, o el apoyo a la "Colombia Humana" de Petros en Colombia.

Para salvar al capitalismo, el Partido Comunista sigue la política del gobierno Demócrata norteamericano de Biden de apostar a la democracia burguesa, las salidas electorales, la "paz" y la "democracia" para desviar los procesos revolucionarios que atraviesan el mundo.

En Nicaragua hay que pelear para terminar con la dictadura del Ortega y el FSLN, que son parte del Castrochavismo, apoyado por el PC. Una gran parte de la izquierda mundial que sigue al stalinismo, hacer silencio, y es cómplice de los crímenes de la dictadura sandinista, para ocultar su traición a los pueblos de América Latina. Por eso, es necesario contruir un partido obrero, revolucionario y socialista que sea consecuente en la lucha contra la dictadura.

Hay que exigir la inmediata libertad a todos los presos políticos, la absoluta libertad de prensa, de reunión, y de movilización. Hay que rechazar las fraudulentas elecciones que planifica la dictadura. Hay que pelear por el más pleno derecho a la libertad de expresión y de asociación social, política y sindical, hasta terminar con la dictadura capitalista de Ortega- Murillo, y el FSLN.

Deja tu comentario, opinión y únete como activista !